miércoles, 4 de septiembre de 2013

Piedra libre al miedo de Mirtha



Tendríamos que empezar con un “¡cuerpo a tierra!”
Es que la palabra “miedo” es un misil que dispara la tele sobre nuestras cabezas diariamente.
Mirta Legrand dice que “hay miedo en la sociedad”.
Adrián Suar dijo lo mismo.
Lanata también dice que “hay miedo”, mientras ofende graciosamente a la presidenta de los argentinos.
Eduardo Duhalde le faltó el respeto de modo autoritario y machista y siguiendo los pasos de Nelson Castro,  afirmó que Cristina no está bien de la cabeza.
El diario La Nación dice que “Perón no cayó por obra de las armas que alzó la Revolución Libertadora en 1955. Cayó, básicamente, porque su régimen se había agotado y abundaban los escándalos y las burdas muestras de autoritarismo.”
Cuando Osvaldo Bayer dijo ayer que “El editorial de La Nación es una clara incitación a terminar con el gobierno constitucional” y el Jefe de Gabinete, Abal Medina dijo que esa misma editorial golpista “me dio escalofríos”, uno cae en la cuenta que realmente buscan voltear al gobierno.
Los sectores del poder económico concentrado intentan desesperadamente cambiar el curso de acción en la Argentina. Para ellos, como en 1955 y 1976, hay que terminar con eso de YPF y Aerolíneas soberanas y con la redistribución del ingreso y la palabra.
Quieren barajar y dar de nuevo. Y para eso hay que escarmentar al gobierno diciendo que es “corrupto” y que “fomenta la división y el miedo”.
Ya el 12 de junio de 2005 Isidoro Ruíz Moreno escribió en La Nación que el bombardeo a Plaza de Mayo del 16 de junio de 1955 estaba justificado por “la asfixiante atmósfera política” que se vivía con el peronismo.
Y agregó: “La historia enseña que los dictadores creen que no deben ser sustituidos y que ninguno de ellos considera haber concluido su "etapa" ni que ha llegado el momento de traspasar el mando pacíficamente. La experiencia indica que deben ser desalojados de su posición por la violencia.”
A poco de asumir Néstor Kirchner, fue una editorial de La Nación la que le dio cien días de vida a este proyecto.
Lleva ya diez años de gobierno.
A poco de saberse que la candidata en el 2007 sería Cristina, fue Héctor Magneto, el CEO de Clarín, el que le bajó el pulgar. 
Y hoy Cristina está en la plenitud de su segundo mandato.
O sea.
Fueron los dos diarios más tradicionales de la Argentina los que impulsaron la intentona de cercar al gobierno kirchnerista en estos diez años.
Y fueron derrotados en su intención destituyente una y otra vez.
Así será nuevamente.
Siempre y cuando tengamos memoria larga y corta.
Piedra libre al golpismo: “el miedo” es el nombre de una opereta política que tiene una trágica historia.
Memoria, verdad y justicia son la mejor respuesta.

El Argentino, miércoles 4 de septiembre de 2013