jueves, 13 de junio de 2013

Cambia, todo cambia



Todo cambia vertiginosamente en la Argentina de hoy.
¿Así que atravesamos una “crisis de energía” según la soldadesca opositora de Clarín y La Nación?
¿Y entonces cómo se entiende lo que ocurrió ayer? 
La Presidenta inauguró en Mendoza dos plantas de YPF que producirá combustibles más limpios y de mejor calidad. Es la obra más grande en los últimos 25 años en la refinería de YPF de Luján de Cuyo, Mendoza y demandó una inversión de más de 2.600 millones de pesos para producir combustibles con bajo contenido de azufre.
Desde allí inauguró a distancia la batería de pozos petroleros ubicados en Santa Victoria Este, Salta y en el Yacimiento de “Vaca muerta” en Neuquén.
Saludó además la presentación de la Carrera de Ingeniería en Petróleo en la Universidad Nacional “Arturo Jauretche” en Florencio Varela, en el conurbano bonaerense. 
Todo cambia, menos la oposición.
Los distintos frentes opositores, al filo del plazo electoral, se juntaban y se desjuntaban como lo vienen haciendo desde hace tantos años.
El gobierno, en tanto, preparaba el oficio ante la justicia reclamando que les permitan a los ciudadanos el derecho a votar.
¡Nada más y nada menos que el derecho a votar a quienes designarán y evaluarán a los jueces de la República!
Supongamos que la corporación judicial se atrinchere y con la ayuda mediática opositora imponga la prohibición de votar. Pregunta: ¿quiénes serán en ese caso los iluminados que decidirán en nombre de la ciudadanía? ¿Quién los elegirá? ¿Dios? ¿O van a hacernos creer que 40 tipos, por más togas que tengan, son más inteligentes que 40 millones de argentinos y que10 magistrados son más representativos que los centenares de diputados y senadores elegidos por el pueblo que sancionaron la ley de democratización de la justicia?
Todo cambia, menos la justicia indigna.
Lo que resulta un verdadero escándalo para quienes se dicen referentes de la democracia, como Binner, Solanas, Macri, es el aplauso cerrado que brindaron al dictamen antidemocrático que ejerció una jueza contra el voto popular.
¿A quiénes representan estos opositores?
Menos mal que la Argentina real continúa inaugurando pozos petroleros y fortaleciendo a nuestra querida YPF.
Cambia, todo cambia, menos la tozudez de seguir creciendo y distribuyendo la riqueza nacional de manera más justa y equitativa.
YPF recuperada es un símbolo de esta soberanía inclusiva que hoy vivimos.
“Cuidémosla y cuidemos todo lo público” reclamó Cristina.
Por ese sentido de comunidad recuperada es que esa madraza llamada Patricia, con 23 chicos sobre su regazo, recibió de la Presidenta la solidaridad del Estado para tener y ampliar su vivienda familiar. 
YPF y Patricia.
La patria es el otro.

El Argentino, jueves 13 de junio de 2013