viernes, 30 de noviembre de 2012

La última curva antes del 7D




Noviembre se despide a toda orquesta y con bandas de sonidos para todos los gustos.
Entramos desde hoy a transitar la última curva antes del 7D. 
Quizá la nota distintiva de este mes fue la derrota de las posiciones conservadoras y reaccionarias que aún anidan en algunos bolsones de la sociedad.
En consecuencia esto significa la victoria de lo nuevo sobre lo viejo; para decirlo en términos de categoría histórica.
La última semana del mes condensa lo peor y lo mejor de este tiempo de transformaciones.
Lo peor fue la denuncia penal del Grupo Clarín contra periodistas y funcionarios del gobierno democrático y el fallo del juez Griesa de los EE.UU. exigiendo al gobierno argentino pagar a los fondos buitres.
Pero lo peor de lo peor fue el silencio cómplice de los opositores ante estos dos hechos lesivos contra la democracia y contra la Argentina toda.  
Mostraron la hilacha.
Como si no bastara este maridaje entre los opositores políticos y el monopolio mediático, en franca resistencia a cumplir con la ley de medios.
Como si no bastara el odio revanchista de los caceroleros más furiosos.
Como si no bastara la cadena del desánimo permanente, ahora se sumó la jerarquía de la Iglesia Católica. 
Repasemos los conceptos de este sector religioso y comparémoslos con la realidad efectiva que vivimos día a día.
¿En qué país viven?
¿Nada tienen que decir los obispos sobre el pibe que ahora tiene sus vacunas y su escuela y su netbok y su Asignación Universal?
¿Nada mejor para decir sobre la reparación de derechos con el matrimonio igualitario y la ley de medios?
¿Nada que decir contra la afrenta a nuestra soberanía expresada en el amarre ilegal de los fondos buitres a nuestra Fragata Libertad?  
¿Nada que decir sobre el juicio a los genocidas de la Ex Esma que torturaron, desaparecieron y arrojaron vivos al mar a miles de argentinos durante la dictadura cívico militar?
¿Nada bueno que decir de esta juventud que nos enorgullece?
Tranquilos.
Por que lo mejor es que esta vez las mayorías aprendieron de su propia historia y no caen en provocaciones.   
Esas mayorías sostienen, alegres y esperanzadas, a un gobierno que anunció una nueva etapa en la construcción de viviendas familiares del Plan Procrear.
Esas mayorías se identifican con una Presidenta que pide cadena nacional, como lo hizo ayer, para anunciar nuevos puestos de trabajo, aumentos en las jubilaciones, en el salario mínimo y que dice que “los buitres y los caranchos no sólo están afuera; también lo están adentro y a veces se lanzan contra el Estado”.
Con todo respeto: ¿Ustedes de qué lado están?
Es cierto que hay dos bandos irreconciliables.
El del amor y el odio.
Eso sí: cada uno elije su lugar.

El Argentino, viernes 30 de noviembre de 2012

jueves, 29 de noviembre de 2012

La historia tiene cara de mujer



Ayer fue una jornada repleta de victorias.
Dos mujeres se cargaron al hombro la historia de América Latina.  
Una se llama Cristina, presidenta de Argentina.
La otra, Dilma, presidenta de Brasil.
Y allá van. Juntas. Unidas. Comprometidas con sus respectivos pueblos.
La imagen de ambas mandatarias, ayer, apostando al progreso industrial de la región y   subrayando el compromiso de afrontar unidas el temporal que azota el viejo mundo, es una señal que alienta el desarrollo del presente y el futuro.
Es que lejos de allí, en Navarra, España, continuó la tragedia humana causada por los buitres del capitalismo financiero. Un trabajador de 59 años se arrojó al vacío ante la inminente orden de desahucio, o desalojo, de su modesta vivienda.
El orden natural de la vida se invierte allí donde posan sus garras las aves negras del neoliberalismo: se muere la gente de pueblo y se enriquecen sus verdugos, los señores   de los bancos y las financieras.
Por cada suicidio que provocan… ¿las calificadoras de riesgo, como Fitch, elevarán la  nota de países como España?  
Dilma y Cristina expresan otro tiempo, otro horizonte, un sentido común pleno de vida.  
La apelación que hicieran a sus funcionarios y compañeros para que pisen el acelerador en la gestión de ambos gobiernos se enmarca decididamente en esta etapa de vértigo que vivimos.
Miren todo lo que pasó en un solo día:
La Corte de Apelaciones de Nueva York suspendió el fallo buitre del juez Griesa, tras aceptar la presentación del gobierno argentino.
La Fragata Libertad fue certificada por la Organización Marítima Internacional como buque militar; por lo tanto es inembargable. 
La Corte Suprema de Justicia emitió un severo fallo rechazando explícitamente el pedido de cautelar eterna del Grupo Clarín. Es algo “inadmisible”, dijeron.
El ministro Lorenzino y el secretario de Economía Kicillof reafirmaron la inconstitucionalidad del aumento de los combustibles por parte de las provincias y los municipios.
En Tribunales se inició la mega causa por delitos de lesa humanidad cometidos en la ex ESMA durante la dictadura cívico militar.
El Congreso Nacional sancionó el Instituto de la Música, la ley de “servicio domestico” y rechazó en duros términos al juez Griesa y los fondos buitres.   
Pero de todas las noticias, permítanos que subrayemos la difundida por la CEPAL, de Naciones Unidas:
La Argentina redujo la pobreza al 5,7% y se ubica entre los 5 países de América Latina en los que más bajó, con una caída que va del 8,6 al 5,7% entre 2010 y 2011.   
Además descendieron la indigencia y la inequidad en la distribución de los ingresos.
Ahora sí, a poner guirnaldas en las calles para esperar y celebrar el 7D.

