martes, 8 de octubre de 2013

¡Fuerza Cristina!



Hoy intervienen quirúrgicamente a Cristina Fernández de Kirchner, la presidenta de los argentinos.
Que el mundo sepa que hoy nuestro pueblo eleva una plegaria llena de amor y gratitud por una mujer que aman, respetan y valoran.       
La operación de Cristina no es solamente una cuestión de estado. Es una cuestión de amor entre ella y su pueblo.
Es que Cristina y Néstor Kirchner restituyeron la certeza de volver a ser nosotros.
Quizá por eso tenía que ocurrir en el mes de Octubre, el mes de los trabajadores mojándose las patas en las fuentes de la Plaza y bautizando en aquel 17 del 45 la nueva identidad nacional y popular de los argentinos
Tenía que ser Octubre, el mes de nuestro más reciente dolor colectivo.   
Mientras ayer nos emocionábamos con la presencia de la científica repatriada número mil, llegaba la noticia de esta inevitable intervención médica.
“Que todo salga bien”, es el único rezo que se escucha desde entonces.
Como si la patria se encomendara a dios y todos los santos para que la presidenta se reponga pronto y vuelva a casa. A su casa primero y a la casa de todos después.
Pasaron cosas importantes un día como hoy.
La historia y sus paradojas hizo que el nuevo desafío que hoy afronta Cristina fuera en el mismo día que nació Perón y que el Che Guevara librara su último combate allá en Bolivia; el día que los revolucionarios conducidos por José de San Martín y Bernardo de Monteagudo exigieron el cambio de gobierno y que se convocara de inmediato a la Asamblea General del Año 1813, la que abolió la tortura y el inicio del fin de la esclavitud y el día que se creó la provincia de Tucumán y el día que nació Antonio Soto, el Gallego Soto, el líder anarcosindicalista de las huelgas de trabajadores rurales en la Patagonia rebelde y el día que nació nuestro Premio Nobel de Medicina César Milstein y se fundó la Academia Nacional de Ciencias.
Cuántas cosas pasaron un día como hoy.
Pero el día más importante para los ciudadanos de este tiempo es hoy.
El día que operan a la Presidenta coraje, como la llamó Néstor Kirchner, su esposo y compañero.
O la Presidenta de la Ciencia como la nombraron recientemente los científicos.
Con el corazón y el alma en vilo creemos que es hora de juntar fuerzas a la espera del victorioso final de la jornada, de ayudar a templar el ánimo de un pueblo, de denunciar la canalla allí donde se exprese, de no caer en trampas ni provocación alguna, de trabajar más que nunca, de custodiar nuestros sueños, de organizarse desde abajo.
Hoy es día de rezar una plegaria por la salud de Cristina. Seamos creyentes, agnósticos o ateos.
Hoy es día de expresar ¡Fuerza Cristina! Que es una forma de decir ¡Fuerza Argentina!

El Argentino, martes 8 de octubre de 2013