jueves, 30 de junio de 2011

Mejor que mentir es hacer


El apotegma de Perón enuncia: “Mejor que decir es hacer”.

Pero como en la Ciudad de Buenos Aires muchos ya cayeron en la cuenta que hace rato lo que “mata” no es la humedad sino la mentira, aquí encajaría mejor la frase de nuestro título de hoy.

La vida en la Ciudad sería más bella, incluso, si sólo se tratara de gobernantes, como Macri, y medios de comunicación monopólicos, como Clarín, que “dicen” cosas.

Pero está claro que en ellos todo es mentira.

Por eso no quisieron anoche un debate democrático en TN.

¿Usted no cree que sea así?

Pruebe a escribir en un papel todas las obras que Macri prometió y al lado señale, sinceramente, aquellas que no cumplió. Y por si no alcanzara para convencerse, haga otra lista donde pueda anotar de qué manera respondió Macri y su gobierno cada dolor popular, cada reclamo social, cada necesidad estudiantil.

Es una ciudad que ama y se deja amar, Buenos Aires. Y sin embargo duele tanto.

¿Se imagina usted una sola Argentina de acá a 20 años, pongamos?

¿Se imagina a porteños y bonaerenses tirando todos del mismo carro, digamos?

¿Se imagina a la Ciudad y a la Provincia juntas y abrazadas al proyecto de país inclusivo y federal que hoy preside Cristina?

¿Se imagina un país sin monopolios?

A los anuncios que hizo la Presidenta acerca del refuerzo de la seguridad de los ciudadanos en toda la zona sur, trasladando la cárcel de Devoto a la provincia y solucionando el drama que aqueja a los hospitales Borda y Moyano, se sumó ayer el compromiso de Filmus, Tomada y Cabandié, de construir, si llegan a ser gobierno, un hospital en la populosa Villa Lugano, crear 50 nuevas escuelas en la ciudad, crear una sede de la Universidad Pública en la zona sur, finalizar la Autopista Ribereña, soterrar el ferrocarril “Sarmiento”, extender la red de subterráneos hasta cubrir todos los puntos cardinales de su geografía y construir un nuevo ferrocarril con un tren rápido de pasajeros que vaya desde Retiro hasta el Aeropuerto de Ezeiza, ida y vuelta.

Ahora es el momento de preguntarse seriamente por qué creer a unos y no a otros.

Es relativamente fácil y concisa la respuesta: el único certificado de garantía que tenemos los ciudadanos para decidir nuestro voto, son las conductas y los resultados obtenidos por quienes gobiernan y por quienes se proponen ser gobierno.

Ejemplos: *Filmus y Tomada tienen el certificado extendido por el proyecto político al que pertenecen y que ejerce el gobierno nacional que más obras públicas ha realizado en los últimos 55 años de historia.

*Macri tiene el certificado vacío de su gestión vacía en la ciudad.

Es pura lógica. Si cambió el país ¿cómo no va a cambiar Buenos Aires?

Hagámoslo juntos.


El Argentino, jueves 30 de junio de 2011

miércoles, 29 de junio de 2011

El síndrome de la silla vacía

Es tan nítido el cambio de paradigma cultural que vivimos, que mientras en la antigüedad, antes del 2003, “dejar la silla vacía” significaba hacerlo en un lugar privado, hoy significa hacerlo en un lugar público; en la Universidad, con todos los canales, con todos.

Si Daniel Filmus no va a TN, no va a un grupo monopólico. Y punto.

Si Mauricio Macri no va al debate en la Universidad, le hace un desplante a toda la ciudadanía.

Este es el tamaño de la democracia inclusiva.

Lo cierto que es que Macri no quiere debatir más que con su propio espejo: el canal del Grupo Clarín, “TN”.

Es entendible.

¿Qué va a ser lejos de casa, Macri? ¿Qué va a decir de los pobres enfermos abandonados en el Hospital Borda o en el Moyano? ¿O abandonados como los pibes en el Hospital Gutiérrez? ¿Qué podrá decir de las escuelas que se caen a pedazos? ¿De los indigentes tirados a la buena de dios en las calles de la ciudad más rica del país?

Ni qué hablar del tránsito o de los baches.

¿Qué dirá del espionaje a los propios ciudadanos, como Sergio Burstein, un familiar de víctimas del atentado terrorista más grave de la historia argentina, el atentado a la AMIA? ¿Qué dirá Macri sobre policías y espías como el Fino Palacios, Chamorro y Ciro James? ¿Qué explicará sobre su frustrado ministro de educación Abel Posse, un diplomático nostálgico de la dictadura? ¿Qué podría decir del abandono de toda la zona sur de la ciudad? ¿Cómo explicará el negocio de licitación de las computadoras con el Grupo Clarín? ¿Y los pasos en falso sobre el humillado Teatro Colón? ¿Qué podrá explicar Macri sobre los palazos y las trompadas en los desalojos a los más humildes por parte de la UCEP?

¿Y qué responde el procesado Macri por el incumplimiento de las promesas hechas en su campaña anterior?

Quizá el PRO está utilizando un libreto muy viejo: la silla vacía de Menem contra Angeloz en 1989 que terminó sirviendo al candidato riojano. Esa artimaña ya no sirve. ¿Sabe porqué? Porque entonces, éramos otro país.

La democracia tenía menos de 6 años, no había cultura de debates y las sillas vacías se contaban por millones en los hogares argentinos. En consecuencia Menem, hizo creer falsamente que él representaba esas sillas vacías. Pero este país ya no se traga cuentos y además, volvió a ocupar las sillas vacías del comedor familiar, perdidas luego de la crisis.

La inclusión social se profundiza con la mejora de la distribución del ingreso y la seguridad se garantiza desde el Estado nacional.

Como el plan que la Presidenta anunció ayer junto a la ministra Nilda Garré para la zona sur de Buenos Aires.

Por eso la deserción del debate democrático hace tanto ruido.


El Argentino, miércoles 29 de junio de 2011

martes, 28 de junio de 2011

Aunque usted no lo crea

Con el cierre de listas, la oposición tuvo su primera fiesta de graduación.

