miércoles, 8 de mayo de 2013

Hay hombres que se siembran



Hoy llega a la Argentina el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro.
Queda lindo decir: “Chávez somos todos”.
Es como decir: “Kirchner somos todos”. Una afirmación definitoria.
Pero quizá sea más estimulante decir: “Sólo si estamos juntos, Chávez y Kirchner somos todos”. Porque dicho así, “sólo si estamos juntos”, entraña un compromiso, un desafío y un potencial que enciende esta pasión latinoamericana.  
A modo de bienvenida al mandatario venezolano, vale recordar que algunos académicos enseñaron durante años el presunto origen “europeo” del vocablo “Venezuela”.
Cortito y al pie: decían que Américo Vespucio había evocado a la ciudad de Venecia cuando llegó al nuevo continente y vio, admirado, esas casitas montadas sobre pilotes en el lecho del gran lago Maracaibo.
Escuchemos la bella canción de Charles Aznavour, “Venecia sin ti” y estamos completos.
Pero en verdad, cuando llegaron los europeos a América en 1492 los pueblos originarios del lugar ya llamaban Venezuela a esa región y que en lengua indígena significa: “Aguas grandes”, en referencia al gran lago que domina el escenario natural de esa zona.
No es un hallazgo de la toponimia. Está escrito en las crónicas de los primeros viajes a América.   
Martín Fernández de Enciso, en su libro Suma de Geografía editado en Sevilla en 1519, afirmaba: “E al cabo del a cerca de la esta una peña grande que es llana encima della. Y encima está un lugar de casas de indios que se llama Veneçiuela”.
Claro, para algunos colonizados quedaba más pituco referenciar nuestro origen etimológico en la vieja Europa. 
Desde Chávez y Kirchner las cosas se llaman por su nombre: Patria Grande.       
Junto a las actividades oficiales, que tendrán hoy su centralidad en la reunión de Maduro con la Presidenta, está la convocatoria para las 17  horas al acto de “Unidos y Organizados” en el estadio Islas Malvinas del Club “All Boys”.   
Bajo la consigna: “Hombres como ellos no mueren, se siembran”, en referencia a San Martín y Bolívar, a Chávez y a Kirchner, la militancia tendrá su propia fiesta popular junto al Presidente Maduro. 
Ayer, terminando el día y luego de que el equipo económico presentó medidas que le salen al paso a la operación devaluatoria en ejecución, otorgando facilidades para atraer los dólares que están afuera del sistema, la Presidenta inauguró la nueva Planta de FIAT en Córdoba para la producción de Tractores y Maquinaria agrícola.
Se lo dedicó a la memoria de Evita.    
Un dato: ¡se vienen los ferrocarriles!   
A los que pugnan por otro “Rodrigazo”, se les responde con fierros de la industria.
La patria es el otro, dijo Cristina.   
Y ayer la patria fue Córdoba.    

El Argentino, miércoles 8 de mayo de 2013