domingo, 6 de octubre de 2013

El país de las canillas libres



La Argentina es hoy una mujer que abre la canilla de su nueva casa y le dice al hijo con una lágrima en la voz: “mira, sale agua, sale agua”. Cristina, la presidenta,  los mira y se emociona. Y nos emocionamos todos. 
Pasó en San Juan y antes pasó en La Matanza y después en Santiago del Estero y antes en Merlo y   así  seguimos andando, inaugurando escuelas y hospitales, caminos y represas.
Lejos de allí, otra mujer maneja su auto frente al Capitolio en Washington. En el asiento de atrás lleva a su pequeña hija de sólo un año de edad. Una patrulla policial  la intercepta. Ella no quiere detenerse. Ella sólo quiere seguir con su bebé hasta su casa. Las noticias de la radio siguen informando que el cierre del gobierno continuará por mucho tiempo, que llegan al millón los suspendidos y cesanteados por la falta de presupuesto, que los EE.UU. entrarán en default  si los republicanos insisten con su postura de no aprobar el programa de salud pública. Pero la mujer sólo quiere llegar a su casa y acelera y no escucha el llanto asustado de su hija y la radio que informa que todo el gobierno está parado menos su fuerza militar y policial, es esa misma fuerza que la corre a balazos por las calles hasta que finalmente las balas impactan en su cuerpo y la mujer no llegará nunca más a su casa.
La niña es sacada del auto y llevada en brazos por un policía.
La madre muerta se llamaba Miriam y sufría un cuadro de depresión posparto, dice el informe del día.
Toda crisis genera miedo. Y el miedo es el mejor aliado de los que generan las crisis. “El miedo sólo sirve para perderlo todo”, nos enseñó Belgrano.  Esa mujer  tuvo miedo. La gente que miraba la escena  tiene miedo. La policía, ante el miedo, dispara.
Toda crisis profunda hace que se muera gente como esa mujer. 
Sólo los dueños de las armas, los grandes bancos y los fondos buitres no tienen miedo; ellos son los patrones del miedo.
La falta de presupuesto hizo que se cerraran los Parques Nacionales, Escuelas y oficinas públicas y hete aquí que la oposición dejó sin fondos al gobierno para retirar las armas químicas almacenadas por los EE.UU. en la isla San José, en Panamá, usadas para su entrenamiento militar. Hay toneladas de minas explosivas y de gas venenoso, de fósforo y de gas mostaza y del letal agente nervioso VX, considerada arma de destrucción masiva; con sólo cinco miligramos se mata una persona.
¿Se acuerdan  cuando nuestra presidenta habló de la hipocresía de las grandes potencias en la última Asamblea de la ONU?  
¿Así  que sólo Siria dispuso de armas químicas? 
¿Se acuerdan cuando más atrás, en setiembre del 2008, Cristina respondió a una periodista de los EE.UU. que los que tenían que tener  un “plan B” en la economía eran ellos y no los argentinos?
Hoy están muriendo miles de estadounidenses por falta de atención médica básica.
¿Y  se acuerdan cuando en noviembre del 2011 les dijo a sus pares en el G-20 que el mundo iba derecho al precipicio si los países centrales no abandonaban el anarco-capitalismo que los corrompía por dentro?
El mundo desarrollado sigue en caída libre mientras la  Argentina va a crecer en el 2014 más del 6 % de su PBI.
Estamos en problemas, Houston.
Éramos muchos y cayó el Pepe Mujica rompiendo  la negociación con los argentinos por la contaminación del río Uruguay.
Entonces el tablero de la historia marcó el siguiente resultado provisorio: pierde la unidad sudamericana; gana la empresa finlandesa UPM-ex Botnia.
Es como un gol en contra del Pepe en el Maracaná.  
En esto de optar por creer y favorecer a los extranjeros antes que a sus paisanos rioplatenses, Mujica tiene antecesores. 
El 12 de octubre del 2011 el ex presidente socialista Tabaré Vázquez confesó que le pidió ayuda militar a George Bush, presidente de los EE.UU., por si Uruguay entraba en guerra con la Argentina. Así nomás.
Y  hace un par de meses el gobierno de Uruguay, este gobierno de Mujica,  tramitó su ingreso como observador  a la Alianza del Pacífico, alianza promovida por los EE.UU.
Estamos en problemas, don José Gervasio Artigas.
En este contexto  mundial de crisis y de contraofensiva de la derecha que avanza desde Puerto Juez Griesa  al Puerto de frutos Sergio Massa, se desarrolla la vida como puede y debe.
El modelo Massa está a la vista. Tigre es un distrito con menos presupuesto para salud y  de más alto índice de crímenes.  Por si esto no alcanzara, la topadora inmobiliaria está matando el delta y sus islas como lo vienen denunciando los isleños.
Por eso es imprescindible que pongamos en contexto esta campaña electoral y la etapa que estamos transitando. Y el contexto no es otro que la crisis mundial y el avance de la derecha a escala continental  y la mendacidad de aquellos que diciéndose pro-gresistas en ambos lados del río, intentan nuevamente arrastrar  la región al precipicio neoliberal.
¿Por qué salió veloz a dar su apoyo a Mujica y a Botnia la candidata del PRO Gabriela Michetti?
¿Y por qué los opositores políticos, mediáticos y económicos juntan fuerzas contra Argentina cuando la suerte de Argentina está en peligro como sucedió con la Fragata Libertad, con el ALCA, con los fondos buitres, con los usurpadores de nuestras Malvinas?
Las revoluciones americanas de principios del siglo XIX no fueron derrotadas por ninguna invasión extranjera sino por las flaquezas y la división de los propios. ¿Habrán aprendido esta lección de la historia todos nuestros presidentes?
Parece que Mujica no. Justo él que sabe tanto de convicciones.
El 27 de octubre habrá un solo triunfador a nivel nacional. Lo adelantamos ahora para evitar el trasiego de posturas oportunistas de última generación: triunfará el peronismo por amplia mayoría. La conductora del movimiento popular, Cristina Fernández de Kirchner, tendrá mucho para festejar ese día. Aunque será un día lleno de recuerdos y dolores que no se retirarán así nomás. Como no se retirará nunca la memoria de Néstor Kirchner.
Los enemigos del pueblo, amorales y mediocres, no entenderán jamás  que los pueblos votan por sus sueños y en defensa propia.

Miradas al Sur, domingo 6 de octubre de 2013