domingo, 31 de marzo de 2013

El destino americano de nuestras Malvinas

Asoma un nuevo 2 de Abril en el calendario y el alma se revuelve entre el dolor y el orgullo nacional.Los únicos violentos en la historia de disputa por la soberanía de Malvinas durante los últimos 180 años, fueron y son los colonialistas de su majestad británica.Sólo la dictadura cívico-militar violó la voluntad de paz del pueblo argentino.Ese dato es una vergüenza; lo mismo que saber que durante el largo y sinuoso camino recorrido en democracia, los gobiernos no pudieron, no quisieron o no supieron honrar y redimir el heroísmo y la sangre derramada allá en Malvinas.Hasta que llegó Néstor Kirchner y con esa voluntad indomable que sólo tienen los que saben ponerse la historia popular al hombro, viajó hasta Londres a poco de asumir y le espetó en la cara al primer ministro inglés, que llegaba a Inglaterra sólo para dialogar sobre la soberanía en Malvinas. Era la primera vez que ocurría un episodio así.En los últimos años, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner volvió a sacarle brillo a un valor extraordinario en este asunto y que por mucho tiempo pareció olvidado: la causa de Malvinas es la causa de América latina y la de todos los pueblos que en el mundo elijen ser libres.Viene de muy lejos la genética de estos comportamientos tan disímiles entre colonialistas y patriotas. Es hora que recordemos el origen de la historia tal cual fue, para saber fundamentar nuestros reclamos. Los ejemplos abundan.Empecemos a intentarlo y sigamos haciéndolo allí donde el fuego de la patria nos alumbra la vida.¿Sabemos, por ejemplo, que Bolivia fue la primera República que se solidarizó con la Argentina ante la usurpación británica a las Islas en 1833?Todo tiene que ver con todo y mucho más si de Malvinas se trata.El 2 de enero de 1833 se produce la usurpación británica.El Gaucho Antonio Rivero y sus compañeros, algunos de ellos charrúas y criollos de la Banda Oriental, inician una rebeldía que será hasta las últimas consecuencias.Fue en ese mismo tiempo, el 14 de junio de 1833, que el Ministro de Relaciones Exteriores de Bolivia, Mariano Enrique Calvo, escribió al gobierno argentino desde la sede del Palacio gubernamental, en Chuquisaca:“Este suceso desagradable ha causado en el gobierno de Bolivia los sentimientos de desconsuelo que antes de ahora experimentó al ver que intereses mal entendidos frustraron el grandioso proyecto del Congreso de Panamá” (convocado por Simón Bolívar para formar una federación de países hispanoamericanos independientes).“La hermandad habría dado a las naciones de América toda la respetabilidad necesaria para que las naciones europeas se abstuvieran de emprender agresiones desconocidas por el derecho internacional, para repelerlas con vigor en el caso de que se avanzase con medidas violentas. La ocupación de la Soledad sin previo reclamo, sin alegar título alguno y sin otro apoyo que el abuso de la prepotencia, ha sido en extremo sensible al gobierno de Bolivia, que respetando sobremanera los derechos de toda nación, quisiera que de todas ellas se desterraran las vías de puro hecho, tan contrarias a la razón y las luces del siglo”.Y continúa expresando el representante de la hermana Bolivia a escasos 5 meses de producirse la usurpación británica:“En violación tan manifiesta del derecho de gentes hay que considerar no sólo el ultraje hecho a la República Argentina, sino también el desprecio que envuelve hacia las demás naciones americanas. En términos más claros, la conducta del gabinete británico en las Malvinas, aunque sea perjudicial esencialmente al gobierno que se siente despojado de su posesión, es ofensivo y demasiado injurioso a todas las repúblicas americanas, y, a juicio del gobierno de Bolivia, es una causa altamente continental.”Y termina diciendo:“Bajo de este concepto, por su parte, no sólo entrará gustoso y coadyuvará en cuánto pueda en la reparación de tamaña ofensa, sino también desea eficazmente se la cuente entre las primeras para reclamarla y conseguir por los medios que sean convenientes el resarcimiento de los perjuicios ocasionados y la satisfacción que tanto interesa a la soberanía y la dignidad americana. Estos son los sentimientos del gobierno del infrascripto y los de la nación boliviana, idénticos con los de todo corazón verdaderamente americano. El gobierno de Buenos Aires puede contar con ellos siempre que ocurra sostener y hacer respetar los derechos políticos de las repúblicas hermanas que son esencialmente anexos a su soberanía e independencia.”Estremece saber que el texto completo de esta maravillosa expresión solidaria fue difundido por Bolivia recién en 1965 a manera de apoyo al reclamo argentino ante Naciones Unidas.Y estremece recordar que si Bolivia en 1833 ofreció su apoyo marítimo y diplomático era porque aún el mar Pacífico bañaba sus costas en Puerto La Mar, en Cobija, el puerto boliviano creado por Simón Bolívar.Y estremece saber que los diputados por Bolivia firmaron las Actas de la Independencia en el Congreso de Tucumán de 1816.Y estremece saber que Cornelio Saavedra, Presidente de la Primera Junta Patria creada el 25 de Mayo de 1810, nació en la Villa Imperial de Potosí, hoy territorio boliviano. Saavedra fue el primer jefe criollo que ordenó pagar los gastos de Malvinas asentándolo en el presupuesto “como si fueran gastos de un navío en alta mar”.Hoy, a 180 años de la usurpación británica en Malvinas, el canciller Héctor Timerman reclamó nuevamente nuestra soberanía ante el Comité de Descolonización de la ONU. Lo acompañaban los representantes de la Unasur, del Mercosur y la Celac.El canciller uruguayo, Luis Almagro, representando al Mercosur, sintetizó: “La causa Malvinas es por esencia latinoamericana y del Caribe, ya que la territorialidad que defendemos es de América latina y el Caribe”.Así, la sangre de los héroes de Malvinas florece en la unidad definitiva del continente.La Patria Grande no sólo tiene un origen común; tiene, también, un destino común.

