jueves, 31 de mayo de 2012

Nostalgias de la vaca atada




Como decía Minguito: “Antes de hablar, quería decir unas palabras”:  
¡Salud compañeros y compañeras de Página 12, salud!
Ahora vamos a las cosas del día.
Los dueños del poder económico no fueron decomisados ni expropiados ni fueron socializados sus ingresos, riquezas y bienes de familia.
¿Por qué patalean entonces?
Porque sufren el síndrome de la vaca atada, parafraseando a la ministra Débora Giorgi. 
No se bancan que un gobierno elegido por el voto popular siga siendo leal con ese voto y no acate, como lo hacían gobiernos anteriores, a los dueños de la banca y los grandes diarios.
No se bancan la abstinencia de poder absoluto que les provoca un proyecto nacional, popular y democrático que lleva 9 años en la Casa Rosada. 
No se bancan que los inspectores de la AFIP le pidan la documentación pertinente y le inspeccionen los galpones con mercaderías mal habidas o trabajadores esclavos.
Tienen nostalgia de la vaca atada.
Y la vaca era el país entero. Y eran los bancos y las financieras.
Y era el tráfico con el dólar ilegal, con la moneda ilegal, con el comercio ilegal, con la propiedad ilegal, con Papel Prensa ilegal, con las cuevas ilegales, con las importaciones   ilegales, con la riqueza ilegal.
El magnate del azúcar, Carlos Pedro Blaquier, se movía como un jeque árabe.   
Del Ingenio Ledesma a Punta del Este. De ahí hasta París. De París quién sabe adónde.
Y no se banca que ahora lo citen a declarar por delitos de lesa humanidad por el genocidio  en Ledesma cuando fue la Noche del Apagón y los camiones de su Ingenio salieron con los represores a levantar obreros y estudiantes de sus casas. 
Y cuando se llevaron a un Intendente que también era leal con el voto popular: Luis Aredes.
Y como no se banca ni a la justicia ni a la democracia declara ante las cámaras: “Te equivocaste pibe, yo no soy Blaquier”    
Empiezan a notificarse qué es la sintonía fina del modelo.
Pensaban que era un ajuste y no se equivocaron. Salvo en un detalle: el ajuste no es contra el pueblo, sino contra la impunidad, la inequidad y la exclusión social que aún nos lastima la piel.     
Europa está desmantelando la cobertura industrial construida durante décadas de crecimiento y desarrollo del Estado de Bienestar.
La Argentina, en cambio, duplicó su capacidad productiva con inclusión social desde el 2003.  
Los datos revelados ayer por el Jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, son más que elocuentes.
“La industria y la construcción fueron los grandes pilares de ese crecimiento”, afirmó. 
¿Por qué patalean las minorías del privilegio entonces?
Por eso mismo.
Por que somos un país más justo, más libre y soberano.
Y en un país de iguales, nadie tiene la vaca atada.

El Argentino, jueves 31 de mayo de 2012

miércoles, 30 de mayo de 2012

Magnetto, la mirada del terror



“No tiene opción. Debe vendernos Papel Prensa o usted y su hija morirán. No tiene mucho para pensar”.
Con esas palabras Héctor Magnetto, el capo del Grupo Clarín, amenazó a Lidia Papaleo de Graiver el 2 de Noviembre de 1976 en una oficina del diario La Nación.
Lidia tiene un ligero temblor en la voz cuando recuerda que su hija tenía entonces dos años y medio.
Piensa en su niña, revive aquel espanto y se larga a llorar.
Ocurrió ayer ante el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata, presidido por Carlos Rozanski.
Se estremece cuando dice que prefería el castigo de sus torturadores antes que la mirada de Magnetto.
“Me causaba un profundo terror esa mirada”, dijo. “Por eso no me la puedo sacar de encima”, afirmó.   
En otras oficinas estaban apretando al resto de la familia y a Rafael Ianover, vicepresidente de Papel Prensa.  
O firmaban o morían.
Bartolomé Mitre, de La Nación, se encargaba de sus suegros, los padres de David Graiver.  
Magnetto, de Clarín, se encargaba de Lidia. 
Después de firmar la entrega de Papel Prensa, un abogado de Clarín, de apellido Sofovich, le dijo que todo había pasado a manos de Ernestina de Noble y que le aconsejaba que se fuera ya del país y que ni siquiera volviera a su casa.
Pero se quedaron. Y en marzo de 1977, concretado el saqueo, fueron detenidos por la dictadura cívico militar.
El 14 de marzo Lidia fue apresada y llevada al centro clandestino conocido como “Puerto Vasco”, tenebroso lugar de torturas y desapariciones del tristemente célebre “Circuito Camps”.
“Desde el primer día que llegué a Puesto Vasco me torturaron y maltrataron más que a nadie”, recordó.
“Me pegaban, escupían, torturaban y eyaculaban encima, pero preferiría englobar esto en maltrato y no dar más detalles”.
El pudor de esta mujer liberada cinco años después, el 24 de julio de 1982, le ganó una vez más al horror de los genocidas. 
“Me amputaron seis años de vida y seis años de la vida de mi hija”, aseguró emocionada Lidia Papaleo.  
Reflexionemos juntos. 
El monopolio mediático que hoy alienta la corrida cambiaria, vía la demanda especulativa del dólar ilegal, es el mismo monopolio que se originó con el genocidio.
Ianover lo testimonia así:
“…Era una estrategia organizada por los tres diarios para poder inaugurar la nueva planta de Papel Prensa”.    
Por eso no es noticia para ellos la revolución que significa que ayer se entregara en la Argentina el crédito social número 250 mil, que la Presidenta afirmara junto a Alicia Kirchner que “este modelo genera esperanza y alegría” y que el mundo se sacuda con el acuerdo comercial entre China y Japón con sus propias monedas y no con el dólar.
Aquella mirada del terror, parió este odio de hoy.

El Argentino, miércoles 30 de mayo de 2012

martes, 29 de mayo de 2012

Un dólar remarcado


  

