viernes, 12 de marzo de 2010

LA VICTORIA DE LOS JUSTOS


11 de Marzo de 1973, allá lejos y hace tiempo.

¿O no es tanto tiempo en términos históricos?

Pareciera que el nudo a desatar para garantizar el desarrollo autónomo del país, sigue siendo el mismo.

En aquel entonces la opción se expresaba en la consigna “Liberación o Dependencia”.

Y hoy se traduce en “Modelo nacional, popular y progresista o Plan de ajuste y mayor endeudamiento”.

O un país grande, diversificado, pujante, con pleno empleo, inclusivo, con redistribución de la riqueza del 50 y 50 para trabajadores y empresarios, democrático, participativo.

O un país achicado, con políticas de ajuste, endeudado, acorralado, exclusivo, de economía primaria agroexportadora, con desempleo creciente.

Fue también lo que se eligió aquel día histórico.

Y triunfó la fórmula Cámpora-Solano Lima.

Triunfó la voluntad de los justos.

Por esos caminos anduvo el pueblo apenas un par de años. Luego, el azote de los injustos cayó como un rayo fusilador.

Y todos empezamos a morir un poco, genocidio mediante.

Ahora, en este instante, estamos entreverados en medio de una multitud de jóvenes que, en su mayoría, nacieron en este último cuarto de siglo de la democracia, pos terrorismo de estado.

Es en la cancha de Ferro el encuentro convocado por el Movimiento Evita.

Y el reencuentro de veteranos que fueron jóvenes en el 73.

Nadie oculta la emoción. Cada abrazo, cada bandera al viento, cada saludo lleva la alegría de los que se saben protagonistas de la historia. Cantan consignas de esperanzas. No hay odios ni ansias de revanchismos.

Todos saben que no se juega el pasado, sino el futuro. Y son más sabios que antes.

“Esta vez gana el pueblo”, se escucha en los abrazos.

El presentador se esfuerza por correr las banderas “para que vean todos” y todos les responden como un coro afinado que “no”. Porque todos quieren mostrarse y presentarse. Nadie se oculta. Están felices.

Los festejos por aquello que muchos interpretaban como un triunfo del Bloque del Frente para la Victoria en el Senado y un nuevo papelón del rejunte opositor, motivaban un estado de ánimo que iba creciendo en dirección a la alegría.

Pero sin triunfalismos.

El comentario de lo sucedido y de las tareas pendientes de aquí en más, corre como agua de manantial en este estadio. El entusiasmo no impide el análisis de la militancia. Por el contrario, lo reverdece.

La fragilidad del arco opositor no radica sólo en su ausencia de propuestas sino en la histeria demostrada por algunos de sus legisladores; histeria y vedetismo que les impide practicar una conducta genuinamente republicana y democrática, piensen como piensen políticamente.

Por la mañana, todas las alarmas de la democracia se volvieron a encender con las declaraciones de una senadora no oficialista, Roxana Latorre, afirmando que hay ánimo golpista en muchos legisladores opositores que desean voltear a Cristina mucho antes del 2011.

Es gravísimo.

Sólo con ánimo golpista se entiende la actitud nefasta de Julio Cobos de atarse impúdicamente a un cargo que ya no le pertenece ni política ni moralmente.

Hasta que aparece Néstor Kirchner y el estadio es una fiesta.

Son peronistas, transversales, nacionales y populares, progresistas, frentistas, militantes barriales, universitarios, sindicalistas.

“Y ya lo ve, y ya lo ve, es la gloriosa jotape”

“Cristina corazón, aquí tenés los pibes para la liberación”

Por un instante, todos tienen un pingüino danzándole el alma.

Al compás de los bombos y los fuegos artificiales.

Es una asamblea a cielo abierto. Escribo en medio de este lindo barullo y todas las historias populares se entrevieran en la memoria.

Alzamos la vista para encontrar, por si acaso, al compañero y la compañera que ya no volverán.

Y sabemos que no están.

Pero pueden más las ganas de un reencuentro imposible, que llevar en el cuero la tragedia.

Habla Kirchner y todos sienten que el modelo nacional se profundiza.

Allá afuera, la ofensiva brutal opositora se topó contra la realidad, que felizmente, sigue siendo la única verdad.


Jorge Giles. El Argentino 12 de 03 de 2010
http://www.elargentino.com/nota-81620-La-victoria-de-los-justos.html

2 comentarios:

Francisco dijo...

Lo suyo es la épica del lamebotismo.

César Dogo dijo...

que semanita papá!!! y hay que seguir así!

Hoy que desde la pirámide hasta el cabildo llenamos la plaza de mayo en apoyo al modelo, a Cristina y a Marcó del Pont y no salió en ningún lado! si iban 50 personas seguro lo pasaban, no?

Nos autoconvocamos por el facebook de 678 y había de todos los colores, no solo peronistas, hasta para mi asombro "señoras" con más aparencia de cacerolas de teflón que nac&pop pero las había muchas, y mejor que asi sea.

"Perfil" dijo que eramos 2000 y convocados por el "programa", más chamuyo bah:
Mis fotos hablan por si y los que etuvieron lo saben.

http://www.facebook.com/album.php?aid=48960&id=1072691016&saved#!/photo.php?pid=1012686&id=1072691016&fbid=1334486596886

Por cierto, no hubo vino, ni chori, eso si hubo mucho cantito para "todos", ni faltó este para pino:

http://www.youtube.com/watch?v=mFhg1gLOJ3E

sldos y gracias a los bloggueros por difundir y por ir también!