jueves, 20 de octubre de 2011

Los días más felices están por venir


Mientras íbamos ayer rumbo al Teatro Coliseo, al cierre de Campaña de Cristina, la radio informaba que más de cien mil personas marchaban a esa misma hora en Grecia en contra de un nuevo ajuste neoliberal y eran salvajemente reprimidas por la policía.

Cambiamos de emisora buscando el remanso de una buena música, pero otro noticiero nos llevaba a Chile, con sus estudiantes movilizados en permanente rebeldía por una educación pública, semejante a la Argentina.

Antes de llegar al Coliseo porteño, una marcha de docentes manifestaba su rechazo al último intento de la jefatura de Macri por quitarle sus legítimos derechos.

El mundo está agitado alrededor nuestro.

Grecia, Chile y esta Buenos Aires tan bella como injusta, se parecen demasiado en su gestión de gobierno.

Lo viejo se derrumba y en la caída muestra toda la ferocidad de su grotesca desnudez.

El Futbol para Todos fue y es un vendaval que corrió las cortinas del poder escondido y mafioso. No se trata de una disputa deportiva el escándalo que vemos en estos días. Ni de una guerra de clubes.

Se trata del viejo país que compraba con dinero a quién se le antojaba.

¿Nombran a Magnetto, a un tal Aranda, a un tal Clarín en el video que compromete a todos los que participaban en el toma y daca? ¿Qué dirá su señoría, la justicia? ¿Qué dirán los titulares de TN? ¿Qué sólo se trata de asuntos vinculados a Torneos y Competencias?

Como cuando apretaron a un actor para que se baje de una ficción televisada sobre Magnetto y lo mandaron a la sección “Espectáculos”.

O cuando se quedaron con Papel Prensa, dictadura mediante y lo mandaron a sección “Negocios”.

Pero cuando se quedaron con los pibes, cuando torturaron a Lidia Papaleo, cuando fusilaban mediáticamente a Néstor y Cristina todos los días del año, fue el pueblo el que puso en su memoria cada uno de estos hechos trágicos.

Entramos al Teatro Coliseo, luego de abrazarnos con los jóvenes de La Cámpora que cubrían la plaza Libertad, con más libertad que nunca.

Se agitan las banderas. Vuelan las consignas por el aire. Se habla de Néstor todo el tiempo. Si hasta me parece verlo saludando a todos con un beso de campeón con las dos manos.

Aparece Cristina en el escenario. Y el corazón estalla de amor y preanuncia el futuro.

Aquí no hay odios ni resentimientos.

Tengo una sensación: estos locos y locas vienen por más. Lo dicen los científicos, los trabajadores, las jubiladas, los deportistas y los nietos recuperados que acompañan a Cristina.

Vienen por más trabajo y mejores salarios, más educación, salud, viviendas y unidad nacional.

Un país justo sólo se construye con la fuerza del amor.

Es una cosa de locos. Pero es así nomás.

El Argentino, jueves 20 de octubre de 2011

5 comentarios:

Estupa dijo...

Se van a terminar de robar el pais. Lamentable.

Daniel Mancuso dijo...

qué alegría enorme, los logros y los sueños, abrazo

jorge giles dijo...

Un fuerte abrazo Daniel, en esta alegría que sólo es patrimonio de los humildes de corazón, los que lloran de emoción cuando los sueños y los logros le pertenecen a todo un pueblo, colectivamente. Los egoistas y vacíos de corazón,no pueden ser felices. pobrecitos ellos. otro fuerte abrazo.y feliz domingo el domingo. jorge

Nelson de Congreso dijo...

Fui uno de los miles q nos quedamos afuera en el Coliseo, al no poder entrar por tener su capacidad colmada. Pero igual el clima q viviamos era de fiesta. Nada mas lejos de esos rostros que la crispación. Había, sí, mucha "CrisPasión". Y al escuchar a la Presidenta Coraje, como la llamaba Néstor, la emoción fue indescriptible. Sus palabras nos colmaron, como siempre, de alegría y esperanza. Lejos, muy lejos de Cristina, aparece una desangelada oposición que se cae a pedazos, al punto que cuesta comprender para qué se presentan: un ex Mierdachi con los más abyectos prejuicios gorilas contra los pobres, un ex bañero de la Triple A blasfemando contra nuestra dignísima Madre Hebe y reclamando respeto para los torturadores y genocidas, un Ricardito que confunde a Guillermo Moreno con Mariano M., una Carrió cayendo en el túnel más profundo de la intrscendencia... Frente a estos opositores, Cristina puede llegar a superar el 62% de Perón en 1973, macimo porcentaje de votos para presidente conseguido hasta ahora.

Jorge Giles dijo...

Un fuerte abrazo Compañero Nelson!!! Hasta la victoria de nuestro pueblo, siempre!!!