El Argentino, jueves 29 de noviembre de 2012



miércoles, 28 de noviembre de 2012

Al 7D sin paradas intermedias



La última trinchera cautelar del Grupo Clarín ha sido tomada y anulada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación.
Así nomás.
De la resolución dictada por la Corte en el día de ayer se infiere claramente que lo único válido es el acto de justicia y no las conductas obstructivas permanentes.  
De este modo se rechazó el  “per saltum” presentado por Clarín solicitando la prolongación de la cautelar más allá del 7D y se ordenó a un juez de primera instancia que se dicte sentencia de fondo de una buena vez.
Es que la “cautelar eterna”, según lo definió el ministro de Justicia, Julio Alak, pretendía precisamente eso: obstruir “in eternum” cualquier encuadre del monopolio mediático en los derechos y deberes propios de cualquier empresa de comunicación.   
Usted dirá, posiblemente, que ya era hora que se produzca este fallo.  
Pero como dice el senador Marcelo Fuentes “una cosa son las sentencias y otra los tiempos que demandan las sentencias. Lo primero es un instrumento de la justicia y lo segundo, un asunto que se rige por el reloj de la política”.
Y en este país, como se sabe, volvió la política para todos y todas.   
Los días que faltan para el 7D correrán presurosos y alborotados.
Se nombrarán los jueces que hagan falta; funcionarán a mil por hora las computadoras de los juzgados; los bufetes de abogados echarán humo por las chimeneas; citarán a periodistas como testigos, ya no como acusados de un delito; incendiarán las praderas en cada editorial y en cada tapa diaria; nos harán “buuu” desde el noticiero de TN para asustarnos por si no tomamos de su sopa.
Harán las mil y una, no se sabe para qué.
Por que la pelea de fondo, digámoslo rapidito para que no se enojen, la perdieron hace rato.
Ganó la democracia.
Clarín sólo se banca el Estado de Derecho cuando es el poderoso Grupo quien escribe la agenda.
En fin.   
Vamos hacia el 7D, derechito y sin paradas intermedias.
El disparate de la denuncia contra periodistas y funcionarios y su consiguiente reculada, más este fallo de la Corte rechazando la cautelar y reafirmando así el 7D, son tropezones muy fuleros.
¿No es raro, entonces, el silencio de la oposición y la marcha del personal de Cablevisión?   
Los trabajadores del Grupo deberían celebrar que el Estado garantice sus puestos de trabajo después del 7D, según reza el convenio firmado por el ministro Tomada, el titular del AFSCA, Martín Sabbatella y el Secretario de Comunicación, Alfredo Scoccimarro.
Y la oposición política podría darse una ducha de pura democracia poniéndose de su  lado antes que de las corporaciones.     
No lo hicieron y ellos sabrán por qué.
Eso sí: la historia y el voto popular juzgarán estos días con rigor.

El Argentino, miércoles 28 de noviembre de 2012



martes, 27 de noviembre de 2012

La caída




El reverso de la libertad no es la prisión, es el miedo.
Y es miedo lo que el Grupo Clarín deseaba lograr.
Quizás la denuncia contra periodistas y funcionarios fue el efluvio final de una noche de furia.
Quizás de allí su torpeza.
Pero es innegable que quisieron crear un clima de terror entre quienes opinan y comunican de manera adversa al monopolio de Magneto y a la vez expandir ese miedo a  una sociedad que conserva en su ADN el rastro genético que dejó el terrorismo de estado.
Y el tiro les salió por la culata.
Una vez más, la paloma venció a la escopeta.
Lo importante a saber, creemos, es que esta opereta existió.
Y que tuvo un rápido y merecido repudio generalizado.
Por eso fracasó.
Después, sólo después, habrá que analizar la intimidad del porqué lo hicieron así y porqué se equivocaron tanto.
Ahora lo importante es saber que lo hicieron.
Este impulso represivo no es más que el reflejo de una conducta autoritaria gestada en tiempos de la dictadura, sostenida en tiempos de la democracia con la prohibición de vida sindical interna en el interior del Grupo y pretendida ahora con esta denuncia.
O sea. No es un manotazo inédito e insólito en la vida de Clarín. Esta actitud dictatorial de querer acallar voces en una sociedad plural y democrática se conecta con el origen del monopolio, con la apropiación de Papel Prensa y con su actitud cómplice con la dictadura cívico-militar.
O sea. Hace ruido no porque lo haga Clarín, sino por que esta democracia atraviesa una etapa superior en la vigencia plena de las libertades; de todas las libertades.
Magneto quedó al desnudo. Pero en lugar de buscarse un taparrabos que lo cubra, salió a campo traviesa con un garrote en la mano.
Allí están. Mírenlos. Ya eran así, sólo que lo disimulaban.
Si no es la justicia, que la sociedad los demande por daños morales.
Por que con este desatino cometieron un daño moral contra Roberto Caballero, Sandra Russo, Nora Veiras, Javier Vicente, Edgardo Mocca y contra el conjunto de los periodistas. Y también contra los funcionarios de la democracia que fueron elegidos para que ejerzan libremente su función.
Permítannos expresar una indignación más para hablar de uno de los denunciados por el Grupo Clarín: Juan Cabandié.
Hijo de padres desaparecidos por la dictadura y nieto restituido por Abuelas de Plaza de Mayo, es denunciado ahora por quienes fueron cómplices de aquel genocidio.
Se dirá que lo es en su carácter de legislador, pero nadie, por poderoso que sea, tiene el derecho a intentar taparle la boca a una víctima de la dictadura.
Es el colmo.
La actitud solidaria del CELS representa lo mejor de esta democracia.   
El monopolio, lo peor.
Calma. El 7D ya está entre nosotros.

El Argentino, martes 27 de noviembre de 2012

domingo, 25 de noviembre de 2012

No habrá mas deudas ni olvidos




Argentina está frente al espejo de su propia historia.

