lunes, 9 de septiembre de 2013

La utopía kirchnerista



¿Por qué el título de hoy?
Porque leyendo los diarios del domingo uno cae en la cuenta que la fortaleza del proyecto que lidera Cristina no debiera estar petrificada en la década ganada, sino en la capacidad de crear y recrear nuevas utopías que hagan más digna y más bella nuestras vidas.
Es mucho más lo que hay que construir en base a lo bueno y lo justo que se hizo hasta aquí.  Digámoslo.
¿O acaso Massa, Duhalde y la más rancia derecha que representan pueden convencernos que ellos son lo nuevo en esta historia?
Cristina estuvo en la Cumbre del G-20 en San Petersburgo, Rusia. Pero pocos hablan del  rol principal que ocupó nuestra presidenta en esa Cumbre. Eso fue posible porque, además de su calidad de estadista, Cristina tiene un país por detrás para demostrar que lo que ella propone a sus pares del mundo está sustentado en diez años de un proyecto que no para de crecer en medio de la feroz tormenta global.
Si así no fuera, no la hubiésemos visto en la primera fila del G-20. 
No lo decimos por un chauvinismo facilón. Sino para sentir, como argentinos,  un motivo más de orgullo nacional.
¿Por qué Obama  no quiso incluir el tema de los fondos buitres en la agenda?
“Pregúntenle a Obama”, respondió Cristina. Lo que sí sabemos es que Rusia, China, India, Brasil, casi todos los países apoyaron el reclamo argentino sin poder torcer el veto de los EE.UU.
Si hasta el FMI apoyó a la Argentina. Porque todos saben que si  finalmente la justicia norteamericana falla contra la Argentina y a favor de los buitres, el efecto que tendría el fallo sería catastrófico para el mundo entero.  Ningún país podría reestructurar sus deudas en adelante, a sabiendas que un simple fallo de los EE.UU. te tira todo abajo.
¿Obama pretenderá que su Congreso reemplace a la ONU atacando a Siria y que la justicia norteamericana reemplace a la soberanía de cada nación?
En este marco de crecimiento del empleo y la producción industrial, de presencia internacional relevante, de combatir como nunca antes el trabajo no registrado y de aumentar nuestros sueldos y jubilaciones con la quita del impuesto a las ganancias, la balacera mediática del Grupo Clarín y La Nación gasta todo el polvorín disponible a favor de Sergio Massa.
Es como decir, a favor de los intereses que Menem y Duhalde representaron en los años noventa.
Los buitres sobrevuelan la región. Y el monopolio mediático es su primer avanzada.
“El país” de España reunió ayer a  los corresponsales de los diarios más influyentes de América para analizar el “fracaso” de Venezuela  y Argentina.
O sea.
En octubre vamos a elegir si seguiremos siendo un país inclusivo o si permitiremos que nos empujen  nuevamente al peor de los mundos.

El Argentino, lunes 9 de septiembre de 2013