lunes, 7 de octubre de 2013

El reposo de Cristina



“Hay una mujer que representa el punto más alto de la lucha en América Latina, que es la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner. Hay que cuidarla mucho”
Con estas palabras del eterno comandante de la revolución cubana, Fidel Castro,  expresadas ante la joven militante chilena Camila Vallejos, arrancamos la columna de hoy y empezamos una semana que será la primera de las cuatro que la presidenta deberá guardar reposo por orden médica.
Desde el sábado a la noche, cuando nos enteramos de la dolencia sufrida por la jefa de Estado, el corazón de millones de compatriotas entró en estado de alerta y movilización. Como si el dolor, la angustia y la primera e inmediata conmoción le cedieran el paso a una responsabilidad mayor: cuidar la patria, cuidarnos todos, cuidar a Cristina.
Más allá de todo lo publicado en estos dos días, tanto por medios de comunicación decentes y honorables como por medios indecentes y miserables, queda claro que la mayoría de los argentinos confía plenamente en la pronta recuperación de Cristina, demostrando una vez más su plena identificación con una mujer que trabaja de presidenta todos los días del año pensando siempre en los 40 millones de hombres y mujeres que habitamos esta nación.
Este momento de preocupación pasará, pero hoy nos puede servir para tener un patrón de medida de la realidad que vivimos. 
Es en situaciones como esta donde las personas discernimos con mayor claridad lo que es importante y lo que es secundario, lo que es efímero y lo que perdura en el tiempo.
La presidenta estará de obligado reposo en una coyuntura donde se definirá, por ejemplo, la batalla con los fondos buitres en los tribunales de los EE.UU., la conflictiva situación generada por el gobierno uruguayo favoreciendo la actividad contaminante de la empresa UPM-ex Botnia y las elecciones legislativas del próximo domingo 27.
¿Alguien acaso duda que el barco que nos transporta a todos y que se llama Argentina siga navegando hacia buen puerto? Sólo los necios podrían dudar de ello.
Que nadie se equivoque: hay un proyecto de país gobernando con una carta de navegación escrita por Cristina.  
La oposición mendaz podrá seguir apoyando, como lo vino haciendo en estos años, al juez Griesa simpatizante confeso de los buitres y podrá seguir enfrentando al gobierno argentino por no claudicar en su defensa inalterable del río Uruguay.
Allá ellos.
Lo importante es que los argentinos estemos muy unidos en estas horas en que las operaciones políticas de los medios opositores estarán a la orden del día.
Llamarán al desánimo y a la tristeza, convocarán a la división y al enfrentamiento estéril.
Tranquilos.
Nada ni nadie podrá detener la historia.

El Argentino, lunes 7 de octubre de 2013