Libres o esclavos. Unidos o dominados. Democracia o corporaciones. Patria o colonia.
Cualquiera de estas disyuntivas refleja y expresa la encrucijada de la etapa que protagonizamos.
Hay que llamar a las cosas por su nombre para evitar y conjurar el peligro de perdernos en cualquier bruma.
Y ésas son, gusten o no, las coordenadas que se disputan los vientos de la historia.
Todos los actores políticos han mostrado sus cartas en los días que corren. Todos saben que estamos definiendo la Argentina de este siglo.
Que lo reconozcan o no públicamente, es apenas un artilugio de las pobres almas.
El caso Clarín es revelador.
Como si Magnetto hubiese decidido jugar todas sus fichas en el último tablero que le queda y al hacerlo, obliga al arco opositor a definirse ahora o nunca.
Como si los opositores asumieran como propia la suerte del viejo ordenador de la política argentina.
Síndrome de Estocolmo, se llama.
¿O Síndrome de Magnetto?
La estrategia que desarrollan consiste en saturar la pantalla nuevamente con la cantilena de un "cambio de clima", con el presunto "hastío" de una parte de la sociedad para con el Gobierno.
Ningún distraído de buena voluntad puede comerse el amague.
Al no tener argumentos más o menos serios para discutirle al oficialismo, niegan de cuajo la realidad.
El senador radical Ernesto Sanz, por ejemplo, se explayó hace poco sobre el curso económico del país y aseguró que el Gobierno vivía una ficción económica y social. Desde esta mirada no hay discusión posible porque, según estos opositores, no hay crecimiento, no hay desarrollo, no hay ningún avance con el proyecto nacional y popular que gobierna el país. Hermes Binner hizo otro tanto desde la pantalla de TN. Ni hablar de Macri. Se alinearon, como también lo hizo Moyano, obscenamente con el Grupo Clarín.
Usted se podrá preguntar: ¿y qué hay de nuevo en esto?
La coyuntura es lo nuevo. Porque somete a prueba a todos. Tensiona la línea del horizonte y empuja a mostrarse tal cual somos y queremos ser. Como nación, como pueblo y como personas.
Y lo nuevo, entonces, es que el modelo de país, la horma de su zapato, el talle de su camisa y de su falda, ya han cambiado.
El cambio será definitivo si así nos proponemos como sociedad.
Asistimos a la fase final del modelo anterior y sus remanentes. Por eso ruedan por el aire los filosos dardos que arroja el neoliberalismo en su retirada.
Cambió la matriz del sistema económico. Y esa noticia hace mucho ruido. ¿Por qué?
Porque ese cambio tiene ganadores y tiene perdedores, o para ser más justos, tiene beneficiarios sociales, por un lado y ya no tiene minorías saqueadoras privilegiadas, por el otro.
La dinámica del proceso político viene acelerada, precisamente, porque a la resistencia final de los dueños del poder de aquel viejo país, se le opone una profundización y aceleramiento de las medidas adoptadas por el proyecto político que lidera Cristina Fernández de Kirchner.
Es decir, no se produce un estado de equilibrio inestable como pretendían los que mueven los hilos del costado opositor.
A cada arremetida de esa derecha y de esos intereses le corresponde un distanciamiento mayor de un eventual punto de encuentro entre las fuerzas dispares.
Si esto es así, poco o nada bueno habría que esperar de los opositores alineados con el estado mayor del Grupo Clarín. Por el contrario, en la desesperación no sólo seguirán negando la realidad que viven y experimentan los 40 millones de argentinos, sino que no dudarán, incluso, en abrazar al juez Griesa y a los fondos buitres con tal de golpear sobre las posiciones del gobierno nacional.
El kirchnerismo logró lo que parecía un imposible histórico: hacernos volver, como pueblo, al mismo punto de satisfacción inclusiva que experimentó el país con el primer peronismo.
Las diferencias con aquella etapa son muchas. La principal, quizás, es que ahora sabemos que la batalla es cultural y que, por lo tanto, la garantía de la paz social recae sobre las espaldas del movimiento popular.
O sea, por más que insistan, nadie pisará el palito de ninguna provocación.
Esa madriguera furiosa e intolerante, que se mostró al desnudo en los cacerolazos y en los cortes violentos de su rama sindical, intenta, una y otra vez, provocar un escenario de choque para sacarnos, como proyecto de país inclusivo, del verdadero ring donde transcurre la puja mayor. Ese ring es el mundo. Así nomás. Y es un mundo que sigue cayendo al precipicio. No porque no sepan los dirigentes de la vieja Europa cuál es la salida, sino porque los intereses que representan, lucran impúdica e inhumanamente con la crisis financiera. Cuando se reproduzcan varios Lulas o Kirchner en Europa, la salida estará a la vista de todos. Ojala que Grecia abra ese camino antes de que sea demasiado tarde. Nos permitimos sugerir el estudio, más que la lectura de corrido, de la brillante exposición que realizaran el viernes pasado el ministro de Planificación Julio De Vido junto al viceministro de economía, Axel Kicillof. Si ensamblamos esa disertación con el acto presidido por Cristina en Mar del Plata, tendremos una radiografía exacta de la Argentina de hoy. Si se duplica la demanda de consumo eléctrico, se triplica la industria de la construcción y la metalmecánica y se cuadriplica el turismo, es porque hay un país que se mueve y crece.
El latido de ese corazón colectivo es el chango del violín de la película de Néstor emocionándonos a todos.
Volvamos al principio. Este crecimiento inclusivo se logró con el desendeudamiento soberano iniciado por Kirchner y profundizado por Cristina con la recuperación del ahorro nacional, de YPF, de Aerolíneas y la reparación de derechos sociales varios. Ahí está la cuestión: ni Griesa ni el monopolio Clarín quieren que el caso argentino construya doctrina a nivel global.
A eso apuntan los poderosos: a mostrarle un escarmiento a cualquier pueblo del mundo que se anime a lo mismo. Tarde piaron.
Este país ya no depende de ellos, sino de su pueblo y de su Presidenta.

