viernes, 1 de abril de 2011

Un tirón de orejas



Son francamente patéticos, esos señores de la oposición. Miren sus caras sonrientes en la televisión o en la foto del diario. Se los ve riendo a carcajadas, gastándose bromas por lo bajo, haciendo declaraciones partidarias, como si estuvieran en “TN”. O en el comité. Pero no; están en el cementerio, frente a los restos de Raúl Alfonsín, conmemorando el segundo aniversario de su fallecimiento. Si no respetan a los vivos, porqué esperar que respeten a los muertos, ¿no? “¿Qué les diría hoy Alfonsín a los dirigentes radicales si viviera?” pregunta el cronista a un Julio Cobos que se muestra feliz, vaya a saber porqué. “Nos daría a todos un tirón de orejas” contesta el vicepresidente de la oposición. Y vuelve a sonreír. ¿De qué se ríen él y Duhalde y todos los que allí posaban en ese bochornoso cuadro en pleno cementerio de la Recoleta? A esta dirigencia no hace falta pedirles “calma radicales”. Pero seamos generosos. Regalémosles un título para que cuelguen ese cuadro en el museo de las cosas perdidas: “Final de ciclo” se debería llamar. Antes de seguir, nuestro homenaje sincero y nuestro desagravio por las risas y el mal gusto, al ex presidente Alfonsín. No termina allí nuestra indignación. No se si a usted le pasa lo mismo, pero ver y oír al candidato Buzzi del pejota de Chubut, que responde al gobernador Mario Das Neves, autoproclamándose ganador de las también bochornosas elecciones en esa provincia, con una sonrisa canchera y sobradora, después que se comprobara una infinidad de anomalías, que nadie pudo ser proclamado ganador porque no le dan los números, que se anularon 5 mesas, que no aceptan el pedido del Frente para la Victoria de abrir todas las urnas para hacer más transparentes estas elecciones, que se le cayeron más de mil votos en el escrutinio final…¡indigna a cualquiera! Es el final de ciclo de la vieja política. Allí están. Son tal como se muestran. Ni es necesario pedirles que digan “whisky”. Ven una cámara y se ríen. Aunque estén en un cementerio. Son los “periodistas” del monopolio que interrogan cual verdugos a los dirigentes kirchneristas y amablemente preguntan y nunca repreguntan a los opositores. Son Macri, Gabriela Micheti y Rodríguez Larreta demostrando que si no supieron gobernar una ciudad como Buenos Aires, con el mayor presupuesto del país, mucho menos podrían gobernar la Argentina. Llega el 2 de abril y las Malvinas nos estrujan el alma y la pasión. Ese día se inaugurará una radio comunitaria en el ex centro clandestino de detención de la dictadura, “Olimpo”. Toda una parábola de la historia de los argentinos. Allí donde reinó el silencio y el terror, nacerá una nueva voz.


El Argentino, viernes 1 de abril de 2011

2 comentarios:

Néstor Dulce dijo...

El domingo todos a las urnas !!!
ELECCIONES INTERNAS DEL PERONISMO FEDERAL RODRIGUEZ SAA VS DUHALDE: los dos llaneros solitarios de la política.
- Tienen q salir con antifaz a la calle para q no los puteen
- Sólo se mueven por donde los lleva la "yegua" Plata
- Están más solos q Videla en el día del amigo EJ Rodríguez Saa alquiló un teatro y al salir a escena dijo: "¡Se ...ñoras y señores!". Y el único asistente al evento, le contestó: "Llámeme Pepe, nomás".
En otra ocasión, Duhalde está esperando que llegue alguien para realizar su acto proselitista. Pasan las horas y nadie se acerca. En eso suena el TE y una voz le pregunta:
"¿A qué hora comienza el acto?" "Y ... ¿a qué hora podría ud venir?" -reponde - Son los llaneros q quieren arregar a los tiros contra la gente el problema de la inseguridad ¡Qué vivos! Ellos piensan estar del lado de los q disparan LEER MAS EN EL BLOG www.kikitodulce.blogspot.com

Beatriz Fernández Vila dijo...

Seré curioso

En una exacta
foto del diario
………………
………………

vi en pleno gozo
y en plena euforia
y en plena risa
sus rostro simple

seré curioso
…………….
de qué se ríe
de qué se ríe.

Mario Benedetti

La pose para la foto, y la risa, para ese mundo virtual en el que viven, es lo máximo a que pueden aspirar. No saben para qué, ignoran cómo, pero están convencidos de que representan la nueva política. Y en tanto las cámaras y los flashes permanecen encendidos, gozan de esa especie de felicidad boba que se les adivina.