miércoles, 21 de agosto de 2013

Entre las represas y el túnel


En medio de la feroz balacera mediática contra el gobierno nacional y particularmente contra la Presidenta, nos empeñamos en seguir hablando de las cosas buenas que nos pasan.

El país que hoy pondrá en marcha la construcción de las represas “Presidente Néstor Kirchner” y “Gobernador Jorge Cepernic” sobre el río Santa Cruz, es el mismo país que en estos últimos años construyó escuelas, universidades, hospitales, caminos y…Tecnópolis.

El modelo de desarrollo inclusivo está allí; sólo hay que mirarlo para comprobar que los argentinos fuimos capaces de construir desde las cenizas del 2001 este país que hoy somos.

Anote un dato: la construcción de estas represas permitirá producir una energía de 1740 megas y por tanto, evitará la actual importación de combustible que en la actualidad demanda una inversión presupuestaria anual de 1.100 millones de pesos. 

Los argentinos ganamos otro escalón en nuestra soberanía, pero también ganamos en términos de inversión pública eficiente.

¿O no era “la eficiencia” lo que tanto preocupaba a muchos republicanos en el discurso? 

Fíjense, por si tienen dudas, que en apenas 4 años más se recuperará la inversión estatal inicial para esta mega obra.

Por todo esto es que el Ministerio de Planificación Federal debió salir a rebatir ayer todas y cada una de las mentiras publicadas por el socio de Clarín, el diario La Nación.

La Patagonia ya no estará aislada del resto de sus regiones hermanas. Por el contrario, ofrecerá la energía que produzcan sus represas para más obras y empleos y para cambiar definitivamente la matriz energética argentina.

Es una buena ocasión, la de hoy, para que los factores reales de la producción y el trabajo se reúnan con la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, a delinear el país que se viene con este proyecto gobernando.

De las represas patagónicas al túnel por el que fugaron 13 presos en el penal de Ezeiza hay la misma distancia que media entre la Asignación Universal por Hijo y los 5 millones de empleos recuperados, con la fuga de genocidas en el Hospital Militar, el hackeo a la página web de la Presidencia de la Nación, la amenaza opositora de asaltar la presidencia de la Cámara de Diputados en caso de ganar en octubre, la ofensa de Lanata y de Nelson Castro a la figura presidencial y las afirmaciones de López Murphy contra los juicios de lesa humanidad y augurando que “cuando termine el kirchnerismo habrá espacio para otro tipo de enfoque y otra realidad”.

O sea.

El país real construye represas. El país del pasado amenaza con volver a amnistiar genocidas.

Ya lo dijo Videla, el Kirchnerismo es lo peor que les pasó. 

Por eso hay tanto alboroto en algunas jaulas. 

 

El Argentino, miércoles 21 de agosto de 2013