“Inseguridad”, “inflación” y “dolarización”, son los tres nombres de una mega operación mediática que se abate sobre nuestras cabezas, nuestros bolsillos, nuestros cuerpos, nuestros espíritus cada vez que el poder económico precisa movernos el tablero de la esperanza.
Somos el país mas seguro de América Latina, según las consultoras internacionales que estudian el tema.
Somos el país cuyos niveles de inflación se compadecen con el desarrollo económico de nuestra economía en permanente crecimiento.  
Somos el país que rompió su dependencia con el dólar el día que Néstor Kirchner resolvió que “No al ALCA” y  le dijo “Chau al FMI”.
¿Y entonces? ¿Qué pasa con el dólar?
Pasa que no pasa nada. Estructuralmente hablando, no pasa nada.
Los argentinos tenemos en el Banco Central reservas monetarias como nunca antes en la historia: casi 50 mil millones de dólares.
Tenemos una moneda nacional que se llama Peso. No estamos “dolarizados”.
Nuestra reserva de valor ya no es el dólar, sino un país que funciona.
Memoria, argentinos, memoria.
¿O usted precisa un billete verde para comprar la carne, las verduras, los remedios, la vestimenta, la cuota del club, los alimentos del supermercado?
¿O usted gasta “verdes” cuando va de vacaciones a la Costa, a las sierras o las Cataratas, los fines de semana largos?
¿O usted no lee las noticias que vienen del viejo mundo y muestran y demuestran cómo se desploman las economías asentada en el euro y en el dólar?
Este gobierno desplumó a “los mercados” y le puso nombre y apellido a cada cueva del poder. Iba a durar cien días solamente. Y mire usted, el proyecto nacional, popular y democrático cumplió nueve años en la Casa Rosada.
O sea.
El cuento del lobo dolarizado es otra batalla campal de “los mercados” contra la democracia inclusiva.  
Quieren atemorizarnos, quebrando la confianza en el gobierno popular para que volvamos al 2001.
Vale todo para los inmorales de la exclusión social y de la entrega de nuestra soberanía.
Vale mentir, tergiversar, asustar y volver a mentir cuantas veces consideren necesario.
Ahora bien, esta pelea contra los inmorales la damos entre todos o no la damos.
El gobierno pregunta y controla como corresponde: “¿de dónde obtiene usted sus ganancias?”.
Para eso pagamos nuestros tributos. Para que el Estado garantice una sociedad más justa y transparente.
Los que deben preocuparse son los que habitan las cuevas de ladrones.
Y a ese país de ladrones no queremos volver más.    
Juan Carr afirmó ayer que “es el momento de nuestra historia en que a menos argentinos les falta la comida y que menos hambre hay. El Hambre Cero es inminente en todo el país”.
¿Por qué no es tapa de los diarios esta noticia?

El Argentino, martes 29 de mayo de 2012

lunes, 28 de mayo de 2012

Bariloche, la patria recuperada



La niña se acercó hasta Cristina y se miraron ambas con un amor tan inmenso que llenó el espacio de una infinita luz.    
Cristina le tendió su mano, acarició sus cabellos, la besó suavemente y en sus miradas entrecruzadas se detuvo el mundo por un breve instante.
Hice un esfuerzo para no aflojar ni perder el equilibrio grotesco en el que estaba, parado sobre un banco de la Catedral Nuestra Señora de Nahuel Huapi, en Bariloche, participando del Tedeum del 25 de Mayo.
El coro de la iglesia cantaba melodías tan sublimes que algunos de los presentes parecían levitar.
Yo levitaba con los ojos bien abiertos para no perderme ni un detalle.
La niña mapuche de la que hablo, se abrazó a la Presidenta de los argentinos.
Y era la Patria en su Día. 
Dos años atrás, en esa misma ciudad de nuestra Patagonia, un asesino con uniforme mató “por las dudas” a Diego Bonefoi, de apenas 15 años. Todo un peligro para la civilidad de los que sólo saben gobernar sin pueblo, sin pibes, sin vida.
“Que no nos maten más sólo porque somos pobres” declaró una joven de la pueblada que salió a las calles para reclamar por ese crimen. La policía brava de aquella Bariloche represiva y reaccionaria, cargó esa vez contra todo el pueblo. Y la sangre tempranera de otros dos muchachos, pintó de rojo ese lago, testigo de una historia de matanzas que siempre se hicieron en nombre de la “civilización”.
Nicolás Carrasco, de 16 años y Sergio Cárdenas de 29, murieron por las balas policiales en junio de 2010.
El Intendente de entonces, Marcelo Cascón, de la UCR, se fue vencido como se cae vencido en democracia: con el voto popular.
El Intendente hoy, es el kirchnerista Omar Goye.
¿Se entiende ahora porqué el gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, dijo en el Acto patrio que la presencia de Cristina “cierra los desencuentros y abre la etapa del encuentro en Río Negro con los argentinos?”
¿Se entiende ahora porqué esta emoción de ver en esas calles a tantos jóvenes cantando y alzando sus banderas, tantas familias humildes saludando a su Presidenta, tanto piberío saltando y jugando como si el Centro Cívico de Bariloche fuese por una vez el patio de la escuela?
Ellos son la patria recuperada de la que habló Cristina.
Ellos son el brote después de las cenizas, creciendo más verde y luminoso.
En el altar hablaron los distintos credos religiosos.
Y los representantes de los pueblos originarios.
Y estaban los ex soldados de Malvinas.
Y los curas comprometidos con su pueblo, como Juvenal Currulef.   
Y estaban Adriana, Osvaldo y los del ‘73 mezclados con los pibes que a cielo abierto celebraban la vida.
Argentina es un abrazo que nos contiene a todos. Como esta vez en Bariloche.  

