martes, 15 de octubre de 2013

Los días que vendrán



Dos noticias diferentes sacuden el tablero político argentino:
La presidenta ya está en su residencia y las encuestas indican un repunte del kirchnerismo en los principales distritos del país.
¿Qué relación existe entre ambas noticias? ¿Ninguna? ¿Alguna?
¿Es eso lo que pone tan nerviosos a TN, Clarín y La Nación y hace que se metan de lleno en una campaña sucia?
Desde que se supo la dolencia que padecía la presidenta, la ofensiva brutal y despiadada de esos grandes medios derramó lluvia ácida sobre los ciudadanos  con su letargo de malas noticias y peores presagios.
Buscaron imperiosamente instalar en el inconsciente colectivo de los argentinos que la dolencia física de Cristina era  una extensión de la dolencia de “fin de ciclo” que vienen proclamando desde hace 5 años. 
Pero a poco de andar por esos albañales, empezaron a chocar con los datos  que echan luz sobre la realidad.
*La presidenta fue operada con resultado exitoso.
*En el debate de la Capital sobresalió notablemente el joven kirchnerista Juan Cabandié. La solvencia demostrada le mereció elogios de distintas orillas. Hasta el programa del Grupo Clarín en TN conducido por Julio Blank y Eduardo Van der Koy le otorgó a Cabandié  la medalla de oro por su desempeño.
*Elisa Carrió, tan violenta aquella noche, posó después enajenada bajo una camioneta.
*Del norte llegó la buena nueva del bingo conseguido por el ministro de economía, Hernán Lorenzino, de acordar el pago de 500 millones de dólares al viejo litigio con el CIADI y desempolvar a cambio créditos del Banco Mundial por 3 mil millones de la misma moneda para inversión social.
*El  turismo local volvió a trepar bien alto en este fin de semana largo con casi un millón de compatriotas adelantando lo que promete ser la próxima temporada estival.
*La venta de autos usados creció un 14 % en setiembre con respecto al mismo mes del 2012.
*El Secretario de Derechos Humanos, Martín Fresneda, presentó nuevamente un pedido de indagatoria a Magneto, Ernestina de Noble, Bartolomé Mitre  y otros por la causa Papel Prensa, que, es preciso recordar, es una causa de lesa humanidad.
¡Paren las rotativas!
¿No será esta última noticia la que explica el nerviosismo del Grupo Clarín?
Si así fuera, los días que vendrán serán una muestra gratis del país que añoran los sectores de poder económico mediático.
Incendiarán las pantallas de TV con difamaciones de baja monta pero agrandadas hasta el paroxismo en medio de la campaña electoral.
Apoyaron al terrorismo de Estado y nunca pidieron perdón.
¿Magnetto  pidió  perdón a Lidia Papaleo por las amenazas de muerte?  
Algunos  tipos son capaces de robar y matar.
Eso sí: siempre llevan el seguro del auto en regla. 

El Argentino, martes 15 de octubre de 2013