Miradas al Sur, domingo 31 de marzo de 2013

miércoles, 27 de marzo de 2013

Una aerolínea llamada Argentina



La Presidenta inauguró anoche la nueva terminal B del Aeropuerto Internacional de Ezeiza. Minutos antes Cristina puso en marcha los simuladores de vuelo del Centro de Formación y Entrenamiento de Pilotos de nuestra Aerolíneas Argentinas.
Un verdadero salto al cielo, ida y vuelta.
Somos un país en constante crecimiento, pese a la rabiosa oposición de unos pocos.  
¿O cómo se explica que casi 3 millones de personas viajen desde hoy a los destinos turísticos del país?
Colmarán las rutas, las terminales de ómnibus y aeropuertos para vivir a pleno los días que vendrán.
Cuando el país real es la única ley de gravedad para el sentido común, las mentiras del monopolio mediático son un ridículo grotesco. Aunque cansan. Y hacen daño a la cordura social.
Dijeron ayer que los compatriotas que trabajan en las Islas Orcadas están al borde de la desesperación por desabastecimiento. Y resulta que horas después se confirmó que tienen víveres para dos meses y combustibles para otros tres meses, como viene siendo de rigor y cumplimiento.
¿Por qué mienten tan alevosamente?
¿Se imaginan si “el país” que pinta día a día Clarín y La Nación hubiese sido cierto?
Por ejemplo:
Las reservas hoteleras casi colapsadas en todo el país para este fin de semana largo no hubiesen existido.
Las rutas y las terminales de transporte aéreo y terrestre hubiesen estado vacías.
Las playas, los ríos y las serranías se verían desoladas.
Todo bien con la libertad de prensa y expresión y la mar en coche. Pero a los que mienten de manera tan alevosa les cabe un solo nombre: mentirosos.
Sigamos. Guillermo Moreno trepó una nueva colina en la defensa del consumo y el consumidor: la extensión por otros 60 días en el acuerdo de precios y la puesta en marcha de la tarjeta Supercard para compras en  supermercados con un menor costo de mantenimiento.  
Y va otra muy buena nueva: mejoró la distribución del ingreso en la Argentina. Los niveles de equidad social son los mejores desde el 2003 y empiezan a superar los niveles logrados antes del golpe cívico militar de 1976.
Ayer también, el canciller Timerman reclamó por Malvinas en la ONU y en un acto oficial con el gobierno de Jujuy, Juan Abal Medina dijo: “En la Argentina venimos día a día reduciendo la desigualdad con hechos”. Lo siguió el ministro De Vido: “La pobreza es un enemigo a combatir, no un valor a respetar”. Y agregó Oscar Parrilli: “La voz del pueblo es lo más importante y por eso debemos seguir trabajando”
En su mensaje, Cristina anunció la pronta eliminación definitiva del Mal de Chagas en nuestro norte como consecuencia de más agua potable y más inclusión.
Y todo sucede mientras seguimos recordando, día a día, a Rodolfo Walsh esparciendo al viento de la historia y para siempre, su Carta Abierta contra la dictadura cívico-militar.

