jueves, 5 de septiembre de 2013

No lo hagan más, Obama




Estados Unidos está a punto de lanzar un bombardeo letal contra el pueblo sirio.
Como si al gobierno de Barack Obama no le importaran los niños, los ancianos, las mujeres y los hombres que quedarán desparramados por las calles como triste saldo de los “daños colaterales” de la guerra.
Como si no le importara que el Papa Francisco pidiera y rogara reiteradamente para que la tierra haga oír su grito por la paz y un clamoroso y universal compromiso de  “nunca más la  guerra”. 
Como si no le importara que todas las iglesias y templos y todos los credos del mundo, la cristiana, la judía, la musulmana, todos, absolutamente todos, estén rezando noche y día pidiendo que haya paz y no violencia.
Como si no le importara la decisión de las Naciones Unidas que se expresó  en contra de cualquier bombardeo criminal contra el pueblo sirio.
Como si no le importara el resultado que arroje la investigación en curso por los propios expertos de la ONU que estuvieron en Siria haciendo su peritaje.
Como si no le importara la posición de potencias tan o más poderosas que los EE.UU., como India, China y Rusia.
Tendrían que saber a esta altura que todos los países de la América Latina y el Caribe se pronunciaron en contra de cualquier bombardeo y  a favor de la paz.
Argentina fue una de las primeras naciones en pedir por la paz y la no intervención militar en Siria.
Orgullo nacional, qué quiere que le diga.
Ayer fue nuestro Premio Nobel, Adolfo Pérez Esquivel, el que se expidió en términos más que elocuentes y en igual sentido: “Hace falta una solución política y no una militar, Obama”
Esto sucede aquí, en el sur de su propio continente, Obama.
Pero allá en el norte, fue un compatriota suyo, Noam Chomsky, un intelectual comprometido con la paz en el mundo, uno de los que encabezó este clamor. Un sondeo de opinión indica que el 70 % de la población norteamericana se opone a un nuevo bombardeo.
No lo hagan más, Obama.
Ya mataron mucha gente. Ya volaron por el aire miles  y miles de personas como usted, como el vecino, como cualquier ser humano, porque ustedes afirmaron falsamente que en Irak había armas nucleares y resultó que no era cierto. Lo único cierto es un país desangrado mortalmente por los invasores de la OTAN.  
¿Sabían que los sirios toman mate dulce y amargo como tomamos los argentinos, los uruguayos y en el sur del Brasil? ¿Sabían que es el primer importador de yerba mate argentina en el mundo?  ¿Sabían que en las casas de familia te convidan con un mate cuando sos bienvenido?
La costumbre les viene de los primeros sirios que fueron y vinieron de Argentina en el siglo XIX.  
Obama, tomate un mate con ellos y dialogá. Pero no maten más.
No maten más.

El Argentino, jueves 4 de septiembre de 2013