Miradas al sur, domingo 25 de noviembre de 2012


viernes, 23 de noviembre de 2012

El graznido de los buitres




El juez buitre golpeó el martillo sobre su escritorio y nos declaró culpables de argentinidad.  
Era la madrugada neoyorquina cuando el juez graznó:   
¿Qué es eso de llamarse soberanos en un mundo interdependiente?
¿Qué es eso de afrontar sus deudas con leyes y decisiones que decide un mero Parlamento y un mero gobierno nacional por fuera del marco impuesto por el orden financiero global?
¿Qué es eso de permitir que un país subdesarrollado desconozca lo establecido por las buenas costumbres universales según las dicta el Banco Central Europeo y el FMI?
¿Qué es eso de privilegiar el empleo, la educación, la salud, el alimento y la vivienda de los nativos antes que cumplir con las deudas contraídas con bonistas extranjeros?
El juez Griesa, de los EE.UU., parecía decirle a la Argentina toda: Al que quiera celeste que le cueste.
La Argentina supo ser el mejor alumno para tipos como el juez Griesa y los oscuros y mal olientes intereses que defiende.
Fue cuando el país se abría generoso ante los fondos buitres y clausuraba a cambio su propia dignidad.
Fue cuando, en democracia, Menem y Cavallo aceleraron el remate de nuestra soberanía tal como quisieron los dictadores en tiempos de Martínez de Hoz.
Esta Argentina que arrancó gobernando Néstor Kirchner en el 2003 y hoy continúa su rumbo con Cristina es, en consecuencia, el peor alumno para tipos como el juez Griesa, para los fondos buitres, los organismos financieros internacionales y los piratas chantas de esas asociaciones ilícitas autodenominadas “calificadoras de riesgo”.
Esta vez se han metido en problemas.
Porque los buitres son, por naturaleza, carroñeros.
Cuando nos devoraban éramos el cuerpo malherido de una Argentina mancillada desde adentro y desde afuera,  allá por el 2001 y 2002.
De cómplice lo tenían aquí a Domingo Cavallo abriéndole las cajas de los bancos y de nuestras reservas y de nuestros ahorros.
Primero con Menem, luego con De la Rúa.
Pero en esta Argentina de hoy, al mismo tiempo que Cavallo es pieza de museo, el país tiene un superávit comercial que creció 24% en los primeros diez meses del 2012, con un intercambio comercial que en lo que va del año acumula un superávit de 11.527 millones de dólares.
¿Sabrán que nuestro principal socio comercial es el MERCOSUR con el 31% de las exportaciones y el 29% de las importaciones, con un saldo comercial positivo de 348 millones de dólares?
Estos buitres que defiende Griesa son los que tienen de rehén a la Fragata Libertad.
Están atacando a la Argentina, no sólo a su gobierno.
Y como en los grandes momentos históricos, cada cual elije de qué lado estar.
O estás con la patria o con los fondos buitres. 
¿Qué parte no se entiende?

El Argentino,  viernes 23 de noviembre de 2012

jueves, 22 de noviembre de 2012

Tiempos de vigilia y primavera




Serán 15 días de vigilia los que transitaremos de aquí al 7D.
Habrá que andar atentos por la vida. Sin miedos, pero atentos. 
Todo indicaría que la oposición mediática agotó su capacidad de maniobra callejera.  Pero no de mentir ni difamar.
El 13S, el 8N y el 20N fueron puntadas de un mismo zurcido desestabilizador.
La usina fue la misma: el Grupo Clarín y sus socios del diario La Nación.
Zarandearon el suelo de variadas formas para intentar, por enésima vez, crear un clima de hastío con el proyecto de país inclusivo que nos gobierna desde el 2003.
No nos equivoquemos. No trataron, solamente, de intentar afectar la vertical de la Presidenta.
Intentaron diluir en el inconciente colectivo la sustancia política que nos permitió recuperar el orgullo nacional, el valor del empleo y la producción, la cultura popular y la reparación de los derechos sociales conculcados durante la larga noche de la democracia tutelada por el neoliberalismo.
Y perdieron. Las banderas en alto anuncian más victorias.  
Repasemos las consignas y las voces destempladas de las cacerolas, de Moyano y compañía, de Magnetto y Mitre, de Lanata y Cecilia Pando en cada una de sus manifestaciones.
¿Acaso apuntaron a valorar y defender las conquistas logradas desde Néstor Kirchner en adelante?
¿Acaso parten de ese piso para buscar profundizar lo ya logrado?
No y mil veces no.
Apuntan a cuestionar y desvalorizar las bases mismas de esta democracia cada vez más inclusiva. La quieren voltear de cuajo y no se animan a decirlo.   
No se animan por dos cuestiones centrales: por que carecen de un proyecto mejor y por que carecen de dirigentes creíbles que puedan sustentarlo.
¿Quiénes capitalizaron políticamente los cacerolazos?
¿Quiénes capitalizaron los cortes y las pedradas de este 20 N?
Nadie, absolutamente nadie.
Ya lo dijimos pero vale reafirmarlo: cuando en política, atacar al oponente o rival, implica inevitablemente atacar al conjunto del pueblo y afectar el desarrollo de la sociedad, es porque estás perdido de antemano.
Lo supieron en carne propia los dictadores y los políticos conservadores de izquierda y de derecha que combatieron a Perón durante 30 años.
Y hoy lo vuelven a experimentar los opositores a Cristina Fernández de Kirchner. 
La atacan por sus aciertos políticos y por las transformaciones estructurales de su gobierno en defensa de los intereses del pueblo y la nación y no por sus eventuales errores.
Al atacarla, atacan a los jóvenes, a los jubilados, a los laburantes que recuperaron su empleo, a los pibes de la Asignación Universal y a los científicos que volvieron a la patria. 
Estemos en vigilia; mientras disfrutamos de esta primavera que está encinta.  

El Argentino, jueves 22 de noviembre de 2012

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Somos la Vuelta de Obligado



El día terminó como debía terminar: con una nueva victoria en la lucha por la Soberanía nacional, popular y democrática.
La Presidenta Cristina Fernández de Kirchner presidió el emotivo acto del Combate de la Vuelta de Obligado y en sus palabras, la Argentina profunda se mostró en su verdadera dimensión.
El apriete fracasó.
No hay forma de disimularlo ni argumento capaz de negar la realidad.
Pero hay que contarles las costillas a los violentos que impidieron que los trabajadores se desplacen libremente a sus lugares de trabajo. No sólo para entenderlos, sino para conocerlos mejor de los que se los conoce.
En el interior del país “el paro” no existió.  
Los cortes de transito afectaron a la Capital Federal, allí donde más poder de daño tienen los gremios opositores y los partidos de esa izquierda eternamente minoritaria.  
Nos interesa analizar el factor cualitativo que revela la decisión corporativa adoptada por Moyano, Michelli, Buzzi y Barrionuevo.
La adhesión de la Sociedad Rural a la extorsión no es un dato menor en un país donde la oligarquía comandó golpes de estado, desabastecimientos y genocidios.   
O estaban confabulados de antes o vieron luz y entraron.
En cualquier caso es gravísimo; porque muestra la calaña de una dirigencia capaz de juntarse con el diablo con tal de asestar un zarpazo al gobierno nacional y popular, así como  desnuda su falta de lealtad para con los trabajadores.
Todo fue grupo de choque. Todo fue y es operación política. Todo es odio. Todo es intento de destrucción de las conquistas construidas por el pueblo y su gobierno en estos últimos años.
El bastardeo que hicieron a la historia del piquete es indignante.
El piquete nació en los ‘90 como la forma que eligieron los humildes para no caerse de la ruta, de la vida, de la educación, del país, del trabajo.
Una medida de sobrevivencia, casi.  
¿Y de qué tienen temor a caerse estos dirigentes?
¿De los 5 millones de nuevos empleos? ¿Del millón de viviendas populares construidas? ¿De las 1.300 escuelas nuevas? ¿De la UNASUR y el MERCOSUR? ¿Del 6,7 % de presupuesto educativo? ¿Del mejor salario mínimo de América Latina? ¿Del juicio a los genocidas?
No hay excusa que justifique la medida.
La única coartada que tienen es la misma que tuvieron los violentos del 8N y que se reflejan en las tapas y editoriales de Clarín y La Nación y en la abierta confesión de sus capos mayores, Magneto y Mitre.
Buscan golpear al proyecto de país inclusivo para darse tiempo en agrupar filas del centro a la derecha.
Se viene el 7D y están nerviosos.    
Fue otra batalla por la soberanía popular.
De un lado, las corporaciones. Del otro, la democracia.
Celebremos: ganó la democracia.