El Argentino, miércoles 27 de marzo de 2013

martes, 26 de marzo de 2013

Cuando Argentina juega en las alturas



Hoy  jugamos con Bolivia por las eliminatorias del próximo Mundial de Futbol a disputarse en Brasil el próximo año.
El principal rival es la altura, dicen los que saben.
El maravilloso gesto del presidente Evo Morales queriendo condecorar  a Lio Messi en la ciudad de La Paz, habla también de los tiempos que corren en América Latina.
Esa es la unidad, la solidaridad y  la organización de nuestros pueblos en guiños tan sencillos y fraternales  como generosos y sublimes.
Eso sí, Evo, cuando el referí pite el inicio del partido, discúlpenos pero sólo quedará  el deporte y las ganas de ganar.
Arrancamos así porque al igual de lo que ocurrirá esta tarde en términos futboleros, la realidad de estos días da mucha tela para cortar y  por un largo tiempo. Empecemos.
*150 mil personas  se movilizaron para repudiar el terrorismo de estado impuesto a sangre y fuego por la dictadura cívico militar el 24 de marzo de 1976.
*El 80 % de los que se movilizaron el domingo eran jóvenes y el 90 % de ese total juvenil, fueron militantes de agrupaciones kirchneristas, como La Cámpora, Kolina y Movimiento Evita entre otras.
*Las consignas y el documento consensuado por los organizadores, esta vez fueron mucho más allá de la sola condena a los militares de la dictadura. Se denunció a las empresas que también fueron la dictadura y a la corporación judicial que sigue obstruyendo el paso de la corriente de justicia abierta desde el 2003.
*Minoritarios partidos de “izquierda” irrumpieron en la Plaza cuando hablaban las Abuelas y las Madres, armados de palos y garrotes con una furia propia de facciosos de derecha.
*El mismo día un grupo de jóvenes de familias adineradas agredieron violentamente en San Isidro, Buenos Aires, a una pareja homosexual, Pedro y Agustín, al grito de “El Papa es argentino, no pueden haber putos argentinos.” Esa violencia fue una  expresión distinta pero de la misma raíz que la que utilizaron los genocidas que portaron la escarapela papal ante el Tribunal que los juzga por sus crímenes.
Con estos elementos, ahora hablemos claro. 
El proyecto de país que gobierna la Argentina está movilizado, está unido, está organizado y está en condiciones de ganar las calles cada vez que sea necesario e inteligente hacerlo. No hay una mera gestión de gobierno, más o menos eficiente. Hay un  proyecto de país, con memoria y con futuro, que es algo muy diferente.
Quizá por eso las minorías vuelven a ser violentas y a tener puntos de contactos entre derecha e izquierda.
Ya están avisados. Nadie pisará el palito en esta etapa de la historia. Aprendimos todos. Menos esas minorías.  Y es una pena, por ellos y por el país que se pierden. 