El Argentino, lunes 28 de mayo de 2012

domingo, 27 de mayo de 2012

La patria arrebatada y después




El 27 de Mayo de 1810 la Primera Junta envió una Circular a los pueblos del interior para que designen sus representantes.   
La Revolución afirmaba su carácter revolucionario antes que declararse independiente.   Nacía como se nace siempre, con restos de placenta vieja, difusa, contradictoria y compleja. Pero nacía.
En su interior convivían y pugnaban a la vez, fuerzas antagónicas.
Algunos se conformaban con cambiar al virrey, sin modificar la estructura colonial.
Rivadavia, el adelantado de Martínez de Hoz, asomaba tenebroso.
Otros, como Moreno, Belgrano y Castelli, aceleraban los pasos para transformar la economía, difundir el ideario revolucionario que cruzaba a Europa y al nuevo continente y abrazar desde el pie a nuestros paisanos, los indios.
Fue un quiebre en la historia. 
Y maduraría seis años después, en Tucumán.
Primero hicimos la revolución. Después, la independencia.
Valga este contexto como homenaje a Mayo, pero también como campo de estudio para entender mejor los tiempos que vivimos doscientos años después.
Aquel fue un proceso complejo que galopó toda la América criolla.
De nada valieron los intentos conservadores para tirar hacia atrás el carro de la historia.
El historiador oficial, Bartolomé Mitre, “el único prócer que dejó un diario de guardaespaldas”, según Homero Manzi, nos relató una falsa memoria para confundirnos. Y sólo nos demoró.  
La Revolución nos hizo libres y fuimos desde entonces una nación y un pueblo.
En el siglo 20 el punto de quiebre fue el 17 de octubre de 1945.
Ese día los trabajadores y las clases populares sublevaron la patria para rescatarla del abismo al que la sometían las minorías del odio y el privilegio.
Y nació el peronismo y emergió un líder: Perón.
También fue un proceso complejo y contradictorio. Con virtudes y agachadas a las que Evita denunciaba con pasión y rebeldía.  
La hondura de las transformaciones estructurales que experimentó el Estado y la vida de los argentinos tuvieron su contra espejo en la violencia reaccionaria de las dictaduras que se sucederían desde 1955.
La resistencia y su después harían nacer, quizás, un fruto prematuro. 
El terrorismo de estado instaurado el 24 de marzo de 1976 superó en crímenes y horror   todos los revanchismos de las clases dominantes; su largo brazo incidiría en los primeros 20 años de la democracia recuperada en 1983, impunidad mediante.   
Hasta el quiebre amargo de aquel 19 y 20 de diciembre del 2001. 
Era la historia en carne viva.
El 2002 fue la delgada línea roja entre lo viejo y lo nuevo, entre el Puente Avellaneda y la sangre derramada por Kosteki y Santillán.
La juventud, de nuevo, abría el paso a la historia.
El quiebre definitivo comenzaría a andar con Néstor Kirchner jugando con el bastón presidencial el 25 de Mayo de 2003. Otra historia comenzaba, con sus contradicciones, avances y retrocesos y complejidades.   
Porque el gobierno de Kirchner no fue la culminación victoriosa de un país en crecimiento. No bajaba de Sierra Maestra, sino modestamente del 22 % de los votos y de un país incendiado por la crisis más letal de su historia.
Así empezó todo.   
¿Es casualidad o causalidad de la historia que el marco donde se desenvuelven estos procesos lo configura siempre una Europa hundida en una crisis global y una América Latina cruzada por los mismos vientos de cambio que soplan desde su origen?     
Todo un detalle para apreciar cada vez que se estudie nuestra historia.    
Ya se no me digas, tenés razón…la historia no se repite, pero hay un devenir dialéctico que construyen los pueblos cuando se deciden andar.
Luego vendrían los quiebres del Bicentenario en las anchas avenidas llenas de pueblo y el “Gracias Néstor, Fuerza Cristina”, muriendo y naciendo al mismo tiempo.
Y después, ahora, vendría lo mejor.  
Porque es ahora cuando la comandancia civil de la dictadura se sienta al banquillo de los acusados.
Es ahora cuando recuperamos los resortes básicos de nuestra soberanía energética.
Cuando el Estado recupera la plena potestad sobre los ferrocarriles.
Cuando ponemos a prueba la fortaleza del proyecto nacional, popular y democrático, asumiendo sus conquistas y acumulando masa crítica para los cambios que faltan.
Cuando el monopolio Clarín se enfrenta cara a cara con la democracia y sabe que la política es la que marca la cancha en representación del pueblo.
Es ahora cuando una oposición timorata debe decidir si se queda girando en torno a los  fantasmas del pasado o acomete la travesía de ahondar este curso histórico.
El kirchnerismo es un parte aguas en la historia del país.  
No admitirlo ni entenderlo así es seguir dando vueltas la noria por el lado de la derecha o por el de la progresía. Y si una cualidad relevante tiene este proceso transformador es justamente ese: que es un proceso abierto y no un punto de llegada a una estación cerrada. Por eso se suceden los cambios y medidas, una tras otra, ininterrumpidamente.
El fallo de la Corte Suprema poniéndole plazos al Grupo Clarín para desarmarse antes del 7 de diciembre es todo un signo de vitalidad de esta nueva etapa que vivimos. Hay que entenderlo así, sin la ambigüedad chicata del que sólo se conforma con el 100 % de las cosas. Es una medida que va en el mismo sentido de los vientos. No transforma la realidad per se, sino que la incluye, la acepta, la asume y le pone plazos a los que aun pretenden torcer la rueda de la historia.
Entonces, no hay tiempo para el descanso ni la melancolía.
Es ahora cuando el tiempo vence a la sangre de una vez y para siempre.  
La juventud toma las banderas y el timón, ayuda a la capitanía de la nave madre, limpia las cubiertas, alza las velas, custodia el rumbo, acelera la marcha disparando ideas, argumentos, sueños y nuevas utopías.
Escribimos estas líneas alborotadas en el vuelo que nos trae de regreso del Acto patrio en Bariloche.
El calor popular en esas calles y las palabras de Cristina devolviendo la patria arrebatada a los argentinos, nos invitan a una conclusión final:
Parece que esta vez, la Revolución llegó para quedarse.

Miradas al Sur, domingo 27 de mayo de 2012



jueves, 24 de mayo de 2012

Cuando la historia pase lista



De un tiempo a esta parte, la Semana de Mayo y las Fiestas Patrias en general, no son  una fecha más en un frío calendario donde el rigor cívico nos dicta que la escarapela, que el acto en la escuela, que el Himno, que el feriado largo. Y patatín, patatán.
La Patria hoy llega al alma de los argentinos, los latinoamericanos que estamos en el sur del sur; acaricia esa almita, la subleva, la abraza y la lleva como bandera a la victoria, como quería Evita con su nombre.   
Y así como sabemos que la Patria nació con una Revolución en la cuna y que seis años después daba sus primeros pasos de nación independiente, ahora ya sabemos de qué se trata el Cabildo que continúa abierto.
Si hoy tenemos Patria es porque tenemos una nación y un pueblo cada vez más democrático, inclusivo, libre, soberano y justo.
De eso se trata.
Pasarán otros doscientos años y la historia volverá a pasar lista de nuestros aciertos y errores.
Preguntará por los pibes. Querrá saber si hicimos lo que se debía para que puedan comer, vacunarse, educarse y jugar en el patio del colegio, en la vereda del barrio y en la placita del pueblo.
O no.
Preguntará por nuestros viejos queridos. Querrá saber si cobran la jubilación y la pensión que les corresponde y si le aumentan sus haberes en tiempo y forma.
O no.
Preguntará por los trabajadores. Querrá saber si hay justicia social, si se cuida el empleo, si se los reprime cuando salen a la calle a reclamar con toda la voz al viento.
O no.
Preguntará por la juventud. Querrá saber si participan, si se comprometen, si se los protege, si se forman y rebelan, si asumen responsabilidades en los asuntos públicos.
O no.
Preguntará por Malvinas, por la libertad de expresión, por la unidad latinoamericana, por la integración con el Sur del mundo, por la memoria, la verdad y la justicia. Querrá saber si fueron enjuiciados los genocidas civiles y militares de la dictadura y si cumplimos y honramos la orden de los primeros padres de la Patria, con Moreno, Belgrano, Artigas, con San Martín, Castelli y Monteagudo.
O no.
Preguntará qué hicimos con los monopolios. Querrá saber si la república y las leyes que nacen de la voluntad política de las mayorías pudieron finalmente desarmarlos, pieza por pieza, hasta convertirlos a la democracia cumpliendo el mandato de Yrigoyen, Perón y Kirchner. 
O no.
En este nuevo 25 de Mayo será importante hacer memoria con los ojos del futuro.
Porque estamos haciendo la historia.
Cuando ella se pregunte dentro de cien o doscientos años lo que hicimos o no, lo que reparamos, lo que refundamos, lo que construimos, esta Generación del Bicentenario que preside Cristina podrá decir con orgullo, simplemente: ¡Cumplimos!