El Argentino, miércoles 21 de noviembre de 2012

martes, 20 de noviembre de 2012

Un sabotaje contra la esperanza




El paro opositor de hoy es un sabotaje contra el sentido común de los argentinos.   
Convengamos que en esta democracia cualquiera puede hacer de su rabo lo que con su rabo quiera hacer. Pero cortar el transito, las rutas, el transporte aéreo, los bancos, la recolección de basura, alentados por su verdadero mentor, el monopolio mediático de Magnetto, es sabotear la esperanza de un pueblo que crece en medio de un mundo que se cae.
Ejerzamos el derecho de expresar nuestra indignación y reflexionemos juntos:   
¿Quiénes son los que paran hoy?
Moyano, Barrionuevo, Venegas, Buzzi, la Sociedad Rural, Micheli… ¡Qué yunta!
¿Quiénes son los referentes políticos de los que paran?
Hermes Binner, Mauricio Macri y Héctor Magnetto, el zar del Grupo Clarín. 
¿Por qué dicen que paran?
¿Por el salario mínimo, por la Asignación familiar, por la jubilación y contra el cobro del Impuesto a las ganancias?   
Mentira; son excusas.  
*El salario mínimo, vital y móvil argentino es el salario de mayor poder adquisitivo de toda Sudamérica. Lo afirman organismos internacionales y nacionales. Lo reconocen amigos y enemigos del gobierno.
*En la Argentina está en plena vigencia la Asignación Familiar por Hijo para todos los empleados registrados del país mientras que aquellos que aún no tienen empleo registrado, disponen de los beneficios de la Asignación Universal por Hijo, que es la política de inclusión más importante de toda América Latina.
*Ningún gobierno hizo tanto por los jubilados como los gobiernos de Néstor y Cristina. La movilidad jubilatoria no sólo garantiza el doble aumento del haber anual sino que la suma supera gradualmente el costo de vida.
O sea. En este país nadie está desprotegido.
*El mal llamado Impuesto a las ganancias es en verdad el impuesto a los ingresos que existe en todos los países. Y en la Argentina, su cuota es proporcional al ingreso percibido. La Presidenta anunció recientemente que el próximo aguinaldo se cobrará íntegramente ya que no se descontará este impuesto y adelantó, además, que a partir del 2013 será parte de los ítems a discutir en paritarias, en el marco de la política salarial.
Visto está, entonces, que estos sindicalistas no tienen argumentos reivindicativos para parar. Y por eso no paran: sabotean que es distinto.
Crece el empleo y la producción. Crece la clase media. Crece el poder adquisitivo y el consumo interno.
Baja la desigualdad, el desempleo y la pobreza. Y baja el nivel de credibilidad de esta dirigencia opositora.
Intentan causarle un daño a la sociedad atacando al gobierno que hizo de la defensa de la soberanía una de sus principales banderas.
Por eso el sabotaje es hoy: el Día de la Soberanía Nacional.

El Argentino, martes 20 de noviembre de 2012




lunes, 19 de noviembre de 2012

El violín de Néstor



El muchacho toca el violín en el escenario mayor del Luna Park. Y parece que llora silenciosamente. Pero ríe al mismo tiempo cuando mira a distancia al público que lo ovaciona. No está en Humahuaca, pero es como si estuviera.
Todos los que allí están quieren abrazarlo, protegerlo, cuidarlo del odio que anda suelto por las calles. Y él agradece con un gesto sobrio tanto amor recibido.
Carlos Polimeni lo presentó como el changuito aquel que a los 8 años de edad se trepó hasta el palco donde estaba el flamante presidente Néstor Kirchner y le pidió un violín para poder estudiar lo único que lo apasiona: la música. Y siguió contando que meses después, cuando muchos no esperaban nada de nada, el cartero trajo una encomienda con el violín de Néstor, regalado a su vez, por Miguel Ángel Estrella.
Aquello que se cuenta tiene la edad del proyecto nacional y popular en el gobierno.
Del 2003 al 2012.
Y allí estaba Fortunato Nolasco, con su violín de cielo.
Se paró frente al maestro Lito Vitale como un concertista que bajó de tiempos inmemoriales, mientras Víctor Heredia cantó como nunca su bella Taki Ongoy  y Sobreviviendo.
El Luna se parecía a un sábado a la noche cuando peleaba Nicolino Locche.
Así empezó el estreno de “Néstor Kirchner, la película” de Paula de Luque y la producción de Fernando “Chino” Navarro y Jorge “Topo” Devoto.
Por que ese changuito es parte de la historia registrada en arte para todos los tiempos.
A Kirchner se lo encuentra en él, en la florista que recuperó la dignidad del trabajo, en la muchacha que estando a punto de emigrar de su país llevando una lágrima como todo  equipaje, de los compañeros desocupados que construyeron una cooperativa como contra cara del “sálvese quién pueda”.
Y ofreciendo el corazón enorme que tenía, a Mariano Ferreyra en su hora final.
No es una película apta para los que sólo odian y desprecian toda condición humana.
Es una historia de amor que los pueblos escriben muy de vez en cuando.
Una puja que lleva 200 años de contiendas con más derrotas populares que victorias.
Es la pintura de un hombre a imagen y semejanza de su propia voluntad, de sus principios y convicciones, de su lealtad y compromiso con la memoria de sus muertos queridos.
Todo eso es la película de Paula de Luque.
Al prenderse las luces y apagarse la pantalla, una palabra llenaba el vacío que en el alma colectiva provocaba el film: conmoción.
Ahí está. Estábamos conmocionados. Como estaba Cristina cuando la vio. Como estaba ese joven que se abrazaba con su novia ya en la calle y entre lágrimas susurraba como si fuera un eco: “gracias, gracias, gracias”.
Todos sabían por qué lo decía.  
Y también lo sabrán los que la vayan a ver. 