El Argentino, martes 26 de marzo de 2013


lunes, 25 de marzo de 2013

La memoria siempre va un paso adelante


Argentina recordó un nuevo 24 de marzo en las calles,  en las plazas,  en las escuelas,  en las universidades,  en las fábricas y en los barrios. Allí están las imágenes y las columnas escritas para reflejarlo y guardarlo en el baúl de las estrellas de los grandes días populares.
La memoria vuelve una y otra vez a su nido original. Levanta sus banderas dignamente. Se lame las heridas y canta una canción de amor en rebeldía.
Pero si preguntan de qué otra manera se podría evocar la memoria los días y los años por venir entre nosotros, responderíamos al toque: con un país para todos.
La memoria de los pueblos desprecia las estatuas de sal, esas moles perennes que gustan quedar fijas para siempre en el pasado para rendirle culto año tras año, generación en generación, pero sin cuestionar ni una pizca las injusticias del presente ni menos proponerse construir un futuro más digno e inclusivo, más justo y más bello.
La memoria sirve cuando hace justicia hacia atrás y hacia adelante. Sirve cuando cuestiona y molesta a los poderosos y a los conservadores de cuño diestro o siniestro.
La memoria sirve cuando logra lo que ahora: bajó el nivel de pobreza en la Argentina al 5,4 % y el nivel de indigencia al 1,5 %.
En el año 2000 fueron de 29 % y 8% respectivamente y siguió creciendo la miseria de la mano de ineptos y corruptos hasta que todo estalló.
Memoria.
Y entonces uno recuerda el punto de partida de nuestros dolores. La dictadura destrozó un país de todos para imponer un país de pocos. De allí venimos. Y hay que decirlo sin pudores ni vergüenza, también de una democracia que nos dejó con el orgullo herido y la panza vacía de millones de compatriotas.
Por eso cuando Kirchner bajó los cuadros de los genocidas se propuso bajar la impunidad y bajar la pobreza y bajar el odio de las minorías y bajar la falta de viviendas y bajar el cielo hasta la tierra para ser un poco más libres y felices.
Decir que se construyen 400 viviendas por día por el Plan Procrear,  decir que la economía viene creciendo a paso redoblado con un 3,2% del PBI, decir que son 16 las vacunas obligatorias y gratuitas para los pibes, son el correlato de decir que los juicios por lesa humanidad avanzan, que los genocidas pagarán sus crímenes, que la Justicia Legítima empieza a ser una realidad.
Este 24 de Marzo consolida ese debate.
Las Madres que parieron sueños, la Universidad, cien barrios  y la nueva  Radio que ayer se escuchó con la voz de Hebe,  son vanguardia de esta vocación que liga la memoria y el futuro.
Los dictadorzuelos financieros y la corporación judicial tendrían que saber que esta marea nacional y popular ya no vuelve atrás.
Porque tiene memoria.

