miércoles, 29 de septiembre de 2010

Con el pueblo en las calles


La presencia de miles de ciudadanos reclamando por una ley de la democracia, con las Abuelas y las Madres de Plaza de Mayo presentes, demuestra cómo la democracia se supera a sí misma cuando la calidad institucional se llena de pueblo.

Contra todas las malarias que nos vende el monopolio Clarín y sus parientes, contra sus alocadas mentiras, contra ese contubernio de ex izquierdistas con la derecha de siempre y que se denomina en el Parlamento “Grupo A”, contra nuestras propias limitaciones, contra las injusticias que aún persisten en un país y un continente desigual, creemos que hay noticias de verdad, tangibles, palpables, disfrutables, que no se pueden ni se deben negar, aunque más no sea en defensa de la verdad y de nuestro derecho a la alegría.

Ayer nomás tuvimos cuatro noticias muy destacables y cuya repercusión durará unas cuantas lunas y soles por delante.

*Con lluvia o con sol, con justicia cautelar o contra ella, el pueblo se movilizó nuevamente frente a los Tribunales para reclamar la plena e inmediata vigencia de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

*La Argentina preside desde ayer el G-77, el Grupo de 132 países, incluida China, que integran la Organización de Naciones Unidas.

*Se inició el Juicio por violación, secuestros, desaparición y muerte al ex comisario, ex legislador y ex intendente Luis Abelardo Patti.

*La pobreza disminuyó en la Argentina a 12%, ubicándose al nivel más bajo desde 1988.

La primera noticia nos habla del sector más dinámico de la sociedad, trabajadores y clases medias, unidos en defensa de la ley vigente. Si se piensa un poquitín más hondo, habrá que concluir que es un giro copernicano en las luchas sociales de este pueblo. Porque en estos tiempos que corren nos movilizamos para que la Justicia y su máximo Tribunal, la Corte Suprema de la Nación, respeten y hagan respetar la ley y la Constitución Nacional.

Es una rebeldía propositiva, constructiva, edificante, democrática. Es una rebeldía que nos iguala; no pretende destruir a nadie ni se manifiesta odiosamente contra nadie.

Dijo la multitud: “Está vigente la ley de medios, cumplámosla ¡pero todos por igual!”

En otros tiempos las movilizaciones eran por reclamar contra una ley nociva para la sociedad o una parte sustancial de ella. Ahora es para defender la ley que supimos construir. Fue un acto brillante y hondamente emotivo.

En la segunda, la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner en el poderoso G-77, por primera vez en la historia, echa por tierra definitivamente la cantinela del “aislamiento internacional” declamado por la oposición y el Clarín. Nadie elige a una presidenta “aislada” para representar sus intereses económicos, políticos y culturales ante el resto del mundo. Pero mucho más que esta miseria argumentativa de los opositores, digamos que la decisión global del G-77 expresa el reconocimiento de los países latinoamericanos y del Caribe para con Argentina.

En la tercera, la profundización y extensión de los juicios contra los crímenes de lesa humanidad, termina por resolver ese falso dilema impuesto durante el menemismo y la Alianza radical donde “el voto popular anula las pretensiones de juzgar a los candidatos, como Patti y Bussi, por ejemplo, acusados por su participación en la dictadura”.

En esta Argentina la consigna es: Más y mejor democracia es más y mejor justicia, más derechos humanos y cero de impunidad.

La cuarta noticia es celebrar que 800 mil personas dejaron de ser pobres y poco menos de 400 mil superó la línea de indigencia. Significa que la curva descendente de la pobreza y la indigencia, iniciada en el segundo semestre de 2003 con la presidencia de Néstor Kirchner, continúa bajando.

Nadie dice que ésto es la panacea. Pero que es el camino que hará feliz a nuestro pueblo y nuestra región, ningún ciudadano de buena fe lo puede negar.

El que lo niega es por despistado, por confundido o lisa y llanamente, por cómplice de los que quieren seguir sosteniendo un país dominado por los monopolios.


El Argentino, 29 de septiembre de 2010

1 comentario:

Delia Lucia dijo...

Con el pueblo manifestándonos y Evita en el corazón...Cuidando la democracia que supimos conseguir. Construyendo nuestro sueño colectivo!
Muy buena nota. Nos sentimos expresados!