El Argentino, lunes 19 de noviembre de 2012

domingo, 18 de noviembre de 2012

La condición humana en tiempos del Kirchnerismo




En el flanco más doliente de La Matanza, en González Catán, allí donde el estallido del 2001 surcó la cara de los pobladores y le dejó para siempre esa cicatriz de puñalada que llevan en la mirada, el director municipal, Manuel Fresco, convocó a los vecinos de los barrios a debatir sobre el 7D con una mesa integrada por los dignos matanceros Mary Sánchez y Luis D’Elía, más este humilde escriba.
El edificio de la Región Sur del municipio liderado por el Intendente Fernando Espinoza, ubicado en el Km. 32 de la Ruta 3, desbordó por sus cuatro costados.
Eran más de 300 vecinos que se turnaban para participar bajo el cielo de estrellas o acomodando el cuerpo bajo el cielo raso del enorme salón.
Se habló de la Ley de medios de la democracia, se intercambiaron experiencias sobre el rol de la comunicación en las luchas populares y se detallaron los pasos de aquí al 7D y desde el 7D en más.  
Y se recordó a Néstor Kirchner con un prolongado aplauso.
Los humildes siempre son agradecidos.
Estaba el cura del barrio, la comunidad paraguaya y la boliviana, las radios comunitarias y ese piberío que es el alma del kirchnerismo y no deja de cantar ni un instante.
Fue una jornada luminosa en un lugar donde las sombras de la inequidad y la desigualdad aún le ponen la traba al proyecto de inclusión social; en un lugar donde el río saturado con las últimas lluvias hizo de las suyas por la sudestada y los vecinos reclaman que las autoridades provinciales no los abandonen ni paralicen las obras.  
Las rondas posteriores al debate formal fueron interminables. Nadie quería que termine el encuentro. La certeza de tener una ley y un gobierno que les permite multiplicar sus voces y poner en valor la diversidad cultural que habita en esas tierras, motivaba preguntas y respuestas y mezclaba las risas y las quejas por lo que falta andar y construir.
Estaban dolidos, más que ofendidos, por los carteles que vieron por la TV la noche del 8N.
Pero mucho más, estaban orgullosos y reconfortados con las palabras de la Presidenta proponiendo que vayan a experimentar su vida en aquel barro, los portadores del odio reaccionario.
Al regreso, se me ocurrió comentar en un twitter lo sucedido, agradeciendo a la vida que me haya permitido, una vez más, abrazarme con ella. Los irreproducibles comentarios recibidos compitieron en su nivel de burla, desprecio y humillación hacia los ciudadanos de Catán.
“A quién se le ocurre hablar del 7D en La Matanza”. “Mirá si te van a entender”, bramaban.
He aquí la condición humana en tiempos del kirchnerismo: una mayoría popular que continúa su marcha, sabiendo como lo sabe en su propia piel que aún falta mucho y una minoría reaccionaria que no cree en nada ni en nadie, que no sabe del amor ni de la esperanza, ni de pedir perdón a esos hombres y mujeres que construyen escuelas y caminos y lavan y planchan y limpian las casas de los otros.
El último de los Mitre dijo hace poco: “Hay en el país una elite que piensa de una manera y una clase baja que no se informa, no escucha, no toma conciencia y sigue a la Presidente. Cuanto menos cultura, más votos Cristina consigue”.
Ese patriciado, analfabeto estructural de patriotismo, pensó de igual manera siempre. Por eso masacraron indios, gauchos y a todo aquel que se opusiera a su parasitismo ganancial de campos, de bancos y de vacas.   
Que duerman tranquilos.
Los humildes de La Matanza jamás saldrían a ofenderlos ni humillarlos como lo hacen ellos.
Pero hete aquí, mal que les pese, que la historia quiso que esta vez se juntaran lo deseable con lo posible, los sueños con la realidad, el horizonte con la Asignación Universal por Hijo, la utopía con la cooperativa de trabajo, el retrato de Evita con el de Néstor Kirchner. Una presidenta con su pueblo.
Y agarrate Catalina.
Alta filosofía la de un compañero que dijo: “El 7D nos cuentan las costillas a todos”.
Y es así nomás.
Por que también habrá que ayudar, paciente y generosamente, para que se las cuenten frente al espejo de su propia historia, aquellos que se hacen eco de lo que dice Magneto o lo que dice Mitre, olvidando su condición social.  
Pedirles, con ternura o con bravura, según caiga la taba y la ocasión, que se alejen de esa madriguera tan llena de violencia, que no se la merecen ni ellos ni sus hijos, ni su propia tragedia de clase media humillada cada vez que humillaron a los más pobres.   
Esa es la tarea de la etapa. Informar. Debatir. Concientizar. Avivar. Y no cometer el error de caer en la emboscada que tienden los facciosos y sus cómplices. No pisar el palito. Defender el Estado para todos. Unirse y organizarse.
Sugerirles a los que están enojados con la vida, que tomen clases de solidaridad en aquellas barriadas que fueron tierra del desamparo total y sobrevivieron con trueques de panes, zapatillas y lunas en el techo.
El momento es crucial.
Ahora que la clase media se duplicó, como consecuencia  de la recuperada movilidad social ascendente, se comprobó que era cierto nomás que salimos del infierno, como se propuso Kirchner en el 2003.
Es ahora, entonces, cuando el pueblo está en óptimas condiciones para arremeter nuevos desafíos y profundizar así el camino de mayores y más profundas transformaciones.
El que lo sabe bien es Mitre con su diario guardaespaldas, La Nación.  
Lo saben Magneto y el monopolio Clarín.
Lo saben los violentos que se movilizaron vivándole a la muerte.   
Pero a ellos no hay que persuadirlos; a ellos les caben la ley y la justicia.   
Ya somos un nuevo país.
El procesamiento a Blaquier, la votación de los trabajadores en Clarín y que se discuta el 7D en los barrios más humildes, son una prueba de vida. 
A los otros, cultores del individualismo pendenciero, tilingos según Jauretche, propagadores de zonceras y otras yerbas, hay que tenderles un puente desde la memoria. 
Lo que la dictadura del mercado destruyó, este gobierno reconstruyó en estos años; por eso hoy se reproducen, cuando vienen de ser una clase en peligro de extinción.
Y hay que decírselo así, a fuerza de ternura y buena vecindad.   