Que un jefe porteño no tenga representación nacional, pero tampoco en territorio bonaerense, es querer incomunicar a la Ciudad de Buenos Aires.

Pues bien: Macri lo hizo. Aunque usted no lo crea.

Adolfo Rodríguez Saa es candidato a gobernador en Buenos Aires y en simultáneo, a senador por San Luis. La madre de Ricardo Fort es candidata por el mismo partido. ¡Qué país generoso! Los ex “fiscales” de la “moral” ajena, Manuel Garrido y Graciela Ocaña, se deschavaron no tan “independientes”: resultaron candidatos de la oposición.

Mario Llambías, el que advirtió sobre “el peligro del sucio trapo rojo” y reivindicó a Martínez de Hoz, es la cabeza de lista de la “republicana” Coalición Cívica de la crispada Elisa Carrió.

La Coalición se transformó en Colisión un día antes y una buena parte de sus dirigentes emigraron a otros partidos.

Graciela Camaño no quiso ir a menos y también pegó un portazo a Duhalde, bajándose en el último minuto de la candidatura a gobernadora.

Aunque usted no lo crea. El candidato radical a ser el vice de De Narváez tuvo que dar un paso al costado, denunciado por corrupción.

Alfonsín y De Narváez se fracturaron en la Ciudad de Buenos Aires y van con listas separadas… ¡y Macri se sigue negando a debatir abiertamente!

Ocuparíamos varias columnas para describir el verdadero aquelarre opositor, pero es un alto riesgo para la salud.

Tenemos la obligación de dar cuenta de este panorama y además, es útil y necesario advertir estas conductas para recordarlas a la hora de emitir el voto.

La madurez de la democracia consiste en no regalarle el voto a nadie.

Somos libres ahora. No hay clientelismo que valga ni carné partidario que nos obligue a votar a fulano o a mengano. Se trata de elegir bien, cuidando un país que se ha reconstruido en los últimos 8 años.

Lo hicimos entre todos, junto a un gobierno nacional que rompió el molde de la vieja política.

No se vaya, que ahora viene lo mejor:

*La Presidenta estará en la Cumbre del MERCOSUR.

*El kirchnerismo y sus aliados ganaron abrumadoramente en Misiones y en Tierra del Fuego.

*River se verá por TV abierta.

*Los ministros Tomada y Manzur acordaron políticas de estado contra el trabajo infantil.

*Las Comunidades árabe, judía, armenia, latinoamericana, afro y asiática, expresaron su respaldo a la fórmula Filmus-Tomada en la certeza que “el gobierno de Macri es xenófobo e incompatible con la vigencia de los derechos humanos en una sociedad democrática”.

*Alicia Kirchner inauguró la Casa de la Militancia con HIJOS en la ex Esma.

Se puede ser feliz. Aunque algunos no lo crean.


El Argentino, martes 28 de junio de 2011

lunes, 27 de junio de 2011

Apostando a la vida, siempre

Hay fórmula presidencial: Amado Boudou será el Vice de Cristina.

Triunfó la lealtad, la valentía y la capacidad de gestión al momento de la decisión final.

Por eso hay alegría y esperanza en las calles, pese al “operativo desánimo” iniciado ayer con el descenso de River.

TN no parecía transmitir un partido de fútbol sino una guerra virtual, con un libreto escrito de antemano.

¿Esto también es parte de la impotencia opositora? ¿Las corporaciones intentan dividir y entristecer a las mayorías populares allí donde se manifiesten? ¿Es parte del negocio sucio? ¿Contrataron matones disfrazados de “hinchas”? ¿Alguien muy poderoso está detrás de estos desmanes?

En las afueras del estadio, con la tristeza legítima de los verdaderos hinchas, el clima se parecía bastante al que se vivió en el Parque Indoamericano.

Todo muy sospechoso.

Sigamos apostando a la vida, pese a los crispados de siempre.

Boudou, Mariotto, Filmus, Juan Cabandié, Aníbal Fernández, Julián Domínguez, Andrés Larroque, Wado de Pedro, Facundo Moyano, Roberto Feletti, la lista es larga, pero… ¿Se dieron cuenta que son todos jóvenes los candidatos del Frente para la Victoria?

No es un dato menor para una fuerza política que hace 8 años gobierna el país.

Lejos de “envejecer”, el proyecto nacional y popular se renueva a sí mismo.

La economía crece al 9,1 %, el empleo y la producción siguen aumentando, la Argentina consolida su liderazgo internacional mientras avanza la defensa de los derechos humanos.

Es el país real de los argentinos. Incluso de los que niegan obcecadamente esta realidad.

Otro dato: ninguna de las fórmulas antikirchneristas busca sostener el modelo vigente.

Por el contrario, los opositores atacan furiosamente al gobierno de Cristina, proponiendo enfriar la economía, bajar el consumo, suprimir empleos y abrirse del MERCOSUR y la UNASUR.

De un modo u otro, representan al monopolio Clarín y las corporaciones económicas concentradas.

En cambio, Boudou expresa la continuidad y la profundización del proyecto de país que nos gobierna, un modo de ver el mundo, de inventar nuevas herramientas para el mundo que viene, defendiendo los intereses nacionales con una arquitectura económica y financiera capaz de cortar los nudos de la dependencia externa con el FMI, recuperando el ahorro argentino secuestrado por las ex AFJP.

Por eso algunos están nerviosos. Impotentes. Rabiosos.

Hay que estar lejos de esos sentimientos insanos. Hay que apartar las piedras del camino y seguir avanzando, como sabiamente indicó la Presidenta.

De acá en más es tiempo de construir la victoria.

Y esa sí que es una tarea colectiva, nacional, popular y democrática.


El Argentino, lunes 27 de junio de 2011

domingo, 26 de junio de 2011

Ahora, a construir la victoria

Hay fiesta en el pueblo: tenemos patria y además, desde ayer, una inmensa mayoría de argentinos tiene una fórmula presidencial que lo representa genuinamente.

Develados los últimos nombres y los interrogantes que quedaban en pie, la nave echa proa hacia un primer puerto nacional adonde llegará en apenas 49 días: el 14 de agosto.

