viernes, 27 de septiembre de 2013

¿Otra vez sopa?



El calendario dice que en cinco domingos más volvemos a las urnas. 
¿Ud. ya decidió su voto? ¿Votará en defensa propia o no? ¿Le gusta un candidato más que otro?
Si hay debate en estos días, habría que aprovechar para escucharlos y sacar conclusiones. Pero si no hay debate porque alguno se niega a debatir, habrá que saber escuchar lo que dice cada uno de ellos.
“Por la boca muere el pez”, dicen.  
Más allá de lo que digan o dejen de decir los candidatos, habría que hacerse tres preguntas claves antes de decidir el voto.
Treinta años de democracia son más que suficientes para educar nuestro deber de ciudadanos.
¿O no?
Uno se preguntaría, entonces, con toda la buena fe:
1.- ¿Cuáles son las propuestas políticas de los candidatos?
2.- ¿Cuáles son sus aliados políticos?
3.- ¿Cuál es el principal sector socio-económico donde se referencian?
Veamos un ejemplo clarito y concreto.
Las declaraciones de Sergio Massa tienen la virtud de sincerar algunos puntos centrales de su pensamiento político. Ayer confesó que él no está de acuerdo con que se entreguen las computadoras a los pibes de la secundaria como las viene entregando el gobierno nacional.
¿Usted sabe de dónde sale el dinero para comprar las netbooks y distribuirlas en todas las escuelas del país? ¿De la Anses como dijo Massa? Falso. La plata sale del Tesoro Nacional.
Antes, en otra declaración, el candidato Massa también dijo que no está de acuerdo con el sistema jubilatorio y que él propondrá un sistema semejante al que existía en tiempos de las ex AFJP. O sea que propone derrumbar el sistema actual de la movilidad jubilatoria.
También remarca en su campaña que habría que eliminar las retenciones al campo. La pregunta es: si no se redistribuye la renta y los ingresos de manera más solidaria como es ahora ¿de dónde saldrá la plata para afrontar la inversión social? ¿Endeudándonos con el FMI nuevamente? ¿O simplemente cortando de cuajo la inversión social y las obras públicas y el plan de viviendas ProCrear?
Si  vemos que Massa se unió a toda la vieja guardia conservadora del “peronismo disidente” y se junta con Duhalde, Reutemann, Barrionuevo, Cariglino, Redrado, Felipe Solá, Aldo Rico y Graciela Camaño, para presentarse como “lo nuevo”, está claro que es más de lo mismo de los años noventa.
El apoyo explícito que se brindan mutuamente con los medios del Grupo Clarín y con la Sociedad Rural y compañía, revela a qué poder económico  responde Sergio Massa.
Importan los candidatos, pero no se votan individuos; se votan proyectos de país muy diferentes.
¿Ud. votaría a quien le está diciendo en la cara que terminará con las conquistas sociales de estos años? ¿Otra vez sopa?
Piénselo. Por el bien de todos.

El Argentino, viernes 27 de septiembre de 2013