lunes, 28 de octubre de 2013

Una mayoría de la periferia al centro



Las elecciones legislativas de medio término del 2013 las ganó el Frente para la Victoria a nivel nacional.
Y el voto popular es inapelable.
El voto de la gente es la mejor y la mayor institución de la República y por lo tanto, se cuida, se organiza y se respeta.
Es eso lo que pasó ayer. “Fueron las elecciones mejor organizadas en estos 30 años de democracia”, dijo el ministro Randazzo.
Los resultados andan, con sus más y con sus menos, por donde anduvieron los resultados de las PASO. Ganaron las fuerzas opositoras en distritos importantes como Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Mendoza.
Pero la vida de un país es más compleja que un resultado parcial.
Por eso el resultado global dictamina que el bloque oficialista mantendrá su liderazgo democrático en el Congreso Nacional.
Toda otra interpretación es subjetiva y caprichosa. ¿Por qué lo decimos? Porque algunos opositores, impulsados por el espaldarazo del Grupo Clarín, trataron de instalar desde el minuto uno de ayer que, empezando el tiempo de descuento hacia el 2015, los candidatos presidenciales se ubicaban en sus respectivos puestos.
No tendrían que apurarse ni desvirtuar el voto ciudadano que votó legisladores, no pre-presidenciales. En el 2015 tendrán las PASO para dirimir la largada de esa carrera.
El Kirchnerismo demostró en todos estos años que los viejos mitos de la vieja democracia cayeron en desuso paulatinamente. Cuando perdió Buenos Aires en el 2009, tanto Néstor Kirchner como Cristina interpretaron, contra lo previsible en el viejo esquema de la vieja política, que el pueblo les pedía que profundicen el proyecto de inclusión. Y fue lo que hicieron de ahí en más. Por eso, mal que les pese a los opositores más acérrimos y fundamentalistas, el oficialismo vive estas horas como las primeras de una segunda década que se propone ganar con el conjunto del pueblo.
Las elecciones de ayer tuvieron rasgos peculiares que habrá que computar en la historia cuando se la escriba:
*Se cumplen 30 años de democracia ininterrumpida.
*Se cumplen  tres años de la partida final de Néstor Kirchner. 
*La Presidenta de la Nación continúa  ausente por reposo médico. 
*Votaron por primera vez en elecciones generales los jóvenes de 16 años. 
*Se comprobó el avance cualitativo en la organización estatal de los comicios. 
*Por primera vez, un gobierno que ya lleva más de diez años, ratifica su representación democrática.  
*Se reafirmó en las urnas una alta participación de la ciudadanía.
El Kirchnerismo demostró que es una fuerza que vive y crece desde la periferia al centro.
El país federal revalidó sus títulos.   
Como si atara nuevamente los caballos en la Pirámide de la Plaza de Mayo.  


El Argentino, lunes 28 de octubre de 2013