jueves, 7 de junio de 2012

Tiempos de rara felicidad



Hoy es el Día del Periodista, en conmemoración de la aparición del primer diario argentino, La Gaceta.
El Primer Congreso Nacional de Periodistas realizado en 1938 y que instauró este Día, lo fundamentaba recordando que fue “el primer medio de prensa con ideas patrióticas”.
Salud Castelli y Belgrano. Salud Rodolfo Walsh. Salud José Luis Cabezas.
Y salud a todos los que día a día honran el digno oficio de testimoniar la verdad y defender los intereses del pueblo y de la patria y no de las corporaciones manchadas de sangre.
El fundador y director de La Gaceta, Mariano Moreno, escribía ese 7 de Junio de 1810: “¿Por qué se han de ocultar a las Provincias sus medidas relativas a solidar su unión, bajo nuevo sistema? ¿Por qué se les ha de tener ignorantes de las noticias prósperas o adversas que manifiesten el sucesivo estado de la Península?... Para el logro de tan justos deseos ha resuelto la Junta que salga a la luz un nuevo periódico semanal, con el título de la Gaceta de Buenos Aires”.
Con estas palabras, seguramente Moreno sería tildado hoy por algunos como “el primer periodista militante”. 
Y cuánto más lo sería por escribir: “El pueblo tiene derecho a saber la conducta de sus representantes, y el honor de éstos se interesa en que todos conozcan la execración con quien miran aquellas reservas y misterios inventados por el poder para cubrir sus delitos. El pueblo no debe contentarse con que sus jefes obren bien, debe aspirar a que nunca puedan obrar mal”.
Hasta qué punto estamos marcados por la historia que “La Gaceta” llevaba como lema central en cada uno de sus números, una frase del historiador romano Tácito: “Tiempos de rara felicidad, aquellos en los cuales se puede sentir lo que se desea y es lícito decirlo”.
Como se verá, en el origen de la patria están nuestras primeras huellas como sociedad libre y democrática.   
¿O acaso es tener ideas patrióticas aplaudir al Reino Unido y criticar al Gobierno de Cristina por defender nuestra soberanía en Malvinas?
¿O es tener ideas patrióticas atacar todos los días, como lo hacen Clarín y La Nación, la  unidad nacional de los argentinos?
Una segunda cita de Tácito quizá lo explica todo: “El poder conseguido por medios culpables nunca se ejercitó en buenos propósitos”.
Nunca en la historia se ejerció el periodismo con tanta libertad como hoy.
Nadie está preso por sus opiniones.
Y sin embargo, nunca estuvo tan en claro que al poder económico y mafioso sí les molesta este oficio cuando se lo ejerce de verdad.   
Esos son, como decía Moreno, los que “miran aquellas reservas y misterios inventados por el poder para cubrir sus delitos”.
Por eso trompean cobardemente a los periodistas. Por eso.

El Argentino, jueves 7 de junio de 2012




1 comentario:

Daniel Mancuso dijo...

feliz día compañero, abrazo grande