Desde allí partirá rumbo al 23 de octubre, el día de las elecciones nacionales.

Estos son los tramos en los que habrá que construir una victoria tan abrumadora que sirva para garantizar la profundidad del modelo de inclusión que lidera y conduce la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

No será una campaña electoral en términos clásicos y conocidos.

Cuando el cuadrilátero era impuesto por los poderes económicos, cuando la política no era más que la partitura dictada por un director de orquesta que estaba siempre atrás del cortinado, cuando se podía ser “progresista” en el discurso pero respetando el libreto preestablecido o cuando inventaban y destruían candidatos con dos tapas de Clarín, entonces, la política era más ficción que realidad concreta.

Esta vez el cuadrilátero no lo pone una corporación sino el gobierno de la democracia; la política, en tanto instrumento de transformación social, es quien se reserva el derecho de admisión.

El domingo pasado decíamos que hay mucho para celebrar, al tiempo que advertíamos que no había que equivocarse en la caracterización de esta etapa histórica que vivimos. Debemos pensar cada paso, cada iniciativa, cada respuesta desde la ofensiva general en que se encuentran las filas populares después de la derrota electoral bonaerense del 2009 que coronó el sabotaje violento de la patronal rural en el 2008.

Si no se razona así, existe el riesgo de comerse todos los amagues, como creer que la oposición “recuperó la iniciativa” cuando sólo produce golpes de efecto mediático que duran lo que dura la luz de un fósforo.

Quizá todas y cada una de las provocaciones opositoras que intentan vanamente que se les responda de igual forma, sean uno de los ejemplos más ilustrativos.

Venimos diciendo que la política no es asunto para los miserables. Ellos se desesperan cuando caen en la cuenta que la partitura esta vez la escribe el proyecto nacional. Por eso necesitan provocar. Para que todos se parezcan a todos.

No responder a De Narváez, el socio y sostén de Ricardo Alfonsín cuando invoca a la muerte y ofende a Néstor Kirchner, a su esposa, sus hijos, sus compañeros, a la ciudadanía toda, no está en el instructivo de los buenos modales, sino en los genes constitutivos de la buena gente.

No responder con la misma vara los deseos de muerte que emiten permanentemente Duhalde, Carrió o Macri cuando dijo que “a Kirchner habría que tirarlo por la ventana”, es un ejercicio de inteligencia por parte de quienes recuperaron la política para todos.

La violencia verbal de los opositores, en consecuencia, no es un exabrupto sino una señal de impotencia con el que intentan provocar condiciones aptas para que se juegue en terreno fangoso, que es el que mejor conocen.

Habrá que utilizar sintonía fina para entenderlos, evitando el error de mandarlos al psiquiatra o al psicólogo. Si fuera este el modo, tendrían que ir a terapia todos los opositores hoy fragmentados y hasta ayer unidos en el “Grupo A”.

Pero ninguno de los opositores habla desde su enajenación mental sino desde los intereses de la secta que representan.

No superaron el umbral de la crisis de representatividad política que estalló en el 2001 y andan errantes como alma en pena. De allí su necesidad de revolver el río para ver si pescan algo.

Los saca de quicio el creciente acompañamiento popular que tiene la Presidenta.

Cuando habla Cristina Fernández de Kirchner, se ponen “locos” de impotencia. Y cuando calla Cristina, también se ponen “locos”. Pero atención: esos opositores de la derecha, desde la más rancia y aristocrática hasta la más chabacana y marginal, están expresando una porción de la sociedad que todavía incuba odios y resentimientos que nada tienen que ver con la convivencia democrática.

Si se pintan la cara de guerra, es porque disputan entre ellos esa representación social odiosa. Por eso hay que frenarlos en el cuarto oscuro y no caer en ninguna de sus provocaciones.

Por estas razones, la prueba indubitable de que el Frente para la Victoria es el único espacio partidario que expresa sectores sociales concretos y no sólo intereses de grupos, la da elocuentemente el anuncio de ayer. Es el único conglomerado político que superó con creces aquella crisis de representatividad de la que hablábamos.

Los patriotas del siglo 19 asociaban la defensa de la Patria con sus causas políticas. Hipólito Irigoyen lo hizo con la Causa Radical a principios del siglo 20 y lo continuó Perón acuñando como lema principal del peronismo: “La Patria Justa, Libre y Soberana”.

El kirchnerismo y los sectores sociales, culturales, sindicales y partidarios aliados a él, son hoy la continuidad de esas expresiones políticas que representaron los intereses nacionales y populares en distintos tramos de la historia.

La oposición se pelea internamente por acumular poder político para los viejos dueños del poder económico y mediático mientras deja al desnudo, grotescamente, su propia feria de vanidades.

El movimiento nacional, en tanto, trajina las callecitas de Buenos Aires con Filmus, Tomada y Cabandié, con Agustín Rossi en Santa Fe y con sus candidatos en Tierra del Fuego y en Misiones, fusionando sus banderas políticas con los intereses del conjunto del pueblo.

Por eso no resulta extraño ver algunas pintadas que expresan lo antes dicho: “¡Fuerza Cristina!, ¡Fuerza Argentina!”.

La juventud es el alma y la vida de este proyecto. Así lo supo resumir en una frase Fernando “Chicho” Benítez, un militante de La Cámpora que perdió su vida por amor al prójimo: “Somos nosotros”, decía a sus compañeros cuando se presentaba.

Vaya nuestro homenaje a él y a quienes hoy levantan sus banderas al grito de “acá tenés los pibes para la liberación”.


