lunes, 27 de mayo de 2013

La Plaza del futuro y de los sueños



Esta vez la Plaza fue distinta a otras Plazas de Mayo.
En su cuerpo voluminoso se advertía fácilmente la gravidez de futuro de ese pueblo que colmó las calles y las avenidas, las otras plazas  cercanas, los subtes y los colectivos, los trenes del suburbano, las largas columnas que danzaban sin descanso hasta encontrar su lugar. Y una vez allí, seguían danzando, cantando y vivando a esa mujer que resume en esta etapa de la historia, todos los sueños que habitan en los barrios.
Esta vez la Plaza fue distinta a otras Plazas de Mayo.
Vinieron de todas partes. Casi un millón de argentinos y argentinas se adueñaron de la fiesta. El escenario con sus cantores y bailarines eran el complemento de lo que se vivía allí abajo. Nadie se estaba quieto. Todos se movían de un lado al otro. Como queriendo encontrarse con algún vecino o compañero que seguro andaría por ahí.
Esta vez la Plaza fue distinta a otras Plazas de Mayo.
En un mismo espacio de amor, compartían los organizados y los no organizados, las clases medias y los laburantes, los veteranos y los adolescentes, las madres con sus hijos, las murgas con sus tamboriles y los zancudos con sus figuras. Esos dos mascarones de proa gigantescos con las caras de Perón y Néstor, provocaban el aplauso y la emoción a su paso entre la multitud. Vimos a más de uno acercarse y saludarlos como si fueran ellos de veras.
Quizá tenían razón.
Esta vez la Plaza fue distinta a otras Plazas de Mayo.
Los sindicatos más poderosos marchaban con sus cascos y uniformes de trabajo. Algunos médicos y maestros con sus guardapolvos. Los militantes de Unidos y Organizados eran un solo cuerpo empujando la historia. La columna nutrida de La Cámpora se llevó todas las miradas y aplausos por su alegría desbordante, por  su ingenio en las letras, por sus pibes cada vez más pibes, como los secundarios de 14 o 15  años engrosando la marcha. Y porque son los más demonizados por el Grupo Clarín y sus alcahuetes. Una señora que miraba le decía a su marido: “Hay que ser jodido para difamar a estos pibes”.
Dimos media vuelta y seguimos viaje  para no largarnos a llorar de emoción con ellos.
Esta vez la Plaza fue distinta a otras Plazas de Mayo.
Fue la más numerosa y más organizada y más feliz y más pacífica que se recuerde desde el Bicentenario. Pero con un componente que la hace paridora de la historia: fue una Plaza que acunó a su jefa, a su líder, a su compañera, a su Presidenta, a Cristina, o llámela como quiera.
Por eso fue una plaza que parió futuro por sus cuatro costados. Y lo hizo con amor y sin rencores. El proyecto de país echó raíces. 
Y cuando eso ocurre, está naciendo otra historia.
Quien quiera que oiga.

El Argentino, lunes 27 de mayo de 2013