viernes, 24 de mayo de 2013

El pueblo ya sabe de qué se trata



Ahora sí lo sabemos.
Como dijo Cristina: tenemos patria y esa patria es el otro.
Ahora sí lo sabemos.
Todos los gobiernos que precedieron a Néstor  Kirchner se parecían a la Junta impuesta  el 24 de Mayo de 1810. Declamaban el cambio, pero el que gobernaba era un virrey.  
Ahora sí lo sabemos.
Cuando Manuel Belgrano se enteró ese día 24 de la trampa y que el virrey Cisneros seguía gobernando, se vistió con el uniforme de Mayor del Regimiento de Patricios y,  cuenta Tomas Guido en sus memorias, “Belgrano escuchaba la discusión en la sala contigua, reclinado en un sofá, casi postrado por largas vigilias observando la indecisión de sus amigos, púsose de pie súbitamente y a paso acelerado y con el rostro encendido por el fuego de sangre generosa entró al comedor de la casa del señor Rodríguez Peña y lanzando una mirada en derredor de sí, y poniendo la mano derecha sobre la cruz de su espada dijo: ¡Juro a la patria y a mis compañeros, que si a las tres de la tarde del día inmediato el virrey no hubiese renunciado, a fe de caballero, yo le derribaré con mis armas!”.
Ahora sí lo sabemos.
Por la noche, Castelli y Saavedra se apersonaron ante Cisneros pidiéndole la renuncia. Se disolvió la Junta y se convocó nuevamente al Cabildo para el día siguiente.
Ahora si lo sabemos.
Mañana, 25 de Mayo, los argentinos celebramos aquella Revolución de 1810.  
Primero fuimos libres, 6 años después independientes. 
Ahora sí lo sabemos.
Esa Revolución es la que cimienta y nutre el proyecto de país inaugurado el 25 de Mayo de 2003 por Kirchner y continuado luego por Cristina.
Ahora sí lo sabemos.
Esa Revolución cumple 10 años continuos por primera vez en estos 203 años de historia. Por eso la Plaza de Mayo, como en 1810, es la Plaza de la Victoria.
Ya no están las milicias de French y Beruti. Ni están los próceres de Mayo. Ni  está ese pueblo que exigía “queremos saber de qué se trata” reclamando el nombramiento de una Junta patria.
Pero estará la misma patria que ha crecido y se ha fortalecido en estos 10 últimos años.
Estará Kirchner más presente que nunca, diciéndole No al ALCA y al FMI y recuperando la política y dejando su vida en la tarea, pero no sus convicciones en la puerta de la Casa Rosada.
Estará Cristina y la década ganada con YPF y Aerolíneas Argentinas recuperadas. Con la Asignación Universal por Hijo. Con un salario más justo y una jubilación más digna.
Ahora sí lo sabemos.
No hay que dejar de cantar en la Plaza del pueblo nunca más.
Hay que participar y hay que mirar para cuidar lo que conquistamos.
Por todo esto, la Plaza de Mayo mañana será una fiesta.
Y  un compromiso de vida con la patria.  
O sea, con el otro y con nosotros mismos.

El Argentino, viernes 24 de mayo de 2013