Miradas al Sur, domingo 26 de junio de 2011

viernes, 24 de junio de 2011

Poner la otra mejilla

Esa fue la lección que nos dejó Néstor Kirchner en cada agresión que sufría.
Poner la otra mejilla ante cada injuria, cada mentira, cada provocación.
Pero sin olvidar ni perdonar graciosamente.
Porque cuando las urnas se abran, tendrán que haber millones y millones de votos que devuelvan la ofensa.
Eso sí: en paz y democráticamente.
Quienes invocan a la muerte como núcleo central de su discurso, como lo hacen De Narváez, Carrió, Duhalde y Macri, ¿la hubiesen apañado durante la dictadura?
Menos mal que perdieron: este país es otro.
Pese a que la derecha impotente, rabiosa, violenta, no aprendió a conjugar el verbo “amar”, el pueblo sí sabe de amor con tanto dolor encima.
¿Qué sabe De Narváez del dolor ajeno? ¿Qué sabe Carrió de los derechos humanos si fue funcionaria de la dictadura?
Usarán viejos y quebrados luchadores para repetir la lección del buen fascista: “Yo tengo un amigo judío”. Pero no engañan a nadie.
Nuestra capacidad de asombro es como la tristeza de Vinicius de Moraes: no tiene fin.
Enterarnos que el Grupo Clarín truchó un expediente de la causa Papel Prensa para favorecer a Magnetto, Ernestina Herrera de Noble y Bartolomé Mitre.
Saber que el capellán castrense durante la dictadura, monseñor Bonamín, llevaba el registro de las madres parturientas detenidas desaparecidas.
Saber que Mario Llambías, aquel patrón rural que reivindicó en la Sociedad Rural a Martínez de Hoz y habló con olor a naftalina del “sucio trapo rojo” hace muy poco, encabeza la lista de diputados nacionales de la “Coalición Cívica” de Carrió.
Saber que la candidata a vice jefa de Macri, Eugenia Vidal, fue favorecida con un crédito del Banco Ciudad que maneja el macrismo.
Saber que los docentes agremiados de Santa Cruz son los mejores pagos del país y que por razones políticas mantienen a los chicos sin clases desde hace dos meses…
¡Basta! ¡Es mucho para una sola democracia!
Estas barbaridades que hoy aparecen dispersas, son expresiones de lo que fue el llamado “Grupo A” ¿Se acuerdan? Los mismos que asaltaron el Congreso en el 2009 y decían que se terminó el kirchnerismo y que ahora mandaban ellos.
Estaban todos. No se salva nadie. Ni la progresía de Proyecto Sur, ni los radicales, ni los macristas, ni los duhaldistas…nadie.
Por eso, cuando nos digan que en la Ciudad hay que votar a uno de ellos porque “eso generará un equilibrio necesario con el gobierno nacional”, sepamos que esa es una zoncera más escandalosa que las promesas incumplidas de Macri.
Una zoncera que habría que sumar al original de Jauretche o al libro de Aníbal Fernández.
No hay voto neutral frente a tanto miserable suelto.
Poner la otra mejilla es también tener memoria.



El Argentino, viernes 24 de junio de 2011

jueves, 23 de junio de 2011

Amanece por cadena nacional

El mensaje de Cristina Fernández de Kirchner anunciando su candidatura, sigue dando que hablar.
“El país amaneció más tranquilo”, definió ayer Daniel Filmus. Y fue una linda síntesis.
Pese a la mala onda de los opositores, nadie podrá negar que esa cadena nacional que antes sirvió para anunciar la obediencia debida y el punto final de Alfonsín, el indulto de Menem a los genocidas, el recorte del 13 % a trabajadores y jubilados, el corralito y el Estado de sitio de De la Rua, ahora se utiliza para anunciar amaneceres como este o como la Asignación Universal por Hijo, por ejemplo.
Saber que hay un satélite argentino dando vueltas en el cielo, más el acto de ayer donde la Presidenta otorgó merecidos premios a nuestros investigadores y científicos, nos lleva a recordar la bella frase de Carl Sagan hablando del origen de la vida: “Todos somos polvo de estrellas”.
Se refería a las moléculas desprendidas de las estrellas que navegaban desde el estallido del Bing Bang y que caídas sobre la superficie terrestre, formaron la vida en nuestro planeta.
Se podrá discutir esta teoría, pero lo que no es discutible es la producción de ladrillos en la Patagonia con la ceniza del volcán.
Bertold Brech decía en una frase llena de ternura, apta para esta circunstancia: “Me parezco al que llevaba un ladrillo consigo para mostrar al mundo cómo era su casa”. Cuando alguien pregunte qué cosa es el modelo nacional y popular habrá que mostrarle uno de estos ladrillos.
Si la vida cayó de las estrellas ¿porqué no hacer ladrillos con la ceniza que cayó del volcán?
La ministra Alicia Kirchner, con intuición, gestión y sensibilidad, envió rápidamente a funcionarios y expertos al sur para otorgar toda la ayuda necesaria por parte del Estado nacional. Ya empezaron con tres cooperativas. Van por más.
Esa es la diferencia.
Mientras los opositores, afectados por su propia rabia, amanecen pensando cuál es la maldad a declarar ese día, los funcionarios nacionales, como Alicia Kirchner, piensan qué necesidad social reparar y que oportunidad aprovechar para construir inclusión social.
La promulgación de la nueva Ley Nacional de Quiebras que hoy se anunciará, nace de esta misma filosofía.
En la antigüedad, antes del 2003, las empresas quebraban, los trabajadores quedaban en la calle y los talleres y chimeneas se transformaban en tristes y desoladas ruinas.
A partir de hoy, allí donde sólo quedaba la memoria de un trabajo perdido, se recuperará la posibilidad cierta de nuevas fuentes de empleo.
Es que en este modelo, nada se pierde en el vacío.
Y profundizar el modelo es, precisamente, jerarquizar desde el Estado, el trabajo, la ciencia y la educación.










El Argentino, jueves 23 de junio de 2011

miércoles, 22 de junio de 2011

¡Fuerza Cristina! ¡Fuerza Argentina!

