viernes, 12 de abril de 2013

Oración a la Justicia



Habló Cristina. Y aunque algunos se enojen, nuevamente anunció el reparo de derechos conculcados sin quitarle nada a nadie: promulgó dos leyes que amparan a la niñez y a las trabajadoras a domicilio.
Los abusadores, los explotadores, los “negreros” de siempre, vayan poniendo las barbas en remojo.
Nosotros, mientras tanto, oremos con la bella poesía de María Elena Walsh:
 “Señora de ojos vendados, con la espada y la balanza, a los justos humillados no les robes la esperanza. Dales la razón y llora. Porque ya es hora”.
Cantemos  todos. O casi todos. Porque hay quienes desafinan hasta cuando respiran.  
Y vendrá la lluvia nuevamente y luego saldrá la luna y después el sol y así será sin parar hasta el último de los días sobre la faz de la tierra.
Y estaremos siempre aquí. Sin penumbras en el alma.
No habrá descanso mientras quede un solo pibe sin la luz de su candil; es decir, sin la escuela ni el abrigo ni el juguete que le corresponde por derecho propio.
No habrá descanso hasta que la justicia sea una justicia plena y vigorosa en manos del pueblo.
Y eso no será posible sin que vos y yo y nuestra descendencia y nuestro vecindario entendamos que ha llegado el momento de calzar las alas, no para volar al cielo sino para que el cielo baje a la panadería y de allí a la plaza del barrio donde juegan nuestros pibes.
El domingo la patria es Venezuela.
Dicen los que saben que el chavismo bolivariano es como el peronismo de los años cincuenta.
Si es así, entonces el kirchnerismo es el chavismo cincuenta años adelante. Y vaya la paradoja: la oposición anhela ser apenas un Capriles. O sea. Una oposición que atrasa cincuenta años de historia. Braden o Perón.
No les vendría mal notificarse que estamos ya en pleno siglo XXI.    
El domingo Nicolás Maduro vencerá. Para que Chávez se reencuentre con su pueblo. Y con nosotros.  
Vendrá la lluvia otra vez y no habrá cautelares que sirvan de paraguas. Sólo servirá para guarecernos esto que aquí decimos: unidad, solidaridad y organización contra los temporales que vengan al derecho y al revés.
Fijate los que se juntan en Rosario con Vargas Llosa y compañía.
La derecha en nuestro país no es una variante de la democracia, sino del golpismo. Con ellos en el gobierno no habrá justicia que valga. Ni Asignación Universal por Hijo ni Fútbol para todos ni TV Pública ni Jubilación digna ni soldados y pibes abrazados solidariamente socorriendo inundados. Los soldados serían mandados nuevamente a tirar contra los pibes.
Fijate Carrió, los ruralistas y los camaristas.  
Blasfeman. Con un incendio de azufre y osamenta que pretende  asustar el patio de la escuela y quemar el sillón de la abuela.
Aún así, seguiremos cantando.

El Argentino, viernes 12 de abril de 2013