El Argentino, jueves 24 de mayo de 2012



miércoles, 23 de mayo de 2012

Una democracia sin coronitas




La Corte Suprema de Justicia puso plazo al Grupo Clarín para que definitivamente cumpla con el artículo 161 de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.
La desinversión, que le dicen.
La cuenta regresiva ha comenzado. ¡Minuto en el aire! 
El próximo 7 de diciembre, si no surgen otras brujas y fantasmas que interfieran, el monopolio más poderoso del país deberá ubicarse en la fila de los medios de comunicación de la democracia. Como cualquier hijo de vecino. Y no será más monopolio. Claro que aun así será el vecino más rico de la cuadra, por lejos. Pero al menos cumplirá con la ley. Y ya es bastante.
¿Es para festejar? Claro que sí. Pero sin dormirse en los laureles.  
Falta un trecho para llegar a fin de año, falta resolver la llamada “cuestión de fondo” anclada en el despacho de un juez y falta lo principal: que respetar y cumplir la ley, cumplir con la ética del periodismo auténticamente democrático y vivir sin la epidemia de miedo que inyecta Clarín todos los días, empiece a ser una sana costumbre en la Argentina.    
Mientras tanto, la democracia (¡No sólo el gobierno, colegas!) seguirá batallando contra sus poderosos adversarios: las corporaciones.
Son las que se opusieron a la ley de Medios, mandaron a sus legisladores del “Grupo A” a votarla en contra, pidieron su inconstitucionalidad una vez sancionada, presentaron cautelares por aquí y por allá, difamaron, injuriaron y ofendieron a los que apoyaron la norma.
Son los que embarran la cancha todo el tiempo.
Una pregunta a propósito: ¿Quiénes están atrás de la bomba contra la conferencia de Uribe?
A falta de blindados con orugas, cada tapa de Clarín es un trabuco apuntando al corazón de la democracia.
La resolución de la Corte es una muy buena noticia.   
Anuncia el amanecer.
Y por eso mismo no hay que olvidar la mala entraña de un Grupo que es perito en sombras y tinieblas.     
El vicegobernador Gabriel Mariotto, uno de los principales artífices de la ley en vigencia (¡En vigencia! ¡No olvidarlo!), aseguró ayer: “Vamos a vivir una democracia comunicacional como jamás la hemos visto” y agregó: “Nosotros esperamos, siempre ajustándonos a derecho, porque sabíamos que cuando fallara la Corte lo iba a hacer refrendando el texto de una ley que está inspirada en los organismos internacionales de los Derechos Humanos e inspirada en las leyes respecto a la libertad de expresión”.
Finalizó diciendo Mariotto: “Esa metodología generó el texto de esta ley que el Ejecutivo nacional, con el coraje de nuestra presidenta, envió al Congreso después de haber escuchado a todos los sectores sociales”.
En esta democracia nadie tiene coronitas.
En 199 días más, caerá la última que quedaba.  

El Argentino, miércoles 23 de mayo de 2012






martes, 22 de mayo de 2012

Bajen las armas


Ayer se confirmó que un poderoso submarino nuclear inglés partirá esta semana hacia las Islas Malvinas.
La Royal Navy lo define como un “cazador-asesino”.
Transporta misiles y torpedos de gran potencia y estaría en Malvinas en los primeros días de junio.
La prensa británica señaló con grandes titulares que la nave va preparada para responder “cualquier provocación argentina a 30 años de la rendición” de la dictadura cívico-militar.   
A ellos les decimos desde este humilde rincón:
“Bajen las armas que aquí sólo hay pibes comiendo”, como canta León Gieco en esa bella canción compuesta en memoria de Pocho Lepratti, asesinado en un comedor infantil en el 2001.  
Ayer también se conoció un informe de la UNICEF  advirtiendo que en España la población infantil en estado de pobreza superó por primera vez a la población de mayores de 65 años en igual situación dramática.
Un 26% de los niños vive por debajo del umbral de la pobreza en España.
Ay que dolor la España de García Lorca, de Miguel Hernández, de la Pasionaria.
“La pobreza tiene cara de niño” dijo la directora de UNICEF -España, Paloma Escudero, al presentar el informe. 
Sin embargo la España de Rajoy, el socio político de Mauricio Macri, quita presupuesto a salud y educación por 10 mil millones de euros pero le inyecta a los bancos una suma igual y dinamita los puentes de intercambio comercial con la Argentina, en reprimenda por la nacionalización de YPF que afectó a una empresa privada llamada Repsol.
El informe de UNICEF asegura que la tendencia es a la suba de la pobreza infantil, alcanzando ya a los niños de la clase media española.
El aumento de la desocupación y la baja de los salarios son dos de las causas principales.
Una encuesta entre escolares arrojó como resultado que los pibes españoles prefieren un plato de comida antes que un juguete.
¡Bajen las armas, todos!
Los ingleses y su submarino asesino, los neoliberales y sus políticas de hambre, la soldadesca mercenaria de Magneto con Lanata, TN, Clarín y La Nación humillando al 54 % de los argentinos y un poco más.
Bajen las armas que aquí sólo hay pibes comiendo gracias a la Asignación Universal por Hijo y a las embarazadas, a la Asignación familiar de los trabajadores, a la movilidad jubilatoria de los abuelos, al consumo interno, a la defensa del empleo y el salario. 
Un dato de la CEPAL: América Latina fue la región del mundo donde más crecieron las entradas de inversión extranjera directa y en ese marco, la Argentina trepó hasta llegar a  7.243 millones de dólares con un crecimiento continuo en los últimos años.
Hay patria y hay mercado nacional, pero no nos corran con la vaina de la desinversión.
Aquí sólo hay pibes comiendo.   

El Argentino, martes 22 de mayo de 2012


lunes, 21 de mayo de 2012

El sonido dulce de la marimba



Cual repositores de sueños y esperanzas, es preciso arrancar la semana reponiendo argumentos para enfrentar el odio y la mala onda que nos tiran por TN, Clarín y La Nación.
Para lograr el éxito, la condición indispensable es que esos argumentos sean tan pero tan sólidos que podamos tocarlos con las manos y llevarlos a la balanza para pesarlos, que estén siempre en la cartera de la dama y el bolsillo del caballero para usarlos en caso de emergencia, que se los pueda acariciar y besar cuando se nos de las ganas, que sirvan para comer, beber, oler y disfrutarlos cuantas veces queramos a lo largo del día y de la noche.
Es que nos siguen diciendo que “todo viene mal”, que “hay fuga de dólares y depósitos”, que “se enfría la economía”, que “la inflación está a la vuelta de la esquina”, etc.
Leen las noticias que vienen de Europa y las repiten en clave de una Argentina que quedó sepultada en el 2001. El odio mata mucho más que la humedad. Allí está la prueba. No quieren ver la realidad de este país que somos.
Por eso, tranquilos que recién es lunes y debemos transformar en canciones los aullidos que escuchamos y leemos.
Ahí vamos.
*Los metalúrgicos cerraron su paritaria con un 23 % de aumento salarial, lo que lleva el mínimo retroactivo a abril a la suma de 4 mil pesos.
*El poderoso dueño del Ingenio Ledesma, acusado de cómplice de la dictadura, está cada vez más acorralado por la justicia. La memoria es implacable cuando los pueblos mandan.
*Echaron a Elisa Carrió hasta de la Coalición Cívica que fundó.
*La UNASUR respaldó por unanimidad a la Argentina por la recuperación de YPF y la soberanía energética.
*El flamante Banco del Sur, brazo financiero de la UNASUR, iniciará su actividad a partir del mes de julio con una cartera inicial de 7 mil millones de dólares.
*La economía argentina creció un 4,8 % durante el primer trimestre de 2012 basado en el fuerte impulso del consumo interno y las exportaciones.
*La desocupación bajó al 7,1 % en igual período de este año.
*Un coro de economistas nacionales salió a refutar técnica y políticamente la campaña desatada en torno a la presunta “fuga de dólares”. “Es para asustar a un sector de la clase media siempre asustadiza con estos lamentos”, dijeron. Saquemos la cuenta y ensayemos el argumento:   
“Si las reservas del Banco Central se ubican en los 47.700 millones de dólares y  el excedente comercial del primer cuatrimestre aumentó un 57 % respecto al año anterior con una suma de 4.795 millones de dólares ¿de qué fuga me hablan señores?”.
Tomá!
¡Arriba Argentina! Que la marimba ya no es una paliza, sino un instrumento musical con un sonido tan dulce como el dulce de leche que vendimos en Angola.


