domingo, 23 de noviembre de 2008

LOS PIES DESCALZOS DE LA VICTORIA

La historia es así de caprichosa. Elije su destino, determina sus tiempos, llama a silencio o bullicios y andá a cantarle a Gardel. Se sube a un tren en La Plata y baja en el Malgreb, dialoga con Perón por la mañana y a la tarde borronea con Khadafi una amistad del Sur que nos haga más libres, en un mundo nuevo que habrá que inventar.
Es tan sabia que cuando algunos creían que doblaban las campanas en el funeral de las utopías, un vendaval de pueblos olvidados irrumpió en el momento exacto que los mercaderes caían atragantados con su codicia. El banquete neoliberal ha terminado.
Ahí se despide Bush como alma en pena, con tantos pibes muertos al pie de sus misiles. Él y sus banqueros fingen que es apenas un malestar pasajero y es el sistema arterial financiero el que les estalló en las entrañas, dejándolos sin aire.
Hoy estamos de nostalgia y alegría. Con una flota de aviones que vuelve a ser argentina y un Estado que se reconstruye sobre sus escombros, recuperando la soberanía de nuestros ahorros. Vamos por el futuro, ahora o nunca. No hay tiempo que perder. Ni demorarse bajo el fuego a granel de los grandes medios. Ni caer en la trampa del divisionismo. Ni responder la ofensa de una señora regordeta y republicana, formada en un cuartel del Chaco, ni la provocación de los vice gansos ni los pituquitos como Isidorito Macri.
Esta vez no habrá más penas ni olvidos, aunque duela que no estén aquí todos los compañeros, duele que sean para siempre parte del río y el mar y que no puedan disfrutar lo que les pertenece por dolores propios.
Hay que agrupar filas con Néstor y Cristina, saber que llegó la hora de los pueblos, así en Bolivia como en el cielo de la América toda, así con Lula, Chávez y Correa. Lo que se muere es un mundo viejo, injusto y guerrero. Es su caída, no la nuestra. Vamos a alumbrar otro mundo de aquí en adelante. Nada nos será fácil ¿o alguna vez lo fue?
Mientras la derecha derrama leche en los caminos y faena lecheras sin compasión, nosotros decidimos vivir, no de cualquier modo, sino justos, libres y solidarios.
Es ahora la hora de la historia que tarda en llegar pero no sabe esperar cuando lo decide. Se llamará Evita, se llamará Germán.
Los que pudimos ver tan sólo los pies descalzos de la victoria, creemos que es tiempo de verla todita, bella y desnuda, con la melena al viento y un pan bajo el brazo, junto a un pueblo entero.

(Miradas al Sur, 23/11/08)

4 comentarios:

anima dijo...

Estamos buscando el camino , a ciegas a veces , porque apagaron muchas luces compañeras , pero lo buscamos , como animas en alegria , no en pena , resucitados , vivos y cantando al sol , no nos derrotaron , adelante compañero ¡

Diego López dijo...

Es nuestra oportunidad -la de los jóvenes- de volver a salir a la calle. A caminar, los estudiantes con los obreros, los profesionales, los vecinos, los niños. Sumarnos a este gran proyecto NACIONAL Y POPULAR. Donde todos vamos a tener algo para contar, algo para hacer. Un lugar en la historia que no solo será un podio o un obsequio. Será en carne viva, la Victoria..
Necesitamos comunicarnos, salir y vernos a las caras. Abrazar de nuevo al suelo extenso, la patria toda, y correr en toda américa latina la voz de nuevos tiempos, el de los pueblos.
Es hora. Hoy, para siempre.

Todo_por_un_chori dijo...

Saludos compañero, apoyo sus sabios comentarios.

Edgar dijo...

Gracias Jorge por cada columna en Miradas al Sur. Te cuento que es lo segundo que miro después de la tapa. Es como una guía semanal escrita en prosa poética. Sin exigir ni demandar, es una invitación y un prender una luz donde no se veían tan claras algunas cosas. Gracias.

PD: tengo que firmar así porque soy periodista y trabajo en un diario bastante rancio y poco afecto a que sus empleados piensen distinto. Ya me iré y podré poner mi nombre abajo de mi pensamiento.