La tierra sigue girando alrededor del sol.
La vida sigue su curso… ¡Cristina será Presidenta de los argentinos hasta el 2015!
El monopolio mediático sufrió una derrota estratégica inapelable.
La Ley de Medios de la democracia avanza a pasos agigantados. Habrá prensa, radios y televisión digital para todos… ¡Cristina nuevamente Presidenta!
El “¡Fuerza Cristina!” se transformó en “¡Fuerza Argentina!”.
Es tanta la distancia que media entre la Presidenta y los demás candidatos opositores, en cualquier terreno, como la que existe entre la cabeza crispada de algunos dirigentes y periodistas de la oposición y el enamoramiento del pueblo con el proyecto de país que hoy nos gobierna.
Para poner en valor lo que estamos viviendo en este período histórico habrá que acudir muy lejos en el tiempo.
Allá vamos.
“Y sin embargo se mueve” fueron las palabras de Galileo Galilei después de ser condenado y obligado por la Santa Inquisición a abjurar de sus descubrimientos científicos.
Galileo mostraba y demostraba las maravillas del cosmos con su telescopio. Por ejemplo, que el centro del universo no era la tierra, como se sostenía entonces, sino que nuestro planeta era el que giraba alrededor del sol.
Lo condenaron, pero no pudieron impedir que la tierra se siguiera moviendo.
Mire usted las señales de la historia: esa condena aconteció un día como hoy, el 22 de junio de 1633.
Pese a los 4 siglos transcurridos y al avance del pensamiento científico, pese a la pura experiencia colectiva y personal de los ciudadanos, aún es posible ver en la Argentina nuevos inquisidores, tan anacrónicos como aquellos del siglo 17 que habitó Galileo.
Los inquisidores de ahora se dedican a negar la rotación del país real alrededor de un proyecto de crecimiento, desarrollo y justicia social.
Niegan lo obvio y al hacerlo, niegan la vida misma. Y ese es el mayor pecado de la oposición.
En su impotencia se llenan de un odio recalcitrante para atacar, ofender, injuriar y blasfemar como única forma de expresarse “políticamente”.
¿Cuál es la propuesta de los opositores? ¿Tirar abajo lo construido desde el año 2003 con Cristina y Néstor Kirchner? ¿Dar golpes bajos, patadas, zancadillas, puñaladas traperas a quien representa como nadie los intereses y los sentimientos de todo un pueblo? ¿Eso es lo que proponen para captar votos?
La decisión anunciada ayer por la Presidenta brinda a los argentinos la certeza que el modelo de inclusión social continuará.
Hace frío, empezó el invierno, hay muchas heridas para reparar todavía… ¡pero Cristina será Presidenta por cuatro años más!
Y eso sí que da un calorcito especial en las calles y las anchas avenidas del pueblo.





El Argentino, miércoles 22 de junio de 2011

martes, 21 de junio de 2011

La vuelta de Manuel Belgrano

El acto de ayer por el Día de la Bandera, en Rosario, unió y expresó los tres componentes que hacen a la construcción de un país: identidad nacional, participación popular y liderazgo político.
El grito emocionado de “Viva la Patria” se escuchó tantas veces desde la multitud que portaba la bandera más larga del mundo, como ese otro grito de amor que identifica al pueblo: “Fuerza Cristina”.
Cuando los protagonistas son los jóvenes, la historia hace girar su rueda.
El rescate de Belgrano, como el de otros próceres tapados por el bronce mitrista, es un signo de esta época.
Ni siquiera en los años setenta, tan apasionados y revolucionarios, se reivindicó como hoy la verdadera historia argentina. Los que dignamente lo hacían, eran parte de un sector de la sociedad, no siempre reconocidos con la justicia que se merecían.
Sin embargo, desde los masivos festejos del Bicentenario patrio se instaló la sensación colectiva de que ahora sí nos reencontramos con la historia, con los hombres y mujeres que gestaron este continente de sueños.
Por eso Belgrano, San Martín, Moreno, Castelli, Dorrego, Monteagudo y otros como ellos, son contemporáneos nuestros.
La Revolución de Mayo ya no es una revolución inconclusa.
Hay una continuidad en los grandes trazos políticos que idearon e implementaron nuestros patriotas.
Decía Belgrano poco después del 25 de Mayo de 1810: “La libertad de prensa es tan justa como lo es la de pensar y de hablar, y es tan injusto oprimirla, como lo sería el tener atados los entendimientos, las lenguas, las manos o los pies a todos los ciudadanos…Sólo pueden oponerse a la libertad de la prensa los que gusten mandar despóticamente…Sin esta libertad no pensemos haber conseguido ningún bien después de tanta sangre vertida y tantos trabajos.”
Uno lee estos conceptos y le parece que Belgrano estuviera fundamentando la Ley de Medios de la democracia o exigiendo a Macri que libere el debate político del monopolio de TN, como pretende el jefe del PRO.
En esta semana de definiciones sobre las candidaturas presidenciales, es importante recordar que mientras nuestros próceres batallaban por la libertad, los que entonces gobernaban mezquinamente defendiendo sus propios intereses porteños, no hicieron más que difamarlos, boicotearlos y condenarlos.
Rivadavia fue uno de ellos.
¿Acaso no ocurre algo semejante hoy?
¿Acaso los dueños del poder económico real no difaman, boicotean y condenan mediáticamente al gobierno de la democracia que más transformaciones ha realizado a favor del pueblo y la nación?
La batalla es hoy por la igualdad, dijo la Presidenta.
Y en esa batalla nos jugamos todos, con la enseña que Belgrano nos legó.



