martes, 1 de octubre de 2013

Las cosas por su nombre



La presidenta Cristina Fernández de Kirchner criticó ayer el doble estándar con que los grandes medios nos informan.
Se refería al tema de la controversia argentina con Irán y el antecedente entre los EE.UU e Irán en épocas recientes. Allí está la información para analizarla.
Cristina siempre fue crítica del doble discurso y el cinismo de medios y políticos que dicen una cosa en privado y otra en público, una cuando son oposición y otra cuando son gobierno, una cuando están cumpliendo una responsabilidad como funcionarios y otracuando pasan al llano.
Esa mala costumbre de la política en general y de algunos políticos en particular debiera ser una pieza en el museo de antigüedades del viejo país.
Pero, mal que nos pese,siguen estando allí. 
Y hablan. Y continúan mintiendo. Y continúan operando.
A las cosas hay que llamarlas por su nombre.
El candidato del Frente para la Victoria de la provincia de Buenos Aires, Martín Insaurralde, dijo ayer dos cosas interesantes que nos parecen dignas de una sincera reflexión: dijo que el candidato opositor Sergio Massa no era peronista y que siendo Massa el dirigente político que menos habla públicamente essin embargo quien más prensa y propaganda mediática recibe por parte de  los grandes medios de comunicación. 
Está claro que Massa es el candidato mimado, protegido y promovido por  el  poder mediático de Clarín y La Nación. Pero está claro también que con el correr de los días debió atender su propio juego, como en el don pirulero.
Y  allí donde se le soltó la lengua, el candidato opositor mostró la hilacha de su verdadera ideología, la del antiperonismo más reaccionario que se pueda concebir.
Porque aquel que se oponga a que los pibes reciban la computadora del Plan Conectar Igualdad y que cuestiona la administración eficiente del ahorro nacional de los trabajadores en beneficio de los propios trabajadores, sean activos o jubilados, es simple y llanamente un reaccionario.
Si en los próximos días la campaña electoral no pone estas cosas sobre el tapete, no habrá que quejarse después si una buena porción de la ciudadanía declara que apoya al gobierno pero vota a Massa.
Se sabe que estos temas formaron parte del debate del Consejo nacional del PJ realizado ayer. El llamado del peronismo a la movilización activa y protagónica rumbo a las próximas elecciones parlamentarias del 27 de Octubre fue muy elocuente en este sentido.
De un lado están los que hacen posible que, por ejemplo, la construcción acumule siete meses consecutivos en alza y que el consumo de servicios públicos haya registrado un avance del 9 % en agosto.
Del otro, los que se oponen a todo lo que haga el gobierno de Cristina.
Vos elegís.

El Argentino, martes 1 de octubre de 2013