sábado, 10 de enero de 2015

Con el corazón mirando al sur



Al sólo efecto de ser  bien educado y no irme sin saludar, quiero comunicar  a todos y  todas quienes seguían mis prosas domingueras en Miradas al Sur, que he sido notificado por sus accionistas que no podré escribir más en ese medio.
Estoy, lo saben, desde la fundación de Miradas como columnista fijo.
Eso se terminó por decisión de los nuevos dueños, según me informaron.
Ya está.
Nada de lágrimas ni reproches, aunque no voy a negar que estoy triste.
Me seguirán encontrando en las redes y en mi blog personal; algo más modesto sin dudas, pero si supimos inventar prosas y canciones en los crueles silencios de otros tiempos, ¿cómo poder evitar que sigamos enarbolando nuestra palabra de hombres dignos y libres?    
Por último y para que nadie se  confunda: Cristina es la única conducción en este hermoso lío que los argentinos  iniciamos con Néstor hace ya 12 años.
Por eso a ellos dos, a Néstor y Cristina, que volvieron a darle un sentido de pertenencia a nuestra militancia nacional y popular, les digo eternamente: ¡Gracias!  
Y gracias a Ustedes, los que esperaban mis columnas de cada domingo con un mate en la mano.  
Hasta siempre!

Jorge Giles