viernes, 21 de diciembre de 2012

Tenían razón los Mayas




“El Estado tomará posesión de la Rural”, comunicó el Jefe de Gabinete Juan Abal Medina y dio lectura al decreto 2552 firmado por la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner.
Entonces, un murmullo jubiloso y calmo sacudió las redes sociales y sus vecindarios.
La alegría y su reverso soltaron todos sus pájaros.
Pero como la alegría gobierna y es amplia mayoría en este tramo de la historia, no hay revanchismo en el aire. Sólo esta sed de justicia.
Fue como si el Calendario Maya adelantara su profecía milenaria.
Por que los investigadores y los predicadores más respetados de aquella antigua cultura, como la Premio Nobel de la Paz, Rigoberta Menchú, afirman que este 21 de diciembre de 2012 es el fin de un mundo egoísta, explotador y mentiroso y el inicio de un mundo lleno de amor y sinceridad. 
Alabados sean los pueblos originarios y en especial, alabados sean los mayas que hace miles de años predijeron, en su medida y armoniosamente, que una vieja civilización se derrumbaría y que en este continente que ellos habitaban, nacería una nueva civilización basada en el amor, el respeto, la paz y la justicia y alejada del odio y la desesperanza.
Esta es la única verdad de la profecía maya.
¿Pero qué dijeron los que sienten terror de perder sus privilegios? ¡Que era el fin del mundo!  
Es el fin del mundo de la impunidad, que es muy distinto.     
Nuestro pueblo se prepara para recibir estas Fiestas Navideñas con más de un regalo en el árbol de la vida, sintiéndose parte de este otro mundo que nace.
El acuerdo de YPF con Chevrón para extraer petróleo no convencional, la entrada de maíz argentino al mercado chino y los nuevos acuerdos comerciales con Brasil y con México son la otra porción del núcleo duro de una economía nacional que aguantó lo peor del temporal mundial y se prepara a transitar un año a puro crecimiento y desarrollo.
Y lo mejor: en el reciente fallo del Tribunal que condenó a 16 genocidas del tenebroso Circuito Camps, anida lo que está por venir.  
Te lo cuento.
Junto a la ejemplar condena a los asesinos y torturadores de la dictadura, incluido un civil, Jaime Smart y la detención de otro ex ministro, Alberto Rodríguez Varela, se ordenó “la remisión de copias de las declaraciones prestadas por Lidia Papaleo, Rafael Iannover e Isidoro Graiver, así como de las declaraciones indagatorias prestadas por Norberto Cozzani, al Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº10 de la Capital Federal, donde se investiga el traspaso compulsivo de la empresa Papel Prensa, de conformidad con la solicitud formulada por la querella de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación”.
¿Vieron que tenían razón los Mayas?  

El Argentino, viernes 21 de diciembre de 2012




2 comentarios:

apuntes discontinuos dijo...

Claro que sí. Este es el mundo que comienza. El de la solidaridad, la inclusión, la justicia, la equidad, la dignidad. El mundo que termina es el que construyeron los carroñeros, individualistas, imperialistas y sigue la lista. Este nuevo mundo será disfrutado por los que nunca disfrutaron. En la playa y en malla (pronunciar maya, para advertir el juego de palabras) Muy bueno, abrazo

Comandante Cansado dijo...

Jaaaaaaa. Yo también asocié una cosa a otra (post "A confrontar que se acaba el mundo"). Muy bueno.