lunes, 3 de agosto de 2009

ENTRE ESOS TIPOS Y YO HAY ALGO PERSONAL

El discurso del jefe de la Sociedad Rural, Hugo Biolcatti, impregnado de un repentino amor por los pobres, hizo recordar esa dolorosa fotografía del comisario que abrazó a una Madre de Plaza de Mayo, casi con emoción y compasión. Parecía la imagen descarnada de la reconciliación entre los familiares de los desaparecidos y aquellos que siendo uniformados, se solidarizaban con pureza con el dolor ajeno.
Tiempo después se supo que el oficial de la policía era un temible represor, reconocido como torturador por algunos sobrevivientes.
La presencia en la gráfica de los diarios durante la semana, de Alfredo De Angeli soplándoles la nuca a los legisladores durante las reuniones de las Comisiones del Parlamento Nacional, vigilando la acción de cada uno de ellos, hizo decir a un escriba dominguero del diario Clarín, que le parecía a un agente de la GESTAPO.
Para que lo digan ellos, debe ser muy fuerte, ¿no?
Las editoriales casi golpistas de los medios monopólicos durante la semana y particularmente ayer en sus editoriales y notas reflejando los distintos discursos en la Exposición agro ganadera de Palermo, tuvieron su coronación en la nota de opinión del jefe rural del medio ya mencionado.
Dice este señor textualmente hablando del discurso de Biolcatti:
“El verdadero significado del mensaje es que el agro se siente maduro no ya para reclamar, sino para participar e incluso liderar un giro en el rumbo económico y social…el eje del mensaje fue robarle el discurso de lo social al gobierno…tomó la cuestión del Bicentenario para hacer un llamado fundacional”
Léalo de nuevo por favor. No para disparar ninguna grosería contra todos ellos. No hay que caer en la trampa. Se saben poderosos. Lo son, sin dudas, pero en el campo de la violencia tienen siglos de experiencia. Saben difamar. Saben tender un cerco de impunidad sobre sus adversarios y enemigos. Y “enemigos” es un concepto que para ellos nunca fue enterrado, sino estuvo al alcance de sus fauces para arrojarlas a quien ose discutirles, cuestionarles, negarles o pretender compartir las riquezas y el ingreso.
Cristina lo hizo y no se lo perdonan.
En un texto anterior, rescatamos un viejo pregón que reza: “Cuando el adversario canta tus mismas canciones, repite tus palabras, dice que sueña tus mismos sueños y levanta tus banderas, entonces prepárate, te están robando la patria”
Es eso lo que viene ocurriendo precisamente. Llenan de guirnaldas sus blindajes para ganar la simpatía de quienes están destinados a ser sus próximas víctimas sociales: todos nosotros, la sociedad toda.
Tres reflexiones finales para empezar la semana.
Una. La oposición seria y responsable, piense como piense, deberá poner la defensa del sistema democrático con las barbas en remojo. Esta embestida ruralista pone en jaque a la democracia; no al gobierno de “los Kirchner” como proclaman. Están avanzando sobre oficialismo y oposición, presurosos por ganar terreno, arreando a los chicotazos a los dirigentes opositores como llevaban (¿o llevan aún?) a los peones en sus campos. Son voraces. Se creen los dueños de la Patria y nuestro destino. Usan su poderío y saben valerse de conversos y quebrados que hasta ayer fueron del campo nacional y popular y hoy son tan solo amigos del “campo”, a secas.
Dos. El gobierno democrático lo es y lo será en tanto gobierne para el conjunto de la sociedad y en particular de sus sectores más vulnerables. Haber invertido 21.700 millones de pesos en subsidios al sector del “campo” merecería carteles gigantes en las calles y avenidas para que todo el mundo lo sepa. Pero el marco del dialogo abierto no debe retroceder ante ningún beligerante por poderoso que se sienta.
Tres. La sociedad, la gente, el pueblo, como guste llamarse, deberá entender que estamos en tiempos de descuento. Hay que identificarlos en sus verdaderos propósitos. En su verdadera historia de clase. Saber de donde vienen nos ayudará a saber hacia adonde van ahora.
Cuando Joan Manuel Serrat canta aquella canción que nos presta el título, está diciendo en nombre nuestro que “entre esos tipos y yo hay algo personal”: La vida.


Jorge Giles. El Argentino. 03.08.09
http://www.elargentino.com/nota-52061-Entre-esos-tipos-y-yo-hay-algo-personal.html

1 comentario:

El Repúblico Javier dijo...

Excelente post Jorge. Esta gente se dejó de chiquilinadas y va por la parte del león ahora.
No es otra cosa que la línea histórica de la SRA, con el agravante que ahora le hacen el coro fuerzas que antes se consideraban progresistas como FAA, e incluso parte de la oposición suicida.
Lo linkeo desde mi blog.

saludos!