El Argentino, lunes 25 de marzo de 2013

domingo, 24 de marzo de 2013

La memoria del pasado en el vientre del futuro



En la cárcel de Resistencia, Chaco, aguarda su condena el último genocida preso por la Masacre de Margarita Belén, el ex capitán de Inteligencia Norberto Tozzo.
Se había fugado del país con la colaboración de la corporación judicial hace algunos años, capturado luego en Brasil y traído finalmente a la Argentina.
Cuando aún revistaba en las filas del ejército se jactó de haber sido el responsable de la eliminación lisa y llana de las últimas conducciones montoneras de la región litoral.
Se olvidó o no pudo o no supo eliminar la memoria que quedaba en pie aún después de la muerte y el olvido de algunos.
Esa memoria es la que aportó las pruebas a la justicia que permitieron comprobar su participación en la Masacre de una treintena de prisioneros políticos de la dictadura.
Hoy se hace justicia.
Este caso es una metáfora casi perfecta de la época que vivimos  los argentinos.
Mucho más si al prontuario del criminal preso le agregamos sus dotes de “periodista” y “dueño de medios” durante su fugaz bonanza de indulto, obediencia debida y punto final.
Mató, se enriqueció, huyó y lo apresaron, sería la secuencia de esta trama siniestra.
La justicia será implacable mientras la memoria lo sea. 
Es justo decir también que así como los corporativos de la justicia lo liberaron en el momento de mayor impunidad, otros hombres del mismo sistema judicial, como el querellante Mario Bosch y los fiscales Jorge Auad, Carlos Amad, Patricio Sabadini y Diego Vigay, entre otros, hoy limpian el honor manchado por sus antiguos colegas posibilitando esta instancia final de la condena.
Es un motivo más para celebrar en este Día Nacional de la Memoria.
En esos rincones de luz memoriosa que son los juicios por lesa humanidad, se escucha el dolor de los testigos pero también se oye el clamor unánime para que se ejerza una justicia plena que condene en tiempo y forma a todos los genocidas y a todos los  cómplices que montaron la escena de aquellos aberrantes crímenes.
Algunos acusados son ex uniformados y otros, civiles siempre agazapados en estos largos años de democracia. 
Quienes tuvieron el coraje de testimoniar y enjuiciar al que gatilló y al que masacró amparado en su fuero blindado de señores de la vida y de la muerte, tienen sobrados motivos y derechos para reclamar que también sean sentados en el banquillo de los acusados los civiles que apañaron y en algunos casos condujeron el terrorismo de estado en el campo judicial, sindical, religioso, político, periodístico o el que fuera.
Desde esa misma convicción y derecho, no son pocos los que creen que llegó la hora de advertir serenamente que debemos evitar la tentación de fijar en el terreno del pasado la exclusividad de la memoria y la justicia.
Los juicios deben proseguir, ampliarse y permanecer hasta que el último de los criminales sea juzgado como manda la ley y la conciencia de un pueblo.
Pero habrá que poner mucha voluntad para apurar el cierre de ese ciclo con Memoria, Verdad y Justicia. Es preciso empezar a valorar socialmente y desde el mismo pie de nuestra memoria colectiva, la necesidad y la urgencia de revalorizar la plena vigencia de los derechos humanos, así en el pasado como en este presente donde la certeza de estar construyendo un país mejor, más inclusivo y más justo se mal combina a veces con la incertidumbre que crea la acechanza de torturadores amparados por un sistema policial y judicial que pareciera anclado en aquel tiempo feroz donde mandaban tipos como Tozzo.
En la semana que pasó, la Defensora General de la Nación, doctora Stella Maris Martínez, convocó a una mesa de debate contra la tortura en el predio de la ex ESMA. Estuvieron presentes la Procuradora Alejandra Gils Carbó, el Secretario de Derechos Humanos  Martín Fresneda, Madres, Abuelas, Hijos y organismos como el CELS y la Comisión de la Memoria de la Provincia de Bs. Aires.
Conmovió el cuadro de situación social descripto por la Defensora al decir que la sociedad se interesó y preocupó más por la campaña difamatoria de Clarín y compañía ante la “presunta libertad” de presos condenados, que por las escenas filmadas en una comisaría de Salta mientras torturaban a dos adolescentes, casi niños.
Allí hay que poner el acento, en la defensa plena de los derechos humanos en toda su integridad.
El país que juzga a los genocidas y establece la Asignación Universal por Hijo no se merece que la tortura y los torturadores sigan tan campantes como en tiempos de la inquisición y la exclusión social.
Iniciativas como estas alientan y redoblan el esfuerzo en esa dirección, al igual que las designaciones de la Procuradora General designando en la Procuraduría contra la Violencia Institucional al fiscal Abel Córdoba y en la de Narcocriminalidad al fiscal Félix Crous. Son claros propósitos que ayudan a configurar una nueva justicia que sirva a la sociedad, que la defienda, que la proteja y que castigue con el máximo rigor de la ley a quienes intenten siquiera violar la integridad física y moral de las personas.  
La presencia de la presidenta de la Nación en la inauguración de un centro de investigación, arte y deporte en la tristemente célebre “Mansión Seré”, usada por la dictadura como centro de detención clandestina, está diciendo que la memoria fructifica en estos avances que empiezan a constituirse en patrimonio cultural del país que hoy se construye.
Las Madres de Plaza de Mayo, con su Radio renovada y con todas las obras que construyeron en estos años, alumbraron este camino de reparación y transformación.    
En fin, la renovación y democratización de la justicia en la que están empeñados jueces, fiscales, defensores y juristas de Justicia legítima, encuentra su razón de ser en estos grandes objetivos éticos, en la campaña contra la tortura, contra la trata de personas y el trabajo esclavo.
Hay que redoblar el esfuerzo por cambiar la vida de los más humildes haciéndola más justa e inclusiva, dijo Cristina desde Morón.
Sólo así la memoria no correrá riesgo de convertirse en una pieza de museo.

