miércoles, 6 de mayo de 2009

UNA NUEVA ARGENTINA ES POSIBLE

Ayer sucedieron tres hechos relevantes para la democracia argentina, que no pueden ni deben quedar desconectados ni mucho menos subestimados.
Cada uno de ellos constituye el modelo de país que la ciudadanía juzgará en las urnas el 28 de junio. Y usted sabe, los hechos políticos se juzgan por sus logros o sus fracasos, por la defensa de los intereses populares o por su abandono. De nada vale la presunta moralidad de los que hunden a un pueblo en la mayor de sus miserias.
Videla, por ejemplo, comulgaba en cada misa. Menem y De la Rúa, también.
El primer hecho fue la caminata imprevista de Néstor Kirchner por las calles de Florencio Varela, en el profundo conurbano bonaerense. Para la mayoría de los vecinos fue una grata sorpresa. Y no se quedaron paralizados por el asombro, sino que empezaron a marchar masivamente a su lado, en medio de abrazos y besos, de chicos que se colgaban de su cuello, de madres que le alcanzaban a su bebe para extender lo mejor de sus afectos.
El segundo dato fue la reunión mantenida por los Ministros Carlos Tomada y Débora Giorgi con los representantes de los trabajadores metalúrgicos de la empresa Mahle, recientemente cerrada por sus dueños. Las autoridades nacionales informaron acerca de las diligencias oficiales emprendidas para recuperar la producción fabril, con nuevos propietarios y con la tutela permanente del Gobierno Nacional. Se cuenta que el Ministro de Trabajo transmitió a los trabajadores un mensaje de la Presidenta Cristina Fernández: “Toda mi solidaridad para los trabajadores y sus familias y todo el compromiso de nuestro Gobierno para que la fábrica se reabra cuanto antes, con o sin Mahle”
El tercer hecho es el significado que tienen la presencia y las palabras de la Presidenta en San Miguel de Tucumán. En medio de un mundo que no para de desplomarse, Cristina presidió junto al Gobernador José Alperovich la creación de la Dirección Nacional de Agroenergía, la ejecución de nuevas inversiones en obras de infraestructura y la instalación de un Biodestor para un Ingenio azucarero, que es una planta de última generación para el tratamiento del desecho de la caña de azúcar. Allí, la Presidenta compartió un informe económico internacional que indica con cifras elocuentes, que mientras los países desarrollados cayeron más del 30 % en inversiones extranjeras directas, la Argentina integra el lote de los cinco países emergentes que más crecieron en el mismo rubro a escala mundial.
La democracia está viva cuando sirve a los sectores populares, cuando sale de la poltrona de los despachos burocráticos y camina por las calles que caminan los ciudadanos de a pie, cuando puede armonizar y fusionar las instituciones republicanas con las voces de sus pueblos. La democracia sirve cuando sirve a todos los ciudadanos. Por eso es importante que alguien como Néstor Kirchner, con su historia a cuestas, con su responsabilidad política, con la mayor representatividad partidaria de este modelo de inclusión gobernante, se haya abrazado con los humildes habitantes del barrio Don Orione, reafirmando su condición de militante y dirigente de un proyecto político que defiende el camino que el país transita con medidas y planes concretos.
Porque no se trata de caminar para el show televisivo, sino de calzarse las botas de un proyecto político y salir a defenderlo casa por casa, barrio por barrio.
La democracia vive cuando el Gobierno se ocupa y preocupa por defender el empleo de los trabajadores, como está ocurriendo con la empresa Mahle. Ningún funcionario se escondió tras el argumento ya sufrido antes del 2003 que “así son las leyes del mercado” y “chau pinela”. Se ocuparon de los trabajadores sin importarles que la fábrica esté instalada en una provincia gobernada por un opositor. Tampoco se escudaron en el dato de que esa empresa viene de cerrar otra fábrica de su propiedad en Brasil dejando a 2.500 operarios desocupados.
Aquí nadie queda a la intemperie.
Ese es el mensaje y la actitud concreta asumida por el Gobierno Nacional.
Y por último, cuando la Presidenta dijo ayer que “en la Argentina, la variable de ajuste no pasará nunca más por los trabajadores y los jubilados” estaba anunciando un compromiso inalterable con un modelo de vida para todos los argentinos.
Esto es lo que usted juzgará democráticamente en las próximas elecciones.

(El Argentino. 06.05.09)

3 comentarios:

Anónimo dijo...

No sea tan gil! mire esto!

http://www.fumarpaco.com.ar/kirchner/

a ver que opina!

mgorraiz@hotmail.com

CASPA DE MALDITOS dijo...

Gil sos vos anónimo, no ves que te fumaste todo el paco ideológico que te vendieron los medios, sin chistar?
AUnque sea pedí que te entreguen un par de Choris? O lo hacés gratis? Mhhh no creo, seguroi que sos un cybertroll pagado por algun opositor.
Che muy bueno el blog, y muy bueno el post. Y a aguantar las toscas que el 28-j nos encontrará unidos, nunca dominados.

MONA dijo...

Es cierto lo que dice. Y es esperanzador. Después de décadas de deterioro económico, político y social que hemos sufrido, es lógico que todavía tengamos dificultades. Yo no apoyo a este (o a cualquier) gobierno "porque hace todo bien", ya que posturas de esa naturaleza serían infantiles dado el estado de situación en el que nos encontramos. Pensar seriamente la cosa, nos coloca en la posición de saber que el proceso que llevará de-donde-estamos a donde-queremos-estar, es un proceso que tomará años y varios gobiernos sucesivos. De ahí la importancia de cuidar lo que ha sido bueno independientemente de lo que queramos cambiar al votar a alguien distinto. Y es justamente por este motivo que apoyo a éste gobierno: lo apoyo por lo bueno que hace (y ha hecho), que veo que la oposición política se niega a reconocer, por lo que me lleva a pensar que esas cosas buenas que yo veo, ellos creen (o hacen de cuenta que creen) que son malas. Yo no puedo pensar que 4.000.000 de puestos de trabajo, 10.000 nuevas industrias y muchas cosas mas, sean algo malo. Lo que escucho decir a la oposición política es que "todo lo que hace el gobierno está mal". ¿Puede ser que todo sea malo? Cuando uno cree que todo lo que hicieron está mal, entonces "cae" en posiciones tales como que "los votan los negros porque les dan choripanes", lo que es, lisa y llanamente, negar la realidad de millones de argentinos que hoy tienen trabajo (su problema hoy es mantener el poder adquisitivo del salario, a diferencia de los 90, donde su problema era NO TENER TRABAJO).
Esto es lo que valoro. Por eso, ni lo dudo: voto a los K. Por eso. Hay otra Aergentina que es posible.
Saludos