lunes, 13 de abril de 2009

¡MIRÁ QUIÉN HABLA!

¿Se acuerda de aquel riojano que un día confesó sonriente que “si hubiese dicho lo que iba a hacer en el gobierno, el pueblo no me hubiese votado?”
¿Y del otro que dijo que no renunciaría a su cargo de Vicepresidente porque “sería defraudar a las instituciones de la república irme, justo ahora que se necesita equilibrar la balanza en defensa del campo y de los que no se sienten representados por el Gobierno”?
¿Se acuerda de aquella dirigente porteña que declaró que no iba a la Legislatura como era su deber porque no le gustaba ese rol y que lo suyo era el ejecutivo secundando a Mauricio?
¿Y de aquel dirigente radical que declaró que “a Cobos lo convencieron con la billetera y por eso lo expulsamos de por vida del partido”?
¿Y qué me cuenta del millonario que hace un puñado de días confesó que está gastando millones de pesos por día para inventarse su campaña publicitaria como candidato de la nueva derecha?
Es el país de la mentira y la hipocresía el que los cobija a todos, sean del partido que sean. Se llamen Menem, Cobos, Gerardo Morales, Gabriela Michetti, Francisco De Narváez. O Mongo Aurelio.
Y no es bueno vivir en un país donde sólo tengamos asegurado a futuro el remordimiento.
El desencanto colocado a plazo fijo, es la antesala de nuestro derrumbe. En la vida cotidiana y en una sociedad.
Hay que rescatar la verdad de sus secuestradores, ahora que ya los tenemos identificados. Son los que dicen estas necedades que se dijeron y que se dicen hoy más que nunca.
Menem falseó su palabra cuando prometió defender a los más pobres y gobernó para los más ricos entre los ricos. Cobos fue elegido para acompañar a la Presidenta y termina dando un golpe de baja intensidad, inaugurando el absurdo de convertirse en el primer opositor y oficialista al mismo tiempo. Está para el Libro Guinness de los records.
Los que hoy se escandalizan con las probables candidaturas del gobernador Scioli y de los intendentes y de Néstor Kirchner, son los autores confesos del delito de falsa democracia. Prometen una cosa y hacen otra. Todo el tiempo. ¿No será hora que digamos basta, a tanto cinismo a cara descubierta? ¿No habrá llegado el momento que les saquemos las máscaras a los santurrones y las mojigatas que venden sus sonrisas de “buenazos y macanudas” mientras preparan la vuelta al pasado más oprobioso que padecimos?
¿Por qué no nos animamos a construir una democracia distinta, donde sea siempre honorable decir la verdad y sea siempre miserable mentir como algunos mienten?
¿Por qué no empezamos a construir una nueva institucionalidad donde las instituciones se llenen de pueblo y se parezcan al pueblo? ¿Por qué no defender, a los gritos o susurros según mande la prudencia, que resulta necesario que el pueblo decida cuando hay tanta crispación opositora?
Una nueva institucionalidad es la que permite plebiscitar colectivamente el modelo de país que queremos, que permite alejar los fantasmas del pasado violento, que nos convoque a votar libremente para que la palabra del pueblo sea escuchada por todos.
Una nueva institucionalidad es la que somete un mandato a mitad de camino sin esconderse, sin violentarse, diciendo a los cuatro vientos cuál es el modelo de país que defienden y lo somete a decisión del soberano.
Tanta hipocresía terminó por ponerle una pátina pegajosa a la democracia y ahora que simplemente se llamó a sincerar la voz del pueblo, corren desesperados por las cornisas gritando “¡auxilio, están llamando a votar!”
Hay que bucear en los viejos papeles de la memoria para no errar el camino. Hay que recordar cuando empieza el día o cuando cae la noche, que somos parte de un país dolido por una y mil traiciones.
Porque si la historia sólo es un rosario de remordimientos y desencantos, no valdría la pena esta rebeldía que derrumba muros.
Hay que animarse a gritarles “piedra libre” cada vez que nos mienten.
O simplemente, “mira quién habla”, con el que uno acostumbra decirles a los mentirosos.
(El Argentino. 13.04.09)

6 comentarios:

Pablo dijo...

Bri-llan-te

Tomy dijo...

brillante??? por diossssss
no soporto al tipo este.. dice q no le pica el dengue... q no lo roban ... q los K no mienten

me enferrma

El regreso de la China dijo...

Ah.. bueno, perdió todo tipo de credibilidad y seriedad al ser el administrador de una página porno. Estos servicios están cada vez más brutitos.

Jorge, ratifico lo dicho por Pablo

BRI.LLAN.TE

Contango dijo...

Hola Jorge; lo quería felicitar por la lucidez de sus notas, dejarle mis saludos y un simple gracias por poner en palabras lo que muchos sentimos, pero se nos hace difícil hilar en palabras. Gracias!!

Dario A. F.

Tomy dijo...

al q volvio de la china..

q tiene q ver el culo con la sopa?

Renso dijo...

Tomás seguí haciéndote la tota mientras cumplís tus horarios de ñoqui pagado para putear sin pensar a gente que nada tiene que ver con vos. Guardate mejor, pichi.