martes, 19 de noviembre de 2013

El país retomó su ritmo habitual



Todo está bajo control. 
Allí está Cristina. Sana y salva, entera y luminosa.
Con su perrito Simón, el regalo prometido por el Comandante Chávez.
Allí está la Presidenta de los argentinos, para alegría de su pueblo y la frustración de quienes tienen el alma contaminada de odio. 
La Presidenta retomó sus actividades oficiales en su despacho de la Residencia de Olivos.
Un país fue dado de alta. Y echó a volar.
También ayer la Corte Suprema de Justicia, a través del juez Raúl Zaffaroni, difundió un Informe sobre la inseguridad y los niveles de violencia en nuestro país.
Arranquemos citando dos párrafos:
“La República Argentina ha pasado por situaciones gravísimas de violencia institucional y social, pero en la actualidad no registra cifras alarmantes de criminalidad  en relación con los de la región”.
“La evolución de las condiciones generales del país ha permitido superar las situaciones de mayor conflictividad social y puede aspirarse a establecer políticas que nos permitan reducir los índices actuales para abatir aún más estas cifras y alcanzar los niveles de los países con más bajo índice de criminalidad”.
Las conclusiones estadísticas del trabajo realizado por el Instituto de Investigaciones Penales de la Corte Suprema derriban varios mitos sobre la inseguridad y al mismo tiempo coloca a nuestro país entre los más seguros del mundo, con cifras semejantes a los de los países más desarrollados.
*La tasa actual de criminalidad urbana en la Ciudad de Buenos Aires es la más baja de los últimos tres años.
*La discriminación mediática contra la comunidad boliviana es tal que durante todo el año 2012 no hubo ningún ciudadano de esa nacionalidad acusado por homicidio, pero sí hubo víctimas pertenecientes a esa comunidad hermana.
*La incidencia de los menores en la criminalidad sigue siendo baja.
*Los sectores sociales más humildesson los sectores más afectados por la violencia criminal.
Recordemos que las Naciones Unidas acaban de emitir un estudio sobre la inseguridad en toda la región concluyendo que “la Argentina es uno de los países con menores tasas de homicidio de la región”.
Sugerimos leer los informes completos. ¿Sabe por qué? Porque desde hace algunos años, la derecha política y mediática nos taladra los oídos con “la inseguridad”.
Y claro que nos duele en lo más profundo de la existencia un solo crimen cometido contra un semejante; pero hay que abordar el tema lejos de la politiquería demagógica con que algunos lo tratan y maltratan.
“La defensa del trabajo es el corazón del gobierno argentino”, sostuvieron a coro ayer los ministros que participaron de la reunión ministerial del G-20.
Ahí es donde la Argentina marca la diferencia.

El Argentino, martes 19 de noviembre de 2013