viernes, 27 de diciembre de 2013

De calores y palometas



La Presidenta rompió el silencio ayer para desmentir tajantemente cualquier rumor de candidatura suya para las elecciones de 2015.
En verdad el desafío es consolidar un espacio amplio, organizado y representativo que sostenga en el tiempo la continuidad y la profundización del actual modelo de desarrollo económico con inclusión social.
Esto va por nuestra cuenta y riesgo. 
Es que los mandatos tienen plazos temporales y constitucionales. Pero los liderazgos y los proyectos políticos, no.
Pasó la Nochebuena y la Navidad, pero la que no pasó aún es esta ola de calor que nos sigue quemando hasta los huesos. Ya pasará. 
Eso sí: las empresas deberán rendir cuentas, más temprano que tarde, ante el justo reclamo y la indignación de los usuarios afectados. Lo advirtió nuevamente el ministro Julio De Vido, quien al mismo tiempo volvió a solicitar el uso responsable y solidario de la energía eléctrica por parte de la ciudadanía.
Los lugares de veraneo ya se encuentran colmados de turistas y a la espera de otros miles de argentinos que se irán sumando al descanso en los próximos días.
El país se mira en el espejo de su realidad real (no la realidad virtual que le inventan los desesperanzados) y tiene más de un motivo para celebrar.
Señalamos sólo dos datos trascendentes:
*El INDEC informó que el índice de pobreza es del 4,7%, mientras que en 2003 alcanzaba al 54% de la población. Esta cifra coincide con la brindada recientemente por la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe (Cepal), cuyo informe sostiene que la Argentina es, junto con Uruguay, el país de la región que más avanzó en la reducción de la pobreza en el último año.
El otro dato relevante fue brindado por el Ministerio de Trabajo y asegura que ocho de cada diez trabajadores están registrados. El informe de la gestión desarrollada por el ministro Carlos Tomada destaca que en la década de los ´90, nueve de cada diez empleos estaban “en negro”, mientras que en los últimos diez años esa proporción se redujo a dos de cada 10.
Señala el informe que las políticas implementadas en los últimos diez años, con el empleo registrado como eje, gestaron un cambio en el comportamiento social.
Es ese comportamiento solidario en defensa del empleo decente el que habrá que procurar reelegir, no en las próximas elecciones, sino en el día a día. Y la condición para lograrlo es manteniendo la paz social y la democracia inclusiva, como viene sucediendo desde hace diez años.
O sea.
Vamos dejando atrás el clima desestabilizador que intentaron crear, sedición policial y saqueos mediante, para ocuparnos ahora de los calores y las palometas en el rio Paraná.
Cambia, todo cambia. 


El Argentino, viernes 27 de diciembre de 2013