lunes, 25 de marzo de 2013

La memoria siempre va un paso adelante


Argentina recordó un nuevo 24 de marzo en las calles,  en las plazas,  en las escuelas,  en las universidades,  en las fábricas y en los barrios. Allí están las imágenes y las columnas escritas para reflejarlo y guardarlo en el baúl de las estrellas de los grandes días populares.
La memoria vuelve una y otra vez a su nido original. Levanta sus banderas dignamente. Se lame las heridas y canta una canción de amor en rebeldía.
Pero si preguntan de qué otra manera se podría evocar la memoria los días y los años por venir entre nosotros, responderíamos al toque: con un país para todos.
La memoria de los pueblos desprecia las estatuas de sal, esas moles perennes que gustan quedar fijas para siempre en el pasado para rendirle culto año tras año, generación en generación, pero sin cuestionar ni una pizca las injusticias del presente ni menos proponerse construir un futuro más digno e inclusivo, más justo y más bello.
La memoria sirve cuando hace justicia hacia atrás y hacia adelante. Sirve cuando cuestiona y molesta a los poderosos y a los conservadores de cuño diestro o siniestro.
La memoria sirve cuando logra lo que ahora: bajó el nivel de pobreza en la Argentina al 5,4 % y el nivel de indigencia al 1,5 %.
En el año 2000 fueron de 29 % y 8% respectivamente y siguió creciendo la miseria de la mano de ineptos y corruptos hasta que todo estalló.
Memoria.
Y entonces uno recuerda el punto de partida de nuestros dolores. La dictadura destrozó un país de todos para imponer un país de pocos. De allí venimos. Y hay que decirlo sin pudores ni vergüenza, también de una democracia que nos dejó con el orgullo herido y la panza vacía de millones de compatriotas.
Por eso cuando Kirchner bajó los cuadros de los genocidas se propuso bajar la impunidad y bajar la pobreza y bajar el odio de las minorías y bajar la falta de viviendas y bajar el cielo hasta la tierra para ser un poco más libres y felices.
Decir que se construyen 400 viviendas por día por el Plan Procrear,  decir que la economía viene creciendo a paso redoblado con un 3,2% del PBI, decir que son 16 las vacunas obligatorias y gratuitas para los pibes, son el correlato de decir que los juicios por lesa humanidad avanzan, que los genocidas pagarán sus crímenes, que la Justicia Legítima empieza a ser una realidad.
Este 24 de Marzo consolida ese debate.
Las Madres que parieron sueños, la Universidad, cien barrios  y la nueva  Radio que ayer se escuchó con la voz de Hebe,  son vanguardia de esta vocación que liga la memoria y el futuro.
Los dictadorzuelos financieros y la corporación judicial tendrían que saber que esta marea nacional y popular ya no vuelve atrás.
Porque tiene memoria.

El Argentino, lunes 25 de marzo de 2013