Miradas al Sur, domingo 18 de noviembre de 2012


sábado, 17 de noviembre de 2012

YA NADA SERÁ IGUAL

Mañana domingo de 9 a 10 no te pierdas, Ya nada será igual por la AM530
Te voy a estar esperando
http://www.madres.org/wms2.htm

viernes, 16 de noviembre de 2012

El Estado, la revolución y el amor



La semana estuvo cargadita de definiciones conceptuales acerca del momento histórico que vivimos.
Como en un encastre armonioso, cada concepto fue colocado en tiempo y forma según el contenido que se abordara.
Analicemos tres ejemplos concretos.
1.- La decisión anunciada por la Presidenta de exceptuar el pago del impuesto a las ganancias en el próximo aguinaldo, apunta conceptualmente a favorecer el consumo popular, el mercado interno y, digámoslo con todas las letras, a pasar una feliz navidad y un mejor año nuevo.
No hay transformación social sin un pueblo feliz.
2.- La inauguración de la Biblioteca Popular “Néstor Kirchner” en la Villa 31 de Retiro, manifiesta a las claras lo que afirmó la ministra Alicia Kirchner: “La biblioteca popular que hoy se inaugura aquí muestra que cuando hay un Estado presente, la realidad se puede cambiar”. En la ocasión, el ministro Alberto Sileoni, subrayó que “la Biblioteca es para toda la comunidad y su nombre nos recuerda a quien decidió invertir en educación tempranamente, no cuando el país empezó a andar bien”.
Si a ellos les sumamos el valioso aporte de la Biblioteca Nacional, de la juventud, de la Fundación Esperanza del músico Miguel Ángel Estrella, podremos decir que allí donde antes invadían las topadoras de la exclusión social y la represión, se construye ahora una revolución con música y con libros, con inclusión y belleza.  
3.- La inauguración de viviendas en General Rodríguez, en el marco del Plan Federal de Viviendas, mereció esta reflexión de la Presidenta:
“Cada vez que convencieron a los argentinos que el Estado era un estorbo, algo inútil, que impedía la libertad del mercado, primero destruyeron al Estado y luego fueron por todos ustedes, por el trabajo, la salud y la educación de todos ustedes. Justamente, el Estado va a estar presente una vez más, tendiendo la mano solidaria en la salud, en la vivienda y la educación…por ese motivo, la defensa del Estado es una defensa de los grandes intereses nacionales y también de soberanía popular y soberanía Nacional, porque pueblo y nación son una sola y misma cosa”.
Creemos que estos ejemplos advierten claramente los días por venir en la Argentina.
Son la esencia misma del presente, pero están allí para anunciar el futuro.
Cuando hilvanamos los hechos que suceden cotidianamente y evitamos que nos fragmenten el pensamiento desde el monopolio mediático, es posible detectar el denominador común que las contiene y explica: la defensa del Estado y la promoción del amor como la más excelsa categoría política de la condición humana. 
Aunque Magneto, Mitre, Macri y De la Sota, sigan ladrándole a la luna.   
El 7D produce estas maravillas.

El Argentino, viernes 16 de noviembre de 2012







jueves, 15 de noviembre de 2012

Aquí nadie tiene coronita



¡Cuantas cosas ocurrieron ayer!
*La Presidenta entregó el botiquín del plan REMEDIAR número 1.500.000, anunció el no cobro de impuesto a ganancias para el próximo aguinaldo y emocionó contando la tragedia de los españoles desahuciados.
*La investigación del Banco Mundial reconociendo que en la Argentina y en América Latina la clase media se duplicó desde el año 2003, mereció un análisis profundo de Cristina.    
*Ocurrió la masiva huelga en 23 países de Europa.
*La conferencia de Martín Sabbatella.
*La decisión oficial de crear un Registro de subsidios para empresas y personas que reciben incentivos a la producción.
*Cynthia Ottaviano ya es la Defensora del Público.
Todo tiene que ver con todo.
Cotejemos la dirección de los vientos latinoamericanos con el vendaval destructivo que azota a los pueblos europeos.
Esos pueblos se movilizaron ayer exigiendo a sus respectivos gobiernos la construcción de políticas sociales y económicas como las que se construyen en la Argentina desde que gobierna el proyecto de país inclusivo que hoy lidera Cristina Fernández de Kirchner.
Dijeron basta al ajuste neoliberal y exigieron más trabajo, más producción y más libertad de expresión.
Así, los gremios opositores al gobierno nacional parecieran identificarse con las políticas de ajuste que exige el FMI, antes que con la defensa de sus afiliados. 
Martín Sabbatella, titular del AFSCA, dictó una cátedra sobre la aplicación de la ley en un Estado de Derecho.
Reiteró la necesidad de garantizar el cumplimiento parejo de la ley y la igualdad de derechos y obligaciones. El pueblo es el único mandante en esta democracia. Nunca más una sociedad tutelada por los grupos de poder económico mediático.
Nunca más, las coronitas.
De eso se trata el 7D.
Democracia o Corporaciones.
La vida ya decidió.
Y de nuevo: mientras en Europa los pueblos luchan por no morir de hambre y desolación, aquí el gobierno anunció que garantizará la política de subsidios para defender la producción y el empleo de todos quienes así lo requieran y ameritan.
Aquí no estamos solos.   
En el Informe que da cuenta del crecimiento de la clase media en la Argentina se refleja la transformación de la sociedad en términos estructurales.
Más consumo, más empleo, más inclusión. 
No es un milagro.
Es consecuencia de las políticas de equidad gubernamentales que posibilitaron que las capas sociales más postergadas durante la  antigüedad, es decir, antes de Kirchner, de Lula, Chávez, Mujica, Evo, Correa, subieran varios escalones y superaran así su condición de pobreza y marginación.
El país que la dictadura del mercado destruyó, este gobierno lo reconstruyó.
Ahora hay que cuidarlo.
Y no mires para el costado.   
El Argentino, jueves 15 de noviembre de 2012