El Argentino, lunes 21 de junio de 2011

domingo, 19 de junio de 2011

La gota que horadó la piedra

Si la sola presentación de las alianzas electorales provocó semejante bochorno opositor, como el protagonizado por la dupla Solanas-Binner, habrá que prepararse para presenciar el posible papelón de esta semana con las listas de candidatos.
La política en el centro del escenario social, desborda a una dirigencia malcriada en pensar exclusivamente desde un estudio de TV.
Lo que viene aconteciendo es demostrativo, creemos, de un divorcio definitivo entre esa dirigencia y la sociedad que trabaja, estudia, consume, produce y sueña en construir un país cada vez más inclusivo.
En ese país real, ha fracasado la ofensiva cobarde contra Hebe y las Madres de Plaza de Mayo. Al Grupo Clarín y sus políticos serviles el tiro les salió por la culata, porque el apoyo a las Madres se ha vigorizado como nunca antes. Un ejemplo fue el emotivo acto en la Universidad de La Plata donde la decana de la Facultad de Periodismo, Florencia Saintout, los estudiantes y Víctor Hugo Morales le entregaron a Hebe, el Premio “Rodolfo Walsh”.
El que se mete con ellas, tendrá que afrontar las consecuencias que supone enfrentar a todo un pueblo y su historia más dolida.
El Grupo Clarín, como un eslabón central del poder económico concentrado, atraviesa un momento crucial.
Si juegan a todo o nada es porque la realidad política ha tomado un ritmo tan acelerado que no permite medias tintas para nadie. Todo se mueve a una velocidad propia de este cambio de época que vivimos y donde la agenda política ya no es patrimonio exclusivo del monopolio mediático.
Para colmo de males, han quedado al descubierto. Las corporaciones que le fueron afines en la antigüedad y que le oficiaban de blindados y cornetas retransmisoras ya no están o perdieron credibilidad.
¿Qué fue del lote de políticos obsecuentes que por la derecha o por la progresía abrevaban en Clarín como fieles en su iglesia y multiplicaban su discurso a cambio de un minuto de fama?
No dejan estropicio por cometer. Es tanta su desesperación para diferenciarse del gobierno nacional que se deslizan grotescamente por el plano inclinado de las posiciones más conservadoras y reaccionarias.
Ricardo Alfonsín agravió desde el exterior del país a todos los argentinos, falseando la realidad de una manera artera y falaz. No puede decir impúdicamente que “la Argentina está aislada internacionalmente” en el mismo momento que el Secretario General de Naciones Unidas declaraba aquí que nuestro país ejerce un liderazgo internacional en América Latina y en el seno de los países miembros del G-20 y el G-77 más China.
¿Así pretende llegar a presidente? ¿Mintiendo?
Además, es indignante su amenaza de derogar la Ley de Medios de la democracia. Que no se ofenda si le dicen que su jefe de campaña es Magnetto.
Es patético y anacrónico ver a este “líder opositor”, como lo presentaron afuera, hablar mal de su país y concurrir a la Asamblea anual de la OIT para quejarse porque la inmensa mayoría de los trabajadores organizados son peronistas.
En la actitud reaccionaria y mendaz, los opositores terminan mirándose en el mismo cruel espejo de Elisa Carrió.
La vuelta de la política como instrumento de cambio desnuda la mediocridad opositora. Por supuesto que no es sólo atribuible a esos dirigentes la ausencia de creatividad. Tampoco tienen sustancia para ser creativos. Siguen anclados en un país irreal dominado por un “sentido común” fabricado por las usinas mediáticas.
Ese país ya no está, kirchnerismo mediante.
En este marco se produce la decisión de los presuntos hijos apropiados de Ernestina Herrera de Noble de presentarse voluntariamente para la extracción de ADN.
Muchos se preguntan: “¿Por qué ahora? ¿Qué hay atrás de esto?”, dudas absolutamente legitimadas por años de lucha contra la impunidad del Grupo Clarín.
Creemos que es una noticia para celebrar, por un lado y por otro, que hay que cuidar más que nunca a Marcela y Felipe, como bien dijo el legislador Juan Cabandié.
Las cosas no suceden porque sí ni de un día para otro. Por eso hay que resaltar que el “Devuelvan a los nietos”, es la forma final con que la voz de la calle modeló su indignación cada vez que encontró una cámara de televisión a tiro de su garganta.
Siempre que un movilero del Grupo Clarín debe realizar una nota a cielo abierto, la voz popular deja escuchar su reclamo casi en solitario. Y el “casi”, en este caso al menos, expresa a un pueblo entero que salta en sus casas como gritando un gol de la selección argentina frente al televisor cuando escucha al ciudadano que sorprende al director de cámara con su “Devuelvan a los nietos”.
¡Esa es la gota que horadó la piedra de la impunidad que cubría imperturbable el caso de presunta apropiación de Marcela y Felipe!
Esa gota es la verdadera causante de la última decisión de los hermanos “Herrera Noble”.
Si esconde o no una trampa, importa pero no tanto a esta altura de la circunstancia histórica.
Las emboscadas son letales siempre y cuando te encuentren absolutamente desprevenido.
Si esta decisión resultara finalmente una maniobra más de dilación, quedarían expuestos sin remedio al pie de la condena final de la sociedad toda. Todos estamos advertidos de esta posible maniobra.
Piedra libre, Magnetto.
Pero resultaría simplista no valorar el conjunto de elementos políticos y culturales que se están construyendo colectivamente y que incluyen, obviamente, la suerte judicial de esta causa, pero que no se agotan allí.
Es necesario ensamblar todos los datos y singularidades que vienen aconteciendo desde que asumió Néstor Kirchner hasta la fecha para concluir que esta vez ganaron los justos.
Celebremos.
Estamos ganando como pueblo, como país, como estado de derecho, como democracia. Porque aunque esta fuese otra chicana judicial del Grupo, es demostrativa que deben aceptar el reclamo de las Abuelas y por tanto resignarse a “conspirar” en el campo de la justicia, no en el país de las sombras como hubiesen querido.
Celebremos.
Y cantemos con Viglietti: “Que una gota con ser poca, con otra se hace aguacero”