Miradas al Sur, domingo 24 de marzo de 2013

viernes, 22 de marzo de 2013

No hay nada más lindo que llegar a tu casa



La nueva etapa del Plan de viviendas PROCREAR presentado ayer por la Presidenta, tiene como lema nuestro título de hoy.
Y vaya la hermosa paradoja a horas del 24 de Marzo en que la Memoria bailará, llorará y cantará en la Plaza como lo viene haciendo todos estos años. 
En la dictadura nadie sabía si el hijo, la hija, la compañera llegaban a su casa sano y salvo.
Cristina puso números a la inclusión. 400 de viviendas por día y otras miles en marcha le dan marco a la inminente victoria del Hambre Cero. Será una gran victoria.
Se prohibió por ley el trabajo infantil. Se viene avanzando en las causas por delitos de lesa humanidad.
Todas señales que el amor continúa su marcha contra las trincheras del horror, el odio y el olvido.
En un país como el nuestro nunca hay que bajar la guardia ante los golpistas del cuño que sean. Nada hay que temer. Sólo hay que estar prevenidos.
La historia y la memoria llaman a valorar, apoyar y estimular todas las acciones que se ocupen y preocupen de los derechos humanos de los pibes pobres que hoy pueblan las prisiones de los pobres.
Hay autoridad moral más que suficiente para hacer este llamado. Los juicios a los genocidas deben seguir profundizándose, pero sin caer en la trampa que nos tienden los que quieren fijarnos al exclusivo terreno del pasado.
El mejor homenaje a la Memoria será el domingo 24, sin lugar a dudas.
Pero que se hayan reunido en la ex ESMA varios organismos y funcionarios convocados por la Defensora de la Nación, Stella Maris Martínez, alrededor de una mesa común contra la tortura, de una idea y un repudio común contra la tortura, quizá sea la antorcha memoriosa que esté alumbrando el presente y el futuro que nos merecemos como sociedad.  
Quienes enjuiciaron a los represores de la dictadura tienen ganado el derecho de decir que los uniformados no estaban solos sino acompañados y hasta conducidos por una casta de civiles jueces, empresarios, sindicalistas, periodistas, religiosos que participaron de esa dictadura cívico-militar.
Con el mismo derecho habrá que decir que la memoria sirve para ver el pasado y mucho más, para construir presente y alumbrar  futuro.
En esa memoria creemos. En la que busca justicia para atrás y también para adelante.
Este 24 de Marzo nos acordaremos, como siempre, de nuestros muertos queridos, de nuestros desaparecidos.   
Pero la mejor memoria para ellos será desterrar de una vez y para siempre el inhumano tormento de los torturadores. Y los especuladores.  
Que la rosa blanca de Santa Teresita que le regaló el Papa a Cristina le diga a todo el mundo que aquí nadie baja la vista ante nadie, ni el orgullo de sentirse más argentino que nunca.

El Argentino, viernes 22 de marzo de 2013

jueves, 21 de marzo de 2013

Y de pronto apareció Francisco




Un estado de asamblea se ha instalado socialmente y el vértice del debate  es el Papa Francisco.
Es legítimo que sea así y en buena hora que ocurra. 
Hay de todo en la viña del Señor, para estar a tono con la liturgia de estos días. 
Y  hay al menos dos formas de querer ser “más papistas que el Papa”.       
Están aquellos que se cuelgan de su sotana para hacerlo suyo y nada más que suyo.
Sean oficialistas u opositores.  
Y  aquellos  que lo condenan de antemano sabiendo que Francisco no desciende del espíritu santo sino de un cura argentino de apellido Bergoglio.  
Sean oficialistas u opositores.
En ambos discursos prevalece el valor de la santidad o el pecado en función de un hombre.
Y como se sabe, todos tenemos algo de santo y algo de diablo en tanto simples mortales.
La religiosidad o la justicia terrenal, según cuadre, deberán resolver estos asuntos.
Pero es útil y necesario elevar la mirada sobre el contexto histórico para reafirmar que lo maravilloso de esta nueva etapa que atraviesa el país y la América toda, no radica sólo en que tenemos Papa y crece nuestra economía, sino en que hemos recuperado la política como herramienta de transformación y desde allí se ha construido una base social que está unida y organizada en torno a un proyecto de país.
Hay un dato que no tiene parangón en nuestra historia: el liderazgo político de esta nueva etapa no es preexistente a la misma, sino que fue construido, con trabajo y voluntad, durante el mismo desarrollo de la transformación que experimentó el país en estos años.
Tanto Irigoyen, Alfonsín como Perón, por poner tres nombres significativos  de nuestro ADN popular, construyeron su liderazgo previamente a ganar la presidencia.
Kirchner, en cambio, con apenas el 22 % de los votos, supo “construir la barca mientras navegaba”, como decía ese lucido dirigente que fue Carlos Auyero.
Y después siguió Cristina consolidando y ampliando la barca colectiva y haciéndola navegar por todo el mundo, priorizando  América Latina.
El camino que recorre la unidad latinoamericana también se hizo así. De menor a mayor. Inventando sobre la marcha. Aprendiendo. Desechando lo malo y acopiando lo bueno. 
Y de pronto apareció el Papa Francisco.
Bramó el Clarín y La Nación buscando la discordia. Bramaron los fundamentalistas del desencanto. Bramaron los miserables. 
¿Y qué hizo la militancia nacional y popular? Lo de siempre: estar al lado de su pueblo custodiando la esperanza.
Y ya se sabe que tener esperanza es un sacrilegio para los que quieren atrasar el reloj de la historia. 
La mejor respuesta la está dando Cristina con sus pasos.  
Hay que saberla mirar. Siempre se aprende de las estadistas. 