miércoles, 14 de noviembre de 2012

El eclipse de los Mitre



Supongamos que el sol que nos alumbra es un criterio de verdad.
Supongamos que la luna que lo eclipsa es Macri, Clarín y La Nación.
Supongamos que a diferencia del eclipse de ayer, esta luna de mentira no se va; se queda allí.
Supongamos que nos tapa el sol eternamente.
Supongamos que nos enteramos que no es casualidad que hablaran el mismo día Macri, Moyano, Mitre y días antes Magnetto.  
Si es así como suponemos, estaríamos contando la historia que nos relataron durante más de un siglo. 
Así como el primero de los Mitre fue General del diario La Nación, su más fiel guardaespaldas, el último de los Bartolo es apenas el bufón de un rey que no tenemos.      
Así como Morales Solá vio un millón de personas donde hubo cien mil, así nos contó Mitre 1° que Rivadavia fue el más grande presidente y que el exterminio genocida contra el Paraguay fue una guerra justa y en defensa propia.
¿Qué motivó que ahora salieran de la madriguera para hablar los capos de Clarín y La Nación?  
¿O es casualidad que hablara el Mitre actual para la revista Veja de Brasil y su todo poderoso par, Magnetto, para los medios apostados en Montevideo?
No podrán tapar el sol indefinidamente.
No, esta vez, no. El sol sale para todos. Y el sol sale el 7D.
¿Y qué dijo Mitre?:
Esencialmente, vivimos en una dictadura de los votos. Es la peor de todas…Es un panorama sombrío. Nunca habíamos pasado por algo parecido”.
O sea.
Con la dictadura cívico militar estaban mejor.
“A partir de 7 de diciembre el Grupo (Clarín) tendrá que someterse a la Ley de Medios aprobada por un Congreso kirchnerista en octubre de 2009”.
“Será el fin de la libertad de expresión de los medios audiovisuales. El paso siguiente será el dominio de los “vehículos” impresos”.  
No mientan más.
La ley de Medios de la democracia no se mete con el diario papel de nadie.
No se mete.
Como tampoco se mete con los contenidos.   
No se mete.
¿Olvidaron que este gobierno promulgó la ley que anula el delito por calumnias e injurias contra el periodismo?  
¿O quieren seguir sosteniendo una luna de papel sobre los rayos del sol?
Mitre acusó, además, a La Cámpora de tomar el predio de Cablevisión.
¿Cuándo fue que no nos enteramos? Y dice que una segunda toma fue impedida por trabajadores de la empresa.
¿Ese es el rigor que tuvieron para escribir la historia oficial?
En el remate final del desprecio oligárquico, dice Mitre: “Argentina no es más un país culto…Es un país con una elite que piensa de una manera y una clase baja que no se informa, no escucha, no toma conciencia y sigue a la presidente. Cuanto menos cultura, más votos Cristina consigue”.
Eso sí: apostó a que el próximo presidente sea “un peronista más de centro”.
Mmm…
El Argentino, miércoles 14 de noviembre de 2012

martes, 13 de noviembre de 2012

De Tecnópolis a los trogloditas



Amanece Argentina. Que no es poco.
La Presidenta se emociona hablando en Villa Constitución, Santa Fe.
Dice: “Seguimos convocando a la responsabilidad social, al amor por la Patria y al compromiso colectivo porque los argentinos debemos avanzar todos juntos”. Y define: “No es posible que un sector se beneficie mientras el resto se hunde”.
Inauguraba fábricas. Trabajo y producción.  
Tecnópolis cerró su ciclo 2012 con un récord en cantidad de visitantes: tres millones y medio de personas pasaron por la mega muestra de arte, ciencia y tecnología.   
Comparemos esta realidad con quienes el 8N pidieron “que se vaya el gobierno”.
Un pueblo  pasó por Tecnópolis. Medio millón de estudiantes. 16 mil personas recibieron atención gratuita en consultorios de odontología y oftalmología.
La Presidenta sigue hablando y dice: “Estamos inaugurando un mojón de la industria pesada del país…La chapa naval es la punta de lanza, insumo básico para la industria pesada del país porque con ellas se pueden construir barcos, molinos de viento y puentes”.
Y de vuelta repasamos aquel odio envasado en diarios, radios y televisión.
¿Ambos lados de la vida tienen cuotas de razón?   
La Presidenta agrega: “Para la derecha y los trogloditas, los científicos son enemigos porque sirven para crear conciencia”.
En octubre crecieron en un 4 %  interanual las ventas de autos usados y la administración del comercio exterior permitió ahorrar 2.550 millones de dólares y el gobierno declaró de Interés Nacional la Semana de la Soberanía Nacional.
20 mil personas se manifestaron en Lomas de Zamora contra la violencia de género y se inició el Primer Festival de Cine Indígena en Buenos Aires mientras el INCAA informó que lleva 2 mil horas filmadas en juicios por lesa humanidad.  
Recordemos las escenas violentas del cacerolazo y cotejemos con esta noticia: será récord el turismo el próximo verano.
¿Y entonces?
Cristina va terminando el discurso ante trabajadores, empresarios y ese piberío que la quiere y protege y agrega: “Tenemos que ser muy inteligentes, muy sensatos y muy tranquilos frente a las provocaciones que algunos quieren hacer para volver a retornar al régimen ultraconservador que arruinó a la Argentina. No les vamos a hacer el juego. No nos vamos a dejar provocar”.
Se me aclaró todo cuando afirmó: “A nadie se le ocurría hablar de aumentar la producción de alimentos para mascotas en el 2001 cuando golpeaban las puertas de los bancos con los martillos para que les devolvieran los ahorros” porque “cuando se le puede dar de comer a las mascotas es porque está comiendo el pueblo”.
O sea.
Si pudieron manifestar con absoluta libertad, es porque somos un país inclusivo y soberano.

El Argentino, martes 13 de noviembre de 2012