Miradas al Sur, domingo 19 de junio de 2011

viernes, 17 de junio de 2011

Con todas las banderas

Es desolador el panorama de la oposición política.
*Mauricio Macri trajinando los tribunales por las últimas denuncias, recibiendo el repudio de los estudiantes secundarios, denunciado por los peligros fatales que abundan en los edificios escolares de la Ciudad y huyendo de cualquier debate televisivo con Filmus y Tomada, sus principales contrincantes del Frente para la Victoria.
Como el resto de sus colegas de la oposición, Macri sólo sabe refugiarse en la retaguardia estratégica de “TN”.
*Ricardo Alfonsín mostró sus miserias haciendo declaraciones contra el gobierno argentino y contra su propio país ante un diario español conocido por su anti-argentinismo. Eso no lo hace un hombre de bien y mucho menos, alguien que dice ser un candidato presidenciable. Primero la patria, Alfonsín, aunque usted no sea peronista.
*La feria de vanidades pudo más y el Frente de Binner, Pino Solanas y Margarita Stolbizer dejó de ser “amplio y progresista”. Actuaron igual que el “pejota federal”: a la hora de hablar de candidatos, se rompieron. Un bochorno total. De nada valdría si retoman o no en estos días ese tejido roto. El papelón ya está hecho.
La debilidad opositora se acentúa de manera inversamente proporcional a la revalorización de la política.
A todos ellos, en verdad, los deshace la vuelta de la política. Los vuelve locos. Se destemplan. No saben manejarse en esas aguas torrentosas de la pura realidad. Acostumbrados a que el libreto lo pasaban a recoger en un estudio de televisión o en una editorial de La Nación o Clarín, ahora que deben valerse por si mismos, quedaron más desorientados que perro en cancha de bocha.
En las antípodas, la Presidenta afirmó ayer desde Misiones que su gobierno “es más que el más formidable plan de obras públicas, es un proyecto de país que incluye a 40 millones de argentinos".
Cristina inauguró junto al gobernador Closs un Teatro Lírico en Posadas y en simultáneo se comunicó con la ministra de Industria, Débora Giorgi que inauguraba una fábrica de calzado deportivo y con el ministro de educación, Alberto Sileoni, que en San Juan encabezaba junto al gobernador Gioja el acto de apertura de la escuela número 1.116 desde Kirchner a hoy.
La Presidenta también se hizo lugar para cantarle la justa al primer ministro inglés: “…en nombre de todos los argentinos, nunca creímos en los puntos finales de los derechos humanos ni mucho menos de los derechos soberanos”, aseguró Cristina.
Si el pueblo vuelve a cantar y bailar, allí el arte y la lírica.
Si el país vuelve a producir, allí la inauguración de más escuelas técnicas.
Y si el país recuperó su autoestima nacional, allí vamos entonces, con todas las banderas.




El Argentino, viernes 17 de junio de 2011

jueves, 16 de junio de 2011

Que nadie olvide este día



Un día como hoy, el 16 de junio de 1955, la aviación naval bombardeó y ametralló la Plaza de Mayo y otros lugares de la Ciudad.
350 muertos y más de 1.000 heridos y mutilados fueron la terrible consecuencia del primer y único bombardeo de una fuerza estatal contra hombres, mujeres y niños que a esa hora, las 12:40 del mediodía, transitaban inocentemente hacia el lugar de trabajo, hacia las aulas o participando de una excursión escolar.
El saldo es este dolor que aún perdura.
Allí, en ese crimen de lesa humanidad cometido contra el pueblo, los genocidas y los comandos civiles que los apoyaban adelantaban lo que vendría después.
La ausencia de justicia les allanó el camino.
No hay que olvidar este día.
No olvidar es recordar para aprender de la historia.
No olvidar es no tener rencor ni sed de venganza, sino alzar entre las manos la pierna de esa mujer que se desangra ante el gesto impotente de la maestra y su alumno que también se está muriendo.
Nadie tiene derecho a olvidar tanto dolor humano.
No olvidar es reaprender a amar después de la crueldad.
No olvidar es recordar que muchos políticos de la oposición de entonces, justificaron esta masacre.
Creían que mataban a Perón y estaban matando a un pueblo.
No olvidar es recordar que entre los asesinos estaban Cacciatore y Massera, los mismos genocidas de la última dictadura.
No olvidar es saber que todos fueron indultados y homenajeados por la autodenominada “Revolución Libertadora” de Aramburu y Rojas.
No olvidar es saber que durante décadas nadie hablaba de esta tragedia argentina, que por lejos resulta una de las mayores tragedias de la humanidad.
Picasso decía que “la pintura no está hecha para decorar las habitaciones. Es un instrumento de guerra, ofensivo y defensivo, contra el enemigo”.
Hablaba de su más célebre obra: “Guernica”.
Ese cuadro refleja dramáticamente el bombardeo aéreo de la Legión Cóndor de la Alemania nazi contra el pueblo vasco de Guernica, de 5 mil habitantes. Se sabe que murieron allí 126 personas. Los bombarderos de Hitler y Mussolini buscaban abrirles el paso a las tropas de Francisco Franco, en plena guerra civil española.
No es extraño que el mundo entero se conmueva al mirar la obra de Picasso.
Los españoles no olvidan Guernica. Ni los fusilamientos del 3 de Mayo de 1808 retratados por el genio de Goya.
Están allí para recordar el horror de la guerra. Y no repetir la tragedia.
Pero Plaza de Mayo no era un campo de batalla ni Argentina estaba en guerra.
Que no haya olvido, sino memoria, verdad y justicia, es la mejor manera de rendir homenaje a los compatriotas asesinados ese día.
Un homenaje que se consagra con un país cada vez más igualitario.






El Argentino, jueves 16 de junio de 2011

miércoles, 15 de junio de 2011

¡Que vivan los estudiantes!