El Argentino, jueves 21 de marzo de 2013

miércoles, 20 de marzo de 2013

Cristina y la metáfora del mate




Pasadas las primeras emociones y análisis que se manifestaron en todo el mundo desde que el Cardenal Bergoglio fuera ungido Papa, es hora de afinar el enfoque sobre el nuevo contexto político y social.
Acertar es agigantar los pasos colectivos.
Equivocarse será desperdiciar la oportunidad que muy pocas veces brinda la historia.  
Decir que lo ocurrido en el Vaticano es de interés sólo de creyentes, es de un simplismo rayano con la negación de la realidad.
La irrupción de un Papa argentino y latinoamericano en la escena mundial impacta sobre todos, más allá de credos y religiones. Y más allá incluso de la complejidad humana que rodea a Bergoglio.
En este marco creemos que la llegada del Papa Francisco consolida una dirección y desbarata otra.
En el arranque de la década pasada la dirección cultural que se propusieron los entonces presidentes Lula, Néstor Kirchner y Hugo Chávez fue rescatar el orgullo nacional de nuestros respectivos pueblos.
Lula hablaba de la recuperación de “la autoestima” para posibilitar la reconstrucción de una nueva unidad latinoamericana que permitiera dejar atrás una época hegemonizada por el neoliberalismo.
“Nada importante es posible con la tristeza”, insistía Kirchner citando a Jauretche.
Y Chávez recuperaba el proyecto de San Martín y Bolívar para emprender la titánica tarea de reconstruir la Patria Grande.
Pues bien, esa dirección se consolida, se profundiza y se universaliza con un Papa que al hablar con la Presidenta de los argentinos le habla precisamente de la Patria Grande y apoya y estimula la unidad de los presidentes de la región.
Por el contrario, la reacción desatada en estos años por una oposición política mediática carente de ideas pero gruesa de furia, siguió la dirección que intentaba fragmentar la  unidad nacional y popular en el intento de  apagar la risa de los pueblos, allí donde se manifieste.
“Nos quieren tristes para dominarnos”, también decía Jauretche.
Cientos de tapas y editoriales de Clarín, La Nación y sus repetidoras intentaron convencer a los argentinos que no valíamos nada y que todo lo que viniera del extranjero siempre sería mejor que lo hecho en casa.
Los discursos de los políticos opositores seguían esa misma dirección, azuzándose  mutuamente con los cacerolazos que vivaban la muerte y enlutaban la vida.
Pues bien, esa dirección ideológica ha sido desbaratada en estos últimos días de manera casi fulminante.
Quizás el obsequio de Cristina al Papa de un equipo de mate hecho por artesanos del Programa Argentina Trabaja que conduce la ministra Alicia Kirchner sea la mejor metáfora para este cambio de época.
En ese mate y en ese encuentro, late un continente.