El Argentino, lunes 21 de mayo de 2012

domingo, 20 de mayo de 2012

El discreto encanto del neutralismo



La actividad de la delegación argentina presidida por Cristina Fernández de Kirchner en Angola fue la rubrica que actualiza la formación y el desarrollo del Estado nacional en los antiguos países colonizados.
Como se sabe, la formación del Estado Nación en Europa fue la respuesta que dio el capitalismo a su vertiginoso crecimiento industrial durante los siglos 18 y 19.
En América, en cambio, fue la necesidad de juntar fuerzas políticas y económicas en función de las necesidades de las colonias liberadas del yugo colonialista. Y esta fue la diferencia y la constante durante dos siglos de vida.
En este marco histórico la Argentina consolida la relación Sur-Sur desde la integración latinoamericana. 
Así, los nuevos paradigmas alumbran un nuevo mundo rescatando su primer origen libertario.  
En tanto, la contraofensiva de cartón pintado lanzada por las fuerzas más reaccionarias busca horadar la credibilidad de Cristina en los sectores medios.
Que “hay caída del consumo”, que “hay fuga de dólares”, que la mar en coche. Todo vale para erosionar la confianza y seguir dividiendo para reinar. Es una vieja treta del parasitismo neoliberal.
No es casual que en un puñado de días concurran a este propósito desestabilizador las fuerzas de choque de los patrones rurales frente a la Legislatura bonaerense, el abandono de Mauricio Macri a su obligación de gobernar y el ataque patético del Grupo Clarín queriendo preguntar por qué no pueden “mojar” desde hace nueve años como poder corporativo que son.
Es fuerte la contraofensiva mediática, con un poder de daño que busca impactar en el imaginario del sentido común de la sociedad.
En Angola la Presidenta y su comitiva estaban más cerca de La Matanza y de Caballito que lo que estaba Macri desde la Recoleta.
Una imagen fiel de la relación de fuerzas en la política argentina fue que pese a la balacera del viejo poder desalmado, el gobierno salió a abrir rutas de intercambio comercial con el continente africano y dejó el bastón de mando a otra mujer del proyecto: la senadora Beatriz Rojkes.
El mundo nuevo se hace con mujeres bailando y gobernando al mismo tiempo.
Los tambores esta vez no llaman a la guerra sino a la alegría.
El mundo viejo sigue en caída libre y las fuerzas locales de la reacción anhelan desesperadamente que la Argentina sea parte del colapso universal para no quedar afuera de ese mundo y así cobrarle al maldito kirchnerismo todas las cuentas pendientes. Ese poder colonial, colonizado y colonizante sólo crece en la desgracia de los pueblos. Por eso buscará astillar, corroer y desplazar la confianza pública en el modelo inclusivo. Para esos tipos, “lo que mata es la esperanza”.
La estrategia elegida es jugar por líneas interiores del proyecto de cambio. Zarandean el tablero de la paciencia colectiva con Macri y con Biolcati, pero saben que su poder de fuego sólo resultará exitoso si recuperan para sus filas a algún barón político o sindical del peronismo y logran que la clase media, o un sector de la misma, empiece a trastabillar con su clásico neutralismo, con el “no te metas” y con la teoría de los dos demonios, versión “Clarín versus el gobierno”.
La actitud compasiva que expresan algunos analistas políticos para con aquellos que se declaran “neutrales” en la batalla entre el proyecto de país inclusivo que lidera Cristina y el país exclusivo de Magnetto y la cría de los genocidas, es una actitud clasista y paternalista. Con todo respeto.
Históricamente las clases medias acostumbraron a perdonarse todas las agachadas. Hoy por ti, mañana por mí. Esa pequeña burguesía es autoindulgente consigo misma, aunque vaya al analista con su mochila culposa. Se arroga la facultad de comprenderlo todo, de “dejar hacer, dejar pasar” y que está siempre “todo bien”.
En una actitud distinta, los morochos y las morochas, aunque sean castañas, rubias o pelirrojas, que se cargan la historia al hombro y salen tempranito a campo traviesa a  bancar el proyecto nacional, popular y democrático, dan la vida si es preciso cuando la patria los convoca. Y hoy sienten que la patria los convoca.
Ellos no son neutrales en ninguna patriada. Por eso no cultivan el fino arte de elogiar al que se cree superior con sólo enunciar que “no estoy ni con uno ni con otro”.
Otra cosa distinta es el respeto democrático que nos debemos todos. Convencidos, dudosos o neutrales.
Pero ser tolerantes y respetuosos, virtudes de una sociedad democrática, no debería llevarnos a negar el valor de la jubilada que se trenza en un debate con otra jubilada por defender al gobierno que más derechos les reparó. Ni tampoco igualar alegremente al pibe descomprometido con aquel otro que se juega con su temprana militancia, con sus convicciones, con el alma, con el cuerpo y con su propia mística.   
No son todos iguales.
El sujeto neutral se especializa en abrir grietas para que todo de igual. Jugarse o no jugarse, se igual.
En esta instancia de la historia los pueblos aumentan su caudal transformador; no lo debilitan, lo fortalecen. Este caudal está en la génesis de los movimientos populares.
Y es así porque no se juega la suerte individual de las personas, solamente; ni la suerte de un partido. Se juega la suerte de un país. Y allí no hay tutía.
A veces por ser tan generosos y dadivosos con los que nunca se juegan, se termina por ser injustos y se debilita la moral de los que sí creen y se la juegan.  
A diferencia de otras etapas, el kirchnerismo como movimiento político,  no depende de las corporaciones de ningún signo; ni empresariales, ni sindicales, ni mediáticas, ni eclesiásticas. Por lo tanto, todos somos llamados a ser pedagogos de esta causa. Acertando o errando. Pero jugándonos.  
Algunos dirigentes podrán no compartirlo y  enojarse con el gobierno, amigándose con los pavos reales del Grupo Clarín; les guste o no, los trabajadores se identifican con Cristina y con sus políticas de inclusión social.
Esos trabajadores y los jóvenes son los sujetos principales de un kirchnerismo que reescribe la historia de un líder, un pueblo y una causa colectiva.

