martes, 17 de diciembre de 2013

Todavía es primavera




El tema recurrente de estos días es el calor.
En el bondi, en el tren, en la oficina, en el taller, en el supermercado, sólo se habla de la temperatura.
“Qué calor que hace y eso que todavía es primavera”, repetimos a coro.  
Pero la térmica salta no por el verano adelantado, sino por las actitudes y declaraciones de algunos dirigentes que ante la reciente extorsión policial, en vez de repudiarla, se adhieren a ella  con sus propios reclamos.
¿Qué quieren decir los Moyano, padre e hijo, cuando afirman que el piso salarial de ahora en más y para todos los gremios es el aumento que la policía les arrancó a los gobiernos provinciales con una pistola 9 mm a punto de gatillar?
Si esa fuera la lógica a seguir colectivamente ¿empujamos todos aunque el país estalle?
Los opositores también tienen el deber cívico de cuidar la democracia y las conquistas sociales logradas en los últimos años, a sabiendas que la democracia inclusiva y la paz social debieran ser los principales ejes ordenadores de la vida en sociedad.
¿Cómo es posible entender entonces que el resultado extorsivo de una sedición policial sea el punto de referencia para un sindicato?
Más allá de esta verborragia beligerante de algunos sectores, lo cierto es que la calle indica un mayor consumo,  las ventas navideñas están en su mejor momento, los bares y restaurantes trabajan a pleno y todo parece encaminarse a unas fiestas de fin de año en paz, como nos merecemos.
Tranquiliza saber, además,  que las fuerzas nacionales de seguridad coordinan e implementan su presencia, tal como lo afirmó ayer el jefe de gabinete, Jorge Capitanich y el Secretario de Seguridad, Sergio Berni.
Por si el calor afiebra a alguna que otra cabeza ya de por sí afiebrada, será bueno que recuerden que esta vez no habrá sorpresa para nadie. Una sociedad entera los viene repudiando y vigilando. 
Ayer hubo un termómetro extraordinario para comprobar dónde está ubicada la Argentina real en este mundo real.
Resulta que YPF salió a colocar bonos en el exterior por un valor de 500 millones de dólares,   necesarios para expandir nuestra empresa nacional. ¿Sabe cuánto lograron reunir con las ofertas de los inversionistas? ¡2 mil millones!  
¿La van a cortar ahora con esa cantinela de que “nadie invierte en la Argentina”?
La amplia victoria electoral de Michelle Bachelet en la hermana República de Chile completa un ciclo de victorias populares en toda la región. Con la democracia sudamericana consolidada, están dadas las condiciones para seguir profundizando este cambio de época que vive América Latina.
Ayer el ministro De Vido pidió un uso racional de la energía para evitar cortes. 
En la vida es igual. Y todavía es primavera.  

El Argentino, martes 17 de diciembre de 2013