lunes, 15 de julio de 2013

Con el piberío en Tecnópolis



El piberío ya está de vacaciones. Y en esta patria donde volvieron a ser  los únicos privilegiados, hay que hacer un lugar en la agenda diaria para salir a pasear y a jugar con ellos. Lo que nos permita el tiempo. Felizmente hay lugares para ir y donde ser feliz no cuesta ni un centavo.
Háganos caso; vaya con su familia a Tecnópolis y conozca más de la vida, divirtiéndose.
La mega muestra de ciencia y tecnología no es ni más ni menos que una maqueta viviente del país que reconstruimos y del que vamos a seguir construyendo si nos comprometemos todos.
Vaya a Tecnópolis y después me cuenta de los peces y los dinosaurios y los aviones y  juegos computarizados. Ese es el país real. Lo demás es puro cuento.
Faltan 4 domingos para volver a las urnas.
En estas elecciones primarias, las PASO que le dicen, la ciudadanía acomodará con su voto democrático el orden de partida rumbo a las legislativas de octubre próximo. 
Va quedando en claro que la oposición  carece de propuestas alternativas que resulten superadoras del rumbo del gobierno que preside Cristina. 
Parten, además, de un presupuesto que enturbia cualquier programa opositor: su posible “éxito” implica el debilitamiento del proyecto de país que más hizo por la educación, la salud, el trabajo, la niñez y la ancianidad.
Por eso esta vez nadie puede ni debe equivocarse ni argumentar que no sabe quiénes son los fulanos que van de candidatos. Somos pocos y nos conocemos mucho.
Y si entramos a dudar sólo hace falta preguntarnos:
¿Qué está pasando en la Ciudad de Buenos Aires con los hospitales y con las escuelas públicas?
¿Y qué está pasando en la Córdoba de De la Sota?
¿Sabía usted que el gobierno de Macri descontó un 20 %  del salario de los médicos y otros profesionales de la salud?
¿Sabía usted que en simultáneo a esta quita de salarios, el gabinete de Macri se aumentó un 75 % en sus propios haberes?
La conclusión surge fácil y dolorosa: están vaciando las escuelas y los hospitales en beneficio privado.
Estos son los cráneos que llevan a Sergio Massa como candidato en Buenos Aires.
Es un deber ciudadano saber cómo gobiernan, no cómo hablan con frases edulcoradas para engañar a la tribuna.
Miren la fotografía patética de Gabriela Michetti , Santilli y otros funcionarios PRO arriba de una calesita. Esos infantilizados son miembros de un gobierno que ordenó reprimir a pacientes, médicos y enfermeros del Hospital Borda.
¿Alguno de ellos condenó el secuestro del Presidente de la hermana Bolivia, Evo Morales, en la vieja Europa?
No dijeron nada porque son socios del español  Mariano Rajoy en la misma Fundación de partidos de derecha.
 ¿Lo sabía usted?
En fin. Vayamos a Tecnópolis. Pero no olvidemos.

El Argentino, lunes 15 de julio de 2013