Miradas al Sur, domingo 20 de mayo de 2012

sábado, 19 de mayo de 2012

YA NADA SERÁ IGUAL

No te olvides!!
Domingo de 9 a 10hs te espero en la AM 530, la Radio de las Madres, para compartir nuestro programa "Ya nada será igual".
Un programa no apto para neutrales. Escuchalo y sabrás por qué.
Te espero.

viernes, 18 de mayo de 2012

Capoeira, milonga y tango



La Presidenta está en Angola. 
Acá a la vuelta nomás.   
Dicen que Angola limita con Namibia, Zambia, el Congo y cruzando el océano Atlántico, limita con Porto Alegre, Florianópolis, Salvador de Bahía, con La Matanza, La Salada, Tucumán, Paraná, Caballito, La Boca y la lista sigue.
Angola es el África y es el Tercer Mundo y es el Sur del planeta.
Parece una paradoja, pero la comitiva que acompaña a Cristina está más cerca de nuestros intereses nacionales y populares estando a 10 mil kilómetros de distancia, que lo que está Mauricio Macri durmiendo en un apart hotel de Recoleta.
La ciudad más rica de Argentina, mi Buenos Aires querido, es una maqueta viviente del país injusto que dejamos atrás. Un enclave del pasado. Una cuña que duele en esos subtes desamparados por este jefe procesado que nos da vergüenza ajena.
¡Que no se enteren en Angola que tenemos un alcalde tan inepto en estas pampas! 
La amistad con África es otra expresión de los nuevos paradigmas en esta etapa de la historia.
Además de favorecer ampliamente a nuestro mercado interno y externo, el intercambio con Angola está indicando que el espacio donde abreva el modelo de desarrollo con inclusión social está entre nosotros, en América Latina y en el Sur del mundo.  
El viejo sueño de establecer y consolidar la relación Sur-Sur entre los países llamados emergentes, es hoy una realidad.
No importa que nosotros hablemos en argentino-español y ellos en portugués, umbundu, kimbundu, kikongo, kwanyama y otras lenguas bantús y khoisan. Importa que nos necesitemos mutuamente para seguir creciendo en un mundo llamado desarrollado que se vino a pique.  
Brasil, con Lula y con Dilma, laboran esta integración desde hace rato.
Quizá la antigua Angola, con sus hombres y mujeres esclavizados y trasladados encadenados hasta el antiguo Brasil tenga mucho para enseñarnos con su Capoeira.
Esa mezcla de danza, ritual y lucha fue la forma de resguardar y clandestinizar la identidad de la negritud ante el colonizador esclavista.
Por eso la Capoeira es el baile de la resistencia negra.
Es posible ver aún hoy en una movilización del PT o del Movimiento Sin Tierra abrirse de pronto un claro en la multitud y los compañeros empiezan a danzar una Capoeira.
Como ese viejo ritual, los argentinos guardamos durante mucho tiempo nuestras cualidades de pueblo. Hasta que emergieron en aquel Octubre del 45 y surgen nuevamente en este tiempo donde el subsuelo de la patria se subleva.  
Cristina está en Angola, allí en el África, donde se sostiene que nació el primer hombre y el primer compás de una música orillera que se llamó “tangó” y milonga.
Soñemos.
Un berimbau y un bandoneón, juntos, hacen una revolución.

El Argentino, viernes 18 de mayo de 2012

jueves, 17 de mayo de 2012

Macri y el delito de abandono



“Macri tiene problemas con la ley”, afirmó ayer  en conferencia de prensa el ministro Tomada.
Y todo quedó más claro.
“Se borró”, dijo el ministro Julio De Vido a su lado.
Y se aclaró más aún la desolación que sufre Buenos Aires.
Mauricio Macri está procesado por varios delitos; el más resonante es el de las escuchas telefónicas, por el que irá a juicio oral y público.
Pero acaba de cometer un hecho inhumano y brutal: abandonó la ciudad  que gobierna.
Se lavó las manos con los Subtes de la Ciudad.   
Si el Código Penal castiga con prisión de 3 a 15 años según el daño causado por el delito de abandono de personas, artículos 106, 107 y 108 del Capítulo VI ¿qué pena le correspondería a Macri por dejar abandonadas no a una ni a dos sino a millones de personas que a diario utilizan ese vital servicio de transporte público?
La gravedad de lo ocurrido es igual a la suma de varios delitos: incumplimiento de los deberes de funcionario público y el abandono de personas, principalmente.
El artículo 404 del Código Penal establece que el delito de prevaricación lo comete “la autoridad o funcionario público que, a sabiendas de su injusticia, dictare una resolución arbitraria en un asunto administrativo, se le castigará con la pena de inhabilitación especial para la ocupación de cargo público…”
Y el artículo 409 tipifica el delito de abandono de servicio: “A las autoridades o funcionarios públicos que promovieren, dirigieren, u organizaren el abandono colectivo y manifiestamente ilegal de un servicio público se les castigara con la pena de multa de ocho a doce meses y suspensión de empleo o cargo público por tiempo de seis meses a dos años”.
No es nuestra intención abordar el desmadre del gobierno del PRO con el Código Penal en la mano. Pero subleva tanto desparpajo, tanta indolencia con los ciudadanos, tanta insolencia, que necesariamente hay que encuadrarlas en la comisión de delitos.
Porque no se trata de un debate político o ideológico. Se trata de cumplir con la ley de una vez por todas. Y Macri no cumple con la ley y mucho menos con la primera razón de la política: dialogar y trabajar por el bien público.
En el año 2007, según uno de los cables difundidos por Wikileaks nunca desmentidos, Macri declaraba al cónsul político de la embajada de los EE.UU: “Somos el primer partido pro mercado y pro negocios en cerca de ochenta años de historia argentina que está lista para asumir el poder”.
A confesión de parte…
Les interesa un comino los trabajadores, los usuarios, las instituciones y las obligaciones que contrajeron el día que se pintaron de amarillo para burlarse de la democracia.
En fin; el ladrón cree que todos son de su misma condición.

