jueves, 17 de diciembre de 2009

EL BASTARDEO DE LA SOLIDARIDAD

Cuando ocupan el espacio público exigiendo que se les pague sin tener que trabajar. Cuando se está inscripto en un Plan como lo están, pero aún así muestran su rabia por no tener el manejo clientelar oficializado de "su" grupo.

Cuando atentan contra la necesidad de otros miles de compatriotas.

Cuando esa falsa progresía ataca de nuevo a un gobierno popular, es señal que la trampa está tendida.

Hay que mirar muy bien el sendero para no pisarla.

La derecha sabe que el 2010 será un mejor año para el pueblo. Y no lo puede admitir.

Es preciso juntar todas las esquirlas del bombardeo mediático, para entender mejor lo que viene pasando.

No es para asustarse, sino para ser precavidos.

La provocación de Macri con el espía y con Abel Posse. Las embestidas de Duhalde. La denuncia del gobierno bonaerense sobre el origen de la inseguridad. Las amenazas de muerte a la Presidenta. Las palabrotas golpistas de Biolcatti.

Y por si les faltaba un flanco de ataque por "izquierda", ahora ya lo tienen.

Adentro y afuera del Congreso.

¿Vio la tele ayer? ¿Notó que las noticias unían el acampe piquetero en la Avenida 9 de Julio con las declaraciones pesimistas del funcionario de los EE.UU.?

Tanto el canal de De Narváez como TN se dieron una panzada con la escena montada frente al Ministerio de Desarrollo Social.

Estaban eufóricos relatando "la ofensiva piquetera antikirchnerista".

"Bravo muchachos", parecían alentarlos.

Le sirven como anillo al dedo al poder económico mediático con este acampe motivado no en la falta de trabajo, sino al revés, por que el Estado nacional, provincial y comunal recuperó la potestad de garantizar un empleo digno para todos.

Algunas escenas fueron francamente vergonzosas y los pintan de cuerpo entero.

Los referentes del grupo denunciaban que el gobierno, al que atacan y le ocupan edificios, no les provee alimentos, líquidos y baños adecuados para seguir con la toma. O sea. Es como si entraran a tu casa y el intruso te denuncia por que no le serviste ni pizza ni cerveza.

Revolucionarios, pero con pantalla plana.

Los jefes políticos que planificaron y decidieron este acampe, saben lo que están haciendo. No los cubre la inocencia fértil del compromiso militante. No los anima la voluntad inquebrantable de ayudar a fortalecer el rumbo solidario de este proceso político del que formaron parte alguna vez.

Es la degradación de la militancia que proclaman. Es el bastardeo final de la solidaridad.

Que esté en plena marcha el Plan Argentina Trabaja que devolverá la dignidad del empleo a decenas de miles de compatriotas no tiene valor si no son ellos los jefes del reparto clientelista. Y como se les dijo que este Gobierno, este Estado, este modelo de país no se deja extorsionar por las minorías clientelares, montaron la triste desvergüenza de usar a los compatriotas más pobres para "combatirlo".

La historia enseña que todos los procesos populares sufrieron este mismo juego de pinzas. Pero esta vez, hay memoria.

Los datos oficiales y las previsiones sobre la economía en el 2010 son altamente favorables a los intereses del país y a su población.

La industria, el agro, la construcción, el turismo, tendrán un año más que halagüeño. Eso implica más producción y más trabajo.

El gobierno no descansa su espalda en los presuntos vientos de cola y asegura una política social de empleo que garantice el desarrollo económico con mayor inclusión.

La burda mentira dice que hay un desfasaje pronunciado entre la política y la economía. Como si la imagen política del gobierno sube por la escalera y la economía por el ascensor. ¿A quién le van a hacer creer semejante falacia?

Si la economía avanza posibilitando el crecimiento del empleo, como todos reconocen, es por que hay una política encabezada por la Presidenta de la Nación que lo posibilita.

Contra esa política apunta la pantalla partida. De un lado "la inseguridad".

Del otro, "el acampe".


Jorge Giles. El Argentino. 17.12.09
http://www.elargentino.com/nota-70059-El-bastardeo-de-la-solidaridad.html

2 comentarios:

Fernando Bonatto dijo...

Estimado,hoy por hoy ,se bastardeo el rol de las organizaciones sociales al punto que el avance del trabajo real es visto como un problema para cierta dirigencia piquetera que se queda sin "tropa"
En general se habla de clientelismo cuando esta dirigencia la practica sin escrupulos.
Duhalde en el 2001 tuvo un gran acierto desde el punto de vista de los sectores del poder tradicional
Repartio a manos llenas los planes sociales entre la dirigencia piquetera transformando a los incendiarios en bomberos
No se puede generalizar al respecto
pero hay una mezquindad enorme entre algunos y actitudes mercenarias entre otros
Saludos Cordiales

Emilio dijo...

Muy bueno el árticulo al igual que la reflexión de Fernando, saludos.