El Argentino, miércoles 20 de marzo de 2013  




martes, 19 de marzo de 2013

La Presidenta, el Papa y Malvinas





Y un día tenía que suceder.  
La mujer lucía un sombrerito negro muy coqueto y un sobrio vestido del mismo color.  
El hombre vestía su recién estrenado hábito blanco.
La mujer es la Presidenta de los argentinos, llamada Cristina y el hombre es el Papa de la Iglesia Católica, llamado Francisco; y también argentino.
Hoy se volverán a encontrar y saludar y desear los mejores augurios para el tiempo que empieza a vivir el mundo entero con el nuevo Papa.
Pero la agenda de ayer no dejó lugar a dudas que hay preocupaciones de Cristina y Francisco que son las mismas. Hablaron de Malvinas. De la Patria Grande. De San Martín y Bolívar. De la crisis mundial. De la trata de personas. Del trabajo esclavo.
Si todos los caminos conducen a Roma, todos los senderos de la historia conducen a la Patria Grande. Y a recuperar Malvinas.
América Latina no será el Paraíso prometido, pero se le parece. La utopía de un mundo más justo, equilibrado y en paz tiene su residencia fija en estas tierras.
Que Cristina y Francisco hayan coincidido en esta apreciación sobre el presente y el porvenir de la región alimenta la convicción que este es el siglo de los pueblos.  
¿Qué dirán ahora los opositores que alquilaron balcones para celebrar la buena nueva de tener a Francisco exclusivamente de su lado?
¿Qué dirán los más papistas que el Papa que creyeron encontrar quien los lidere en su rol de opositores?
Fallaron nuevamente.
“El Papa es de todos”, anunció Cristina después de ser la primera mandataria en ser invitada al Vaticano a charlar con el Papa.
Hoy será el bautismo de Francisco. Quizá antes se tome unos mates con el equipo matero que la Presidenta le regaló. Hecho en la Argentina. Y es más: hecho por laburantes de una Cooperativa del Programa Argentina Trabaja.
Viene bien repasar algunos párrafos del libro de la Iglesia que Francisco le regaló a Cristina para saber por dónde quiere ir en su misión pastoral: 
“La actual concentración de renta y riqueza se da principalmente por los mecanismos del sistema financiero. La libertad concedida a las inversiones financieras favorece al capital especulativo…”
“Después de una época de debilitamiento de los Estados por la aplicación de ajustes estructurales en la economía, recomendados por organismos financieros internacionales, se aprecia actualmente un esfuerzo de los Estados por definir y aplicar políticas públicas en salud, educación, seguridad alimentaria, previsión social, acceso a la tierra y a la vivienda, promoción eficaz de la economía para la creación de empleos…”
“En América Latina y El Caribe se aprecia una creciente voluntad de integración regional con acuerdos multilaterales...”
Que así sea.

El Argentino, martes 19 de marzo de 2013

lunes, 18 de marzo de 2013

Que nadie olvide estos días



Ha muerto el dictador José Alfredo Martínez de Hoz.
La noticia pasó casi desapercibida por la abrumadora carga de imágenes y declaraciones que van y vienen desde el Vaticano.
Pero es preciso detenerse a reflexionar un instante sobre el que se fue  de esta vida terrena.
Porque no fue un dictador cualquiera, sino el que gatilló el plan económico de la dictadura, el que lo diseñó, el que lo planificó, el que le dio sustento de clase, el que bajaba línea sobre la necesidad de achicar el Estado, demoler la industria y lo que quedara en pie de un país para todos. 
Si Videla reclamó en un reportaje empuñar las armas desde su prisión, nos queda la tranquilidad de que sus huesos de genocida ya no le permiten cargar fusil al hombro.
Sus convocados quizá no tengan problemas de artritis; pero sí de contexto histórico.
“Nunca más”, se ha sentenciado de una vez y para siempre.
Martínez de Hoz es otra cosa. Mataba de otra manera y sus discípulos aún andan entre nosotros y se reproducen en universidades de elite de la derecha global. Su espíritu viene asolando  Europa en los últimos años. Su fantasma azota a Grecia, España, Italia y Portugal.
Y cada vez que un político argentino vira la mirada extasiada hacia el FMI o cualquier madriguera externa en el deseo miserable de volver a endeudar el país, una provincia o una ciudad, sepamos que allí está la letra que dejaron  Martínez de Hoz y su más fiel continuador, Domingo Felipe Cavallo. 
En su Carta abierta a la Junta Militar al cumplirse un año del golpe de estado, Rodolfo Walsh  denunció ante el mundo las atrocidades que la dictadura cometía contra los cuerpos maniatados, vendados  e indefensos de los prisioneros.
Pero doliéndole como le dolían los dolores de sus compañeros y en especial la muerte de su hija Victoria, tuvo la lucidez y la grandeza humana para decir:
“Estos hechos, que sacuden la conciencia del mundo civilizado, no son sin embargo los que mayores sufrimientos han traído al pueblo argentino ni las peores violaciones de los derechos humanos en que ustedes incurren. En la política económica de ese gobierno debe buscarse no sólo la explicación de sus crímenes sino una atrocidad mayor que castiga a millones de seres humanos con la miseria planificada.”
Y a renglón seguido pasaba lista a la destrucción del empleo, del salario, del consumo popular, la dependencia al FMI y a la Sociedad Rural a la que pertenecía Martínez de Hoz. 
Que nadie olvide estos días es también recordar que el que murió en prisión domiciliaria fue reivindicado por la patronal rural  y por los que llevan en su piel esa pulsión privatizadora y endeudadora contra el proyecto de país que conduce Cristina.

El Argentino, lunes 18 de marzo de 2013