viernes, 18 de octubre de 2013

El mensaje que dejó la Plaza



Atravesó  la Plaza de punta a punta bien temprano.  Le llamó la atención la cantidad y la diversidad de carteles que ya estaban colgados saludando el día. El más repetido era  el que decía: “Fuerza Cristina”.  
Sobre  la Pirámide de Mayo un grupo de jóvenes que arribaron desde Córdoba, según le contaron, desplegaba una bandera con el nombre de Carolina Scotto, la candidata kirchnerista de  la provincia de Tosco y de Atilio López. 
Cerca del Cabildo, otros militantes que habían llegado cuando amanecía, repartían volantes coloridos de Martín Insaurralde, el candidato peronista en la provincia de Buenos Aires.
Sobre la Avenida de Mayo se habían ubicado otros militantes que ofrecían a todos los que por allí pasaban la propuesta porteña del kirchnerismo con Filmus, Taiana, Ferreyra y Cabandié.
“Se va a poner lindo a la tarde” pensó mientras seguía rumbo a su trabajo.
Y  la tardecita lo encontró de nuevo cerca de  la Plaza, sin poder llegar hasta donde él  quería.
Era mucha gente la que estaba allí, la mayoría jóvenes.
Muchos bombos y  banderas y murgas y artistas que fueron a testimoniar que “aquí no se rinde nadie”, como rezaba un cartel que llevaban unos pibes de La Cámpora.
El de ayer fue un  Día de la Lealtad como pocas veces antes. Se pareció mucho más al 17 de Octubre del 45 que al del año pasado. ¿Por qué? Porque si en aquel bautismo con las patas en las fuentes el pueblo salió a la calle para liberar a su líder, Juan Domingo Perón, el de ayer  fue para pedir por Cristina y liberar la verdad secuestrada por los grandes medios corporativos.
Y  la verdad estaba allí a la vista de todos: un pueblo alegre celebrando su día.  
O sea.
El peronismo estaba allí y no en ningún otro lado.
El kirchnerismo estaba allí y no en ningún otro lado.
Los candidatos del pueblo de Perón y Evita, de Néstor y Cristina, estaban allí y no en ningún otro lado.
¿Alcanzará esa energía desplegada en la Plaza para llevar la verdad al último rincón de la patria en los días que faltan para las próximas elecciones en apenas 9 días?
Puede que sí, puede que no.
Pero lo cierto es que se terminó la mentira de hacer pasar gato por liebre.   
El movimiento nacional y popular se mostró unido y organizado en Avellaneda por la mañana, en Santa Fe por la tarde, en distintos pueblos del interior profundo, para culminar a toda orquesta en la Plaza de Mayo vivando a Cristina y al proyecto de país que ella lidera.
Todos se sintieron protagonistas en la Plaza.  Sentían que en su diversidad, ya no son el subsuelo de la patria sino la patria misma.
Los jóvenes cantaron  y bailaron como los pueblos antiguos cuando pedían al cielo por la lluvia.
Ayer  la multitud, pedía por Cristina.

El Argentino, viernes 18 de octubre de 2013