El Argentino, jueves 17 de mayo de 2012

miércoles, 16 de mayo de 2012

Cuando el hijo es el padre del hombre




Ayer alumbró el futuro.
Estaba allí, en la mirada de los pibes que en el Congreso se emocionaban con Cristina hablando de Néstor, de la vida, de la victoria después de las derrotas. 
Me acordé de Carlos Fuentes, el escritor latinoamericano fallecido ayer, que supo escribir palabras tan bellas y profundas como estas:
“Hay que llegar a saber que los hijos, vivos o muertos, felices o desdichados, activos o pasivos, tienen lo que el padre no tiene. Son más que el padre y más que ellos mismos. Nuestros hijos son los fantasmas de nuestra descendencia. El hijo es el padre del hombre”.
No se porqué este último renglón me llevó, como un caminito luminoso en medio de la nostalgia, hasta esos pibes que ayer acompañaron a la Presidenta y hasta Martín Fresneda, el nuevo Secretario de Derechos Humanos de la Nación que asumió ayer.
El hijo es el padre del hombre.
Martín es uno de los fundadores de la agrupación Hijos y su padre, Tomás Fresneda, fue uno de los abogados desaparecidos en aquellos días trágicos de julio de 1977 conocidos  como La Noche de las Corbatas junto a otros colegas y a su esposa, María de las Mercedes Argañaraz.
Mientras camino cada vez más lento sobre las hojas que caen en este otoño, se me ocurre que estos datos nos llevan irremediablemente hasta ese dolor inconcluso que acuna en su alma este pueblo que somos.
Sin embargo, después de los 30 mil desaparecidos y los crímenes cometidos por la dictadura cívico-militar, no podríamos decir ni pensar lo mismo que esta otra frase del escritor que perdimos ayer: “La muerte espera al más valiente, al más rico, al más bello. Pero los iguala al más cobarde, al más pobre, al más feo, no en el simple hecho de morir, ni siquiera en la conciencia de la muerte, sino en la ignorancia de la muerte. Sabemos que un día vendrá, pero nunca sabemos lo que es”.
En el país del terrorismo de Estado y en el país de la exclusión, no todos morían con la misma igualdad de oportunidades.
Seguramente Tomás, María, Norberto Centeno, los hijos de Hebe, de Nora, de Taty, de Estela, los padres de Juan y de Horacio, sólo querían vivir en un país de justicia y pan, de justicia y juguetes, de justicia y canciones, de justicia y amor.  
Lo cierto es que Martín, hijo de Tomás, abogado en la causa contra Videla, Menéndez y otros genocidas, militante de Hijos, es decir de la memoria, cubrirá el vacío que dejó Duhalde con su muerte y así, la Argentina da una vuelta completa sobre el reloj de su historia. Esta asunción lo confirma.
Es la Argentina que ayer en el Congreso inauguró un Salón para esa Juventud que enarbola orgullosa la sentencia implacable de Néstor Kirchner:
“Cambio es el nombre del futuro”.

El Argentino, miércoles 16 de mayo de 2012



martes, 15 de mayo de 2012

El país de las preguntas largas




Si se trata de preguntar, preguntemos:
¿Por qué sigue creciendo la imagen positiva de la Presidenta? 
¿Será porque Ignacio Ramonet, el prestigioso director del diario francés Le Monde Diplomatique afirmó ayer que América Latina vive el mejor momento de su historia y el Nobel de economía, Paúl  Krugman, destacó hace unos días los avances extraordinarios del modelo económico argentino?
¿Será porque el economista estadounidense Mark Weisbrot valoró como esencia del éxito del modelo argentino al creciente consumo interno y a las inversiones y no a la falsa característica sojera dependiente de la economía como propagandizan las corporaciones adversas al gobierno?
¿Será porque el gobierno de Angola, país destinado a liderar el continente africano por el desarrollo de su economía, prioriza el intercambio con Brasil y Argentina para integrarse al mundo?
Los operadores de Magneto que despistaron definitivamente con la tribuna patética que se burló de la memoria de Tato Bores, podrían hacerse estas preguntas largas.   
Así no se extravían tanto.
Rodolfo Walsh hacía periodismo con un dato, una pista, una pregunta y una verdad así de grande.
No se quejaba porque “la productora” no le facilitaba notas ni entrevistas ni conferencias de prensa. Es más, no tenía otra productora más que sus ojos, sus oídos, su olfato, su curiosidad y su compromiso con la vida.
Así supo escribir “Operación Masacre” y la Carta Abierta a la Junta Militar que repartía el día que lo secuestraron los genocidas de la dictadura. 
Está considerado el mejor periodista, de acá hasta el cielo, ida y vuelta.
Raúl Scalabrini Ortiz hurgaba en los tachos de residuos de los ferrocarriles ingleses para descubrir el porqué del abanico de las vías férreas con eje central en el puerto porteño. Se movía sigiloso entre los pasillos de la oligarquía y el empresario medio, preguntaba al oficinista, al ascensorista, al peón de campo, al estanciero, al ratón de alcoba y bibliotecas, al laburante que habitaba sus días entre el taller y el café del barrio.    
Se sentaba en el barcito de Corrientes y Esmeralda, en el centro porteño, miraba y preguntaba con los ojos, estiraba la mano y llegaba hasta Santiago del Estero o hasta la Patagonia y anotaba en su cuaderno los primeros garabatos de lo que sería después una de sus obras mayores: El hombre que está solo y espera.
Es uno de los más brillantes pensadores nacionales, escritor, periodista e investigador de nuestro propio ADN.   
¿Alguien se imagina a Walsh, a Scalabrini y a Jauretche haciendo las pavadas que hacen  los que fungen de periodistas y son apenas el último dislate de Magneto?
¡Las cosas que se ven en estos tiempos de país inclusivo!

El Argentino, martes 15 de mayo de 2012



lunes, 14 de mayo de 2012

El proyecto no se mancha



La misma noche que Cristina Kirchner recibía los votos del 54 %  del electorado, sus enemigos decidían la estrategia para los próximos años en el intento de llegar con chances a las presidenciales del 2015.
De eso hablan los diarios Clarín y La Nación este domingo.  
El 23 de octubre de 2011 el alto mando opositor veía sus piezas ubicadas en la mesa de arena, patas para arriba, destartaladas, desorientadas, desubicadas.
“¿Y ahora?” se preguntaron y un tal Magneto respondía con un bramido agrio y mandón: “Ahora vamos por líneas interiores”.
De esto hablarán los diarios del monopolio de aquí en más.
La derrotada “Operación Cobos” fue apenas un ensayo de lo que se viene.
No hay oposición creíble.
Nos equivocaríamos si pensamos que Mauricio Macri es el candidato exclusivo y excluyente del poder económico concentrado, ese poder de la derecha procesista, el indulto a los genocidas y la derogación de la ley de medios, el matrimonio igualitario y la Asignación Universal por Hijo.
Las corporaciones lo protegerán como lo hicieron hasta hoy. Pero si resulta ineficiente para gobernar y no junta más votos que los de la tilinguería del PRO, no habrá pacto de negocios que lo salve de la hoguera de sus propios socios.
Algo de eso ya se está viendo.
Aquí no disputan personas, disputan proyectos de país. De eso se trata.
A ver ¿es casualidad que en estos dos últimos meses arreciaran las tapas y las editoriales del monopolio mediático elevando a la categoría de “mártires” de la república a Daniel Scioli, Hugo Moyano, Momo Venegas, Alberto Fernández?
¿Es casualidad que le pongan alfombra roja en los programas de TN diez veces más a estos referentes que a los propios miembros de la oposición política republicana?
Tenemos una respuesta, pero pensemos entre todos.
Si así son las cosas es de presumir que ahora vendrán a manotear por líneas interiores del movimiento nacional y apurar los tiempos electorales.   
Caída la carta de Cobos, Carrió, los radicales de cualquier pelaje y posiblemente el propio Macri, intentarán horadar por adentro del amplio y complejo espacio kirchnerista.
Si les sale bien la jugada, se ilusionan, dividirán para reinar como lo hicieron hasta el 2003 y de paso cañazo, asestarían un golpe destituyente al modelo gobernante.
¿Qué hacer?
El gobierno, gobernar.
Y los ciudadanos, fortalecer el gobierno popular desde cada casa, desde las escuelas, las universidades, las fábricas, las verdulerías y el supermercado, desde el corazón de cada argentino que sabe que Cristina es Presidenta de los 40 millones porque lidera un proyecto de país que tiene nombre propio: nacional, popular y democrático.
Digan lo que digan, el proyecto no se mancha.

