miércoles, 20 de noviembre de 2013

Hoy es el Día de la Soberanía



El mismo día que los nuevos ministros designados por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner  prestan su juramento de asunción, nuestra nación recuerda una de sus batallas más heroicas y decisivas: la Batalla de la Vuelta de Obligado.
Repasemos la historia brevemente.
El 20 de Noviembre de 1845 la flota armada más poderosa del planeta, la escuadra colonial de Inglaterra y Francia, avanzó prepotente sobre el río Paraná para proclamar a los cañonazos que los ríos interiores no eran argentinos, sino ríos “libres” por los que podrían ingresar cuantas veces quisieran para comercializar sus productos industriales.
Desde el continente americano, en ambas orillas del Río de la Plata, la oposición unitaria a la Confederación comandada por el Brigadier General Don Juan Manuel de Rosas, expresaba sin pudores ni  verguenzas, su decidido apoyo al invasor europeo  y su agrio repudio al gobierno criollo. 
En la Vuelta de Obligado, allí cerca de San Pedro, provincia de Buenos Aires, nuestras tropas al mando del General Lucio Mansilla, resistieron heroicamente la invasión, cruzando canoas y cadenas sobre el río que aunque no impidieron el avance, hicieron que poco tiempo después los colonialistas tuvieran que retroceder hasta reconocer cuatro años más tarde la soberanía argentina sobre nuestros ríos.
El General San Martín legó a Rosas su sable de Libertador por esta heroica Batalla a la que consideró tan decisiva para la Patria como el Cruce de Los Andes que él protagonizó.
Repasemos nuevamente:
De un lado estaba el imperio de la época con su afán de dominación bajo la bandera del libre mercado y los opositores de cabotaje apoyándolos; del otro, un gobierno nacional y popular, los valientes soldados argentinos y  el Padre de la Patria, con su apoyo moral.
Decíamos antes que hoy juran los nuevos ministros y funcionarios de un gobierno que se niega a emplear las recetas del ajuste que propone “el mercado” porque sabe que los únicos ajustados siempre son los trabajadores y la clase media.
Entonces, pase y compare. La historia transcurre entre nosotros, no como repetición, sino como vivencia.
Vea sino.
Hay potencias financieras que impulsan el ajuste neoliberal. Mire la vieja Europa.    
Hay opositores capaces de colgarse de las faldas de una embajada o de la OEA o del FMI antes que apoyar patrióticamentea su propio gobierno. Mire a Morales Solá y al Grupo Clarín. 
Hay opositores capaces de banalizar el horror del Holocausto con tal de injuriar a los funcionarios de la democracia. Miren a Macri y Carrió.  
Ya no está San Martín para legar su sable, pero hoy no le faltarían destinatarios a quienes poder honrar.
La patria vive. Y Cristina volvió.

El Argentino, miércoles 20 de noviembre de 2013