viernes, 20 de septiembre de 2013

Córdoba, el incendio y después



La presidenta estuvo ayer en Córdoba.
Así nomás, sin previo anuncio ni alharacas, Cristina estuvo presente allí  donde el fuego sólo dejó dolor. 
En Córdoba se quemaron más de 95 mil hectáreas.
Para ser precisos: los incendios forestales devastaron 95.650 hectáreas en las serranías cordobesas. El dato surge de un relevamiento  satelital realizado por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae).
 El informe revela que del total de hectáreas devastadas, 61.600 mil corresponden a la zona de Yacanto; 11.880 a la de Alta Gracia; 8 mil hectáreas a Cosquín y Salsipuedes; 7.700 hectáreas se quemaron en Jesús María;  4.500 en la zona de Alpa Corral y 1.950 en Cruz del Eje.
Y  falta relevar aún las pérdidas causadas en la zona de llanuras. 
Imagine usted millones de árboles y sembradíos quemados, miles de animales quemados, cientos de casas, de comercios y de granjas quemadas.
Imagine usted, en medio de esa desolación, a una provincia incendiada que además es herida y manoseada por uno de los peores casos de corrupción policial y gubernamental que recuerde su historia.
Tuvieron el Navarrazo que derrocó a un gobernador, la policía del chacal Menéndez  y ahora la policía del narcotráfico.
Pues bien, en ese lugar de la Argentina estuvo ayer la Presidenta.
Llegó a Villa María y de allí se trasladó a Yacanto, Valle de Calamuchita, en la zona de Traslasierra,  la más afectada por los incendios.
Se le escuchó decir: "Queremos hacerle el aguante a la gente…Cuando pasa el fragor mediático y se apagan las cámaras y los micrófonos, la sociedad pasa a otros temas y las tragedias siguen…la tragedia es siempre tragedia. No hay un medidor de tragedias. Toda tragedia necesita que todos nos pongamos a ayudar, porque la tragedia de una persona es la tragedia de todos".
Cristina expresó ante los vecinos, funcionarios y los intendentes que la acompañaban: “Necesitamos urgente los terrenos para los damnificados y darles un crédito para poder construir sus viviendas. La primera etapa ya llegó a Yacanto y tiene luz porque los equipos generadores son de la Nación. La segunda parte consiste en reconstruir la usina, las casas y que se reactive la actividad económica”.
A su lado la escuchaba conmovida la ex rectora de la Universidad Nacional de Córdoba, Carolina Scotto, candidata a diputada por el Frente para la Victoria.
Y  también dijo lo suyo: “Falta previsión para evitar los incendios. ¿Por qué no retiraron los árboles caídos desde tiempo atrás? ¿Cuál es el manejo del fuego provincial y cuál fue la comunicación a la población?”
Algunos ponen el cuerpo allí donde hace falta.
Y otros hablan y hablan, pero a la hora del dolor, sólo brillan por su ausencia.

El Argentino, viernes 20 de septiembre de 2013