domingo, 15 de febrero de 2009

¿DE QUÉ SE RIEN LOS OPOSITORES?

Es domingo, salimos a caminar y estirar los huesos cansados del trajín semanal y llegando hasta usted empuñando la verdad y la memoria. Celebrar la consagración de la palabra justa, descorrer los telones que nos tienden los mentirosos, descubrir las verdades que nos ocultan desde hace tanto tiempo, escuchar que “el campo” no cortará las rutas y que además sea domingo, es para festejar.
La semana que pasó fue de las más intensas de los últimos tiempos. Veamos.
La Presidenta anduvo de aquí para allá trabajando de Presidenta. Fue a España, subscribió acuerdos comerciales, culturales e institucionales y volvió con el corazón puesto en los hermanos sufridos de Tartagal.
A su regreso de Europa, bajó en Ezeiza, saludó a su familia y voló hasta Salta. Del Palacio de los Monarcas españoles a la tierra de los wichis, chorotes y guaraníes. De la alfombra de los Reyes, al lodo doliente de nuestros hermanos salteños. Todo un gesto que enaltece a los argentinos de bien, piense usted como piense, vote a quien vote después. Es de buena gente valorar la solidaridad en un país arrasado por el individualismo y el egoísmo del “no te metás”. Mucho más cuando es el Estado el que procura que entremos todos a la Argentina democrática de la inclusión social.
Al regreso de Tartagal, Cristina presidió en la Residencia de Olivos, un encuentro con dos mil representantes de distintas organizaciones sociales y pequeñas cooperativas, anunciando el mayor Plan de Ayuda Social, de alcance federal, de los últimos 50 años, reglamentó la Ley en defensa de nuestros Bosques Nativos, inauguró en la ex ESMA el primer Centro internacional de promoción de los Derechos Humanos y anunció la recuperación de otra nieta de nuestras Abuelas de Plaza de Mayo.
No está nada mal entonces que aprovechemos el día para alegrarnos, con sano orgullo nacional, sabiendo que mientras en los países más ricos derramaron toneladas de dinero para salvar bancos y financieras, en el nuestro el Estado se pone del lado de los que más necesitan, defendiendo el trabajo y la producción. Esa decisión alienta a perseverar en el camino que venimos recorriendo desde la presidencia de Néstor Kirchner. Corrigiendo lo que está mal. Profundizando el modelo en marcha. Lo que usted quiera, pero cuidando lo que hemos logrado hasta ahora.
Claro, mientras nuestros hermanos se mueren de angustia en Tartagal, los opositores salen por cadena televisiva riéndose en un hotel 5 estrellas y hablando de roscas partidarias y boletas electorales. ¿De qué se ríen? Esa escena fue un insulto que hiere lo más profundo de la condición humana.
En la Unión Transitoria de Intereses (UTI) y de la mano de Macri, estaban Felipe Solá y De Narváez y en el otro rincón, los radicales conservadores y la coalición de Carrió, usando el Congreso Nacional como si fuese un comité partidario.
¡¿No me diga que el regreso del menemismo y la alianza delarruista no le da un poquito de escozor?!
El otro que ríe y no sabemos de qué, es Julio Cleto Cobos.
Los escribas de algunos grandes medios aseguran que Cobos despierta simpatía en una parte de la sociedad argentina. Si fuese así y perdonen la imprudencia, algo malo nos está pasando. ¿Porqué? Porque la única “gesta” que se le conoce a Cobos es haber traicionado el rol que le confío la ciudadanía, votando contra la Resolución 125 para redistribuir equitativamente la riqueza. Dirán que el hombre votó con su conciencia y no con su deber institucional. Pues bien, aceptemos el argumento, pero de inmediato debería haber presentado su renuncia. Eso sería una muestra de dignidad. No fue así, Cobos sigue usufructuando el cargo, cobrando un sueldo y desertando a diario del Poder Ejecutivo al que se debe. En cualquier otro trabajo, en cualquier otro gobierno, lo hubiesen echado por ñoqui y desertor de sus funciones.
¡Y algunos dicen, sin vergüenza alguna, que este gobierno es intolerante!
No nos merecemos como sociedad aplaudir estas inconductas que deshonran la democracia.
Están los pibes mirando y es preciso dar buenos ejemplos de moral cívica y ética política ¿no le parece Cobos?

Publicado en El Argentino del Domingo 15 de febrero de 2009 tapa y contratapa

1 comentario:

GUILLERMO DONARI dijo...

Estimado Jorge: Lo he descubierto recientemente y me alegra haberlo hecho. Tiene una forma de escribir muy llana, comprensible y profunda. Me gustan sus conceptos y apreciaciones. Lo invito a visitar mi blog que inaugurè hace unos meses por intermedio de un amigo: Gerardo Fernandez (su blog es tirandoalmedio.blogspot). El mìo lleva, al igual que el suyo mi propio nombre: www.guillermodonari.blogspot.com. Tengo 10 años menos que usted pero me identifico en muchos de sus anàlisis. Un abrazo