miércoles, 23 de octubre de 2013

La otra mejilla




¿Quiénes son los violentos?
Atacaron a los tiros en Jujuy a Milagro Sala, líder social y candidata del Frente Unidos y Solidarios. El fiscal dice que la quisieron matar y la Túpac Amaru denuncia la participación de bandas al servicio de Gerardo Morales.  
Agredieron a mansalva la imagen de la Presidenta ni bien se supo su dolencia.
Agredieron a mansalva la imagen de Juan Cabandié  y ahora se niegan a mostrar el video completo que desnuda las mentiras editadas.
Atacaron a los golpes a militantes del Frente para la Victoria en Vicente López, en Lomas de Zamora y en Almirante Brown y denuncian por ello al PRO y al Frente Renovador.
Agredieron mediáticamente desde el programa de Lanata a la generación diezmada por el terrorismo de estado.
Está por verse lo que pasó en la estación de Once.
Digamos la verdad: los violentos están en la oposición a este proyecto de país inclusivo que hoy nos gobierna.
¿Cómo entender sino las constantes provocaciones contra La Cámpora difundidas por TN y los variados medios del Grupo Clarín?
En otro orden, Sergio Massa propone derribar aviones sospechados y “cagar a palos” a sus hijos por fumar un porro, pero los grandes medios no titulan esa violencia verbal.
No encontrarán respuestas de igual tenor ni violencia de este lado de la vida; hace rato que este pueblo aprendió a poner la otra mejilla y procurar que el amor derrote al odio.
No tiene explicación ni justificación democrática tanto resentimiento.  
La justicia tendrá  que obrar rápidamente para dar con los responsables directos e indirectos del atentado a Milagro.
Pero que nadie olvide y que nadie responda de igual modo, es la consigna que se impone.
Hay una urna electoral esperando nuestro voto. Esa es la única respuesta a semejante odio y rencor.
Antes que lleguen los Kirchner al gobierno, daba más o menos igual votar a un candidato o a otro. La historia transcurría casi sin sobresaltos y los ricos eran cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres. El Estado brillaba por su ausencia para las mayorías y era un agente de bolsa para las minorías del todopoderoso “mercado”.
¿Es eso lo que extrañan los violentos?  ¿Es que pueden  imaginarse seriamente un mega sorteo de viviendas como el de Procrear, ayer, en tiempos del neoliberalismo?
¿Es que creen que así podrán tapar que se recuperaron más de 5 millones de empleos y tenemos  la Asignación Universal por Hijo y el Matrimonio Igualitario y el presupuesto educativo más alto de la historia argentina?
El próximo domingo vamos a votar legisladores. Que cada voto esté lleno de sueños, de memoria y de futuro. Sólo por este camino se garantizará la paz que nos merecemos todos los argentinos.  Para hoy y para siempre.  

El Argentino, miércoles 23 de octubre de 2013