viernes, 8 de noviembre de 2013

En el Día de la Madre de la Patria


A la negra María Remedios del Valle, nombrada Capitana por Manuel Belgrano, los soldados la llamaban con admiración y respeto: la Madre de la Patria.
Peleó contra los godos en las batallas de Vilcapugio y Ayohuma, en Huaqui, en Tucumán y Salta y curó a los heridos en sus horas de vigilia.
En esas batallas libertadoras perdió a su esposo y sus hijos.
Se guardó el dolor en un costado del alma y siguió peleando.
Tomada prisionera por el enemigo, fue azotada durante 9 días para que brindara datos sobre los patriotas. No solamente calló, sino que una noche aflojó sus lazos y escapó para ponerse nuevamente al servicio de Belgrano y Güemes.
Seis heridas de balas le marcaban la piel a la parda María, la Madre de la Patria.
Luego vino el olvido de los rivadavianos abandonando a su suerte a los patriotas que volvían del combate.
La negra María vendía pastelitos en el centro de Buenos Aires, hasta que el general  Viamonte la descubrió una tarde y exclamó a los gritos: “¡Pero si es la Capitana!”.
Desde  1827 María fue un expediente en la Legislatura reclamando apenas su reconocimiento por una vida entera entregada a la patria.
Fue el Brigadier Juan Manuel de Rosas el que hizo justicia con todos los negros y negras y reincorporó a María con honores a la Plana Mayor del Ejército el 16 de abril de 1835.
Desde entonces, ella quiso llamarse Remedios Rosas, en gratitud a Don Juan Manuel.
Murió el 8 de Noviembre de 1847.
En memoria de la Capitana hoy se celebra el Día Nacional del Afroargentino y de la cultura afro.
Aunque se retuerzan de odio los paladares racistas que moldearon la historia del mitrismo, sólo diremos que el Padre de la Patria, José de San Martín, tenía el rostro aindiado porque era hijo de india.
Y que la Madre de la Patria, como la llamó Belgrano, era una patriota de piel negra, de antepasados negros, de cultura negra, como lo fueron  el Sargento Cabral, Monteagudo y Falucho. 
Hoy es un Día destinado a crecer con esta patria que recuperamos en el  Bicentenario.
Los argentinos somos indios, inmigrantes y negros.
Negros fueron los soldados de las guerras de la Independencia.
Negros los que combatieron contra los ingleses en las Invasiones de 1806 y 1807.
Negros los primeros en llegar a las Malvinas.
Negros casi exterminados en el genocidio contra el Paraguay y  en el cerco infame que les tendió el poder y la fiebre amarilla en 1871. 
De constituir el 30 % de la población en 1810 pasaron a ser el 2 % en 1910.
El Censo 2010 dice que son 149.493 los afro descendientes.
Y son millones de argentinos.
Los cabecitas negras. Los negros de mierda. Los ninguneados por la ex historia oficial, celebramos orgullosos uno de nuestros días.


El Argentino, viernes 8 de noviembre de 2013