El Argentino, lunes 14 de mayo de 2012


domingo, 13 de mayo de 2012

Avanzar es defender conquistas



Estamos en peligro. Hay un mundo que se cae a pedazos y los gobernantes de los países desarrollados no atinan más que a echar nafta al incendio desatado por el neoliberalismo en todo el hemisferio norte.
Es bueno recordar que lo peor que podemos hacer en caso de peligro es dejarnos arrastrar por el miedo. El miedo nos paraliza, nos entristece, nos deprime, nos hace confundir la puerta de salida, nos impide abrir con un martillo la puerta de emergencia.
El diagnóstico de esta situación mundial no es para nada novedoso.
Lo advirtió la Presidenta el 25 de setiembre de 2008 ante los 400 poderosos empresarios que escuchaban su exposición en el Waldorf Astoria de Nueva York, durante el evento que organiza anualmente el Council of the Americas.
Fue allí cuando, ante la filosa pregunta de una ejecutiva estadounidense, Carla Sandy, del Credit Suisse, que quiso conocer cuál era el Plan B de los ajustes que vendrían si los ingresos disminuyeran y la economía argentina cayera, Cristina respondió con data fina y gruesa, la solvencia del modelo económico que desarrollaba el gobierno desde el 2003 y que no había necesidad de ningún Plan B porque el Plan A estaba en marcha y dando buenos resultados. Repasó una por una las causas de la crisis financiera y política que ya atravesaba al mundo desarrollado y concluyó: “Me parece que los primeros que tienen que tener un Plan B son ustedes, aquí en Estados Unidos y en Europa”.
Ardió Troya en Buenos Aires. Los medios que responden al Grupo Clarín y a La Nación no ahorraron epíteto contra el “desplante” de nuestra Presidenta. ¿Se acuerdan ustedes?
Sigamos hurgando en esos tiempos para poder contextualizar esta etapa y entender la esencia del discurso de Cristina del jueves pasado cuando anunció el nuevo tramo de 8 mil millones de pesos de Créditos del Bicentenario.
Por esos mismos días del 2008 la Embajada de los EE.UU. enviaba a su gobierno distintos cables que daban cuenta del proceso de creciente “argentinización” de la economía conducida por los Kirchner. Difundidos y conocidos luego por los ya célebres Wikileaks, aquellos cables caracterizaban al gobierno de Cristina en sintonía con el rechazo del pueblo argentino al neoliberalismo y al Consenso de Washington.
¿Qué hay de nuevo entonces en el horizonte?
Que el proyecto nacional, popular y democrático entró de lleno a su etapa de profundización con sintonía fina, mientras el modelo de acumulación financiera que ocasionó la más grave crisis del capitalismo en su historia, acaba de expandir su incendio a todo el viejo mundo.  
Nótese que estamos en un país que brinda certezas sobre el futuro inmediato en tanto se involucre la mayoría de los ciudadanos en la defensa de este proceso político. Se empiezan a tocar las partes blandas y sensibles del viejo poder económico dominante durante décadas.
Por ejemplo, sentar a Blaquier en el banquillo de los acusados por crímenes de lesa humanidad, no es soplar y hacer botellas. Este tipo de personajes no pasan a retiro como los generales del genocidio. Blaquier, como Martínez de Hoz, son generales en actividad mientras tengan poder. ¿Hay que dejar que actúen las instituciones de la democracia para juzgarlos? Sí, mil veces sí. Pero debe haber una sociedad movilizada, participando, informándose, apoyando cada paso ascendente hacia un Estado de derecho pleno. Porque no habrá profundización de este modelo de país sin participación social. En ese universo social hay que poner la plomada de albañil para medir la justa medida de la unidad y la organización que se nos reclama a todos.
No es la unidad de los iguales, sino de los diferentes. No es la organización de los organizados, sino de los desorganizados.
Esa es la consigna a militar barrio por barrio, casa por casa.
Cuando los patrones rurales vuelven a la carga violando los portones de la legislatura bonaerense mientras los legisladores de La Cámpora defienden el sagrado recinto de la democracia, se está pintando un fresco sobre la pugna inconclusa entre los dos modelos de país.
Cuando Clarín, La Nación y Mauricio Macri se ubican en la línea de defensa de los intereses de Repsol y del Reino Unido de Gran Bretaña, mientras el gobierno junto a la amplia mayoría del pueblo levantan las banderas de recuperación de YPF, de nuestra soberanía energética y de las Islas Malvinas, se está expresando un nuevo capítulo de esa vieja disputa por el perfil del país de los argentinos para los próximos doscientos años.
“Mirá lo que te digo”, diríamos en el barrio.
Que el miedo no nos paralice pero que tampoco nos lleve a creer que la batalla está ganada. La Argentina depende esta vez sólo de nosotros. La suerte del mundo ya está echada y poco o nada podemos hacer para cambiarla. Son otros pueblos los que deben dar esa pelea por salir del incendio causado por el FMI, Merkel, Sarkozi, el Banco Central Europeo y otros de igual estirpe.
Pero entre nosotros, si no se aflojan las riendas que sostienen armónicamente el crecimiento del salario, de las jubilaciones, del desarrollo social, de la educación, de la salud, de las obras públicas, del mercado y el consumo interno, de la unidad política y económica con los países hermanos de la región, podremos decir que estamos preparados para pasar airosos varias colas de tormentas que azotan sobre líneas exteriores.  
En esta etapa, para horror de los neoliberales, ser antikirchnerista se parece bastante a ser antiargentino. Se están jugando intereses y la taba ya no está en el aire. Cayó del lado de los justos, de los trabajadores y los verdaderos productores que quieren invertir en el país y por el país.
España acaba de aprobar la inyección de 10 mil millones de euros para los bancos,  mientras los Indignados que acampan en Madrid protestan por los 10 mil millones que el gobierno conservador de Rajoy, el socio político de Macri, le acaba de recortar a la salud y a la educación.
A defender las conquistas, se ha dicho.
Después de todo, si gustamos de un buen jamón español que no sea jamás a costas del trabajo argentino.
Esa película de terror ya la vivimos.   


Miradas al Sur, domingo 13 de mayo de 2012