Ocurrió ayer, allí donde el barrio de Liniers se abraza con la barriada de Mataderos.
Después de años de abandono se inauguraba el nuevo edificio de la histórica Escuela Nº 1 de Danzas.
Una vieja reivindicación de los vecinos, se cumplía en el día del natalicio del Che. Y la rendición en Malvinas.
¿Serán “señales” como dice la Presidenta?
Los alumnos secundarios, que fueron impedidos de ingresar a participar del acto público, organizaron una bulliciosa manifestación de repudio a Mauricio Macri y a la comitiva oficial que lo acompañaba en el evento inaugural.
Denunciaban el uso electoral que el PRO pretendía realizar de un hecho que pertenecía a toda la comunidad y muy especialmente a ellos, los estudiantes.
Pero los empujones y amenazas de personal de civil que custodiaban el ingreso al edificio escolar no pudieron impedir que se manifestaran en la calle, obligando a Macri a retirarse raudamente por una puerta lateral.
Muchos vecinos salieron a expresar su solidaridad con los jóvenes.
He aquí un termómetro eficaz para medir la temperatura social y fundamentalmente para dar cuenta del creciente protagonismo que hoy tiene la juventud.
Pasaron otras cosas ayer.
La Presidenta recibió al Presidente electo del Perú, Ollanta Humala, reafirmando con este gesto de unidad la importancia estratégica que para nuestras respectivas naciones tienen el MERCOSUR y la UNASUR.
Por la tarde, Cristina Fernández de Kirchner inauguró el Helipuerto de la Casa de Gobierno, “Roberto Mario Fiorito”, en honor al único piloto de helicópteros que murió combatiendo en Malvinas y entregó su DNI al ciudadano malvinense, James Peck.
“Tenemos patria”, dijo el último 25 de Mayo la Presidenta.
Ese concepto se nutre justamente de estas memorias colectivas que hoy se recuperan.
El Teniente Fiorito era el piloto del helicóptero que el 9 de mayo de 1982 fue en auxilio de los tripulantes del pesquero de bandera argentina “Narwal” a punto de naufragar.
Alrededor del barco arreciaba un feroz temporal, más los buques y aviones ingleses que atacaban a los soldados argentinos en nuestras Islas Malvinas
Los ingleses dispararon sus bombas y metrallas contra el pesquero civil y contra el helicóptero piloteado por el Teniente Fiorito, tripulado además por el Teniente 1º Juan Carlos Buschiazo y el Sargento Raúl Dimotta.
Murieron todos ellos, más el contramaestre del navío, Omar Alberto Rupp.
Cuando ensamblamos estos sucesos que vienen aconteciendo en nuestro país, es más fácil entender porqué cuando participa la juventud, nos integramos con los demás pueblos latinoamericanos y rendimos homenaje a nuestros héroes, “tenemos patria”.
Por eso es maravilloso este momento.




El Argentino, miércoles 15 de junio de 2011







martes, 14 de junio de 2011

Argentina, un orgullo nacional

Los días de junio transcurren con la prisa y la complejidad que tiene la historia en este tramo de su devenir.
Lejos del odio y la hueca crispación opositora, el país real recorre su orbita con la velocidad del satélite SAC/D del INVAP y la CONAE, soñado, planificado y creado en la Argentina.
Es un tiempo de orgullo nacional.
Ayer ocurrió algo que hoy debería ser tapa de todos los diarios, la noticia estrella de los noticieros y programas políticos, culturales, económicos, de interés público.
Creemos.
Ese “algo” es la visita del Secretario General de la Organización de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon así como las palabras con que honró a nuestro país.
El máximo funcionario que existe a nivel internacional no se anduvo con vueltas a la hora de calificarnos en la Casa Rosada y en el Museo del Bicentenario: "La Argentina es uno de los socios y estados miembros más fuertes de las Naciones Unidas, juega un papel decisivo comprometido con los tres pilares de la ONU: los derechos humanos, el desarrollo y la paz, y la seguridad", afirmó.
¿Y el “aislamiento internacional” denunciado por la oposición?
¿Qué dirán ahora?
"El desafío es asegurar la inclusión y la igualdad. La presidenta Fernández, como mujer y líder de este gran país, nos ha dado un ejemplo claro de cómo una mujer puede gobernar", afirmó el funcionario.
Destacó el papel de la Argentina en el ámbito internacional, diciendo que "el liderazgo de la Argentina sirve como puente entre el G20, el G77 y China y la presidenta Fernández está liderando el desarrollo sustentable y es un pilar importante para el G77, el cual preside junto a China. La Argentina es un ejemplo para el mundo por su lucha por los derechos humanos".
Escuchar esto es un orgullo nacional para cualquiera.
Por la tarde, el funcionario visitó la ex Esma y allí, con mucha emoción, manifestó: "Felicito a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo por la lucha y el coraje. Son una muestra de que la Justicia y los derechos pueden prevalecer incluso en los tiempos más sombríos".
Valoró la derogación de las leyes de obediencia debida y punto final y resaltó que "no debe haber lugares seguros para aquellos que violan la ley. Deben ser juzgados, aquí y en todo el mundo. La era de la impunidad ha muerto".
Ban Ki Moon apreció la tarea del ex presidente Néstor Kirchner y de Cristina Fernández "por el esfuerzo y el compromiso en la creencia en los Derechos Humanos y en la protección de las vidas".
Las palabras pronunciadas por el Secretario General de la ONU hablan del creciente liderazgo argentino ante el mundo.
Argentina es nuestro orgullo nacional.
Las únicas aisladas son las mentiras de la oposición.



El Argentino, martes 14 de junio de 2011

lunes, 13 de junio de 2011

Una nueva victoria colectiva



El último operativo del Grupo Clarín y sus empleados políticos de la oposición, ha fracasado.
Es tan contundente el avance kirchnerista en todo el país, que ayer en Neuquén representó el 80 % de las preferencias del electorado.
La única verdad es la realidad.
Si uno pudiera reflejar con imágenes la actual situación, tendría que pintar los titulares opositores de la corporación mediática, abandonados y vencidos en la arena del desembarco fallido de esta quinta operación destituyente.
Esas cinco operaciones fracasadas fueron “la guerra contra la Resolución 125”, “la guerra contra el uso de reservas del Banco Central”, “la guerra contra la ley de medios”, “la guerra contra el matrimonio igualitario” y “la guerra contra los derechos humanos”.
Es así Magnetto, las perdieron todas.
Hay dos fallas de origen en esta oposición al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y ambas son gravísimas para la defensa de sus intereses corporativos:
Una falla es la mediocridad de los políticos opositores que no saben hacer nada sin que les dicte letra el monopolio mediático. No tienen creatividad ni capacidad de imaginación; no hay vuelo ni hay boleto para pasear siquiera.
¡Miren sino lo de Morandini!
¿Y si prueban con el staff completo del Grupo Clarín?
Segunda falla: cada ataque violento que ejecutan contra el gobierno popular y sus políticas de inclusión, cae directamente contra diferentes sectores de la sociedad que comprueban con su propia experiencia, que los atacados son ellos.
Gobierno y pueblo son una unidad.
Esas fallas de origen son letales para la oposición.
La “operación Schoklender” montada sobre una traición de lesa humanidad, fracasa porque los tiros por elevación dirigidos a Hebe de Bonafini y las Madres que ella representa, cayeron sobre todos los organismos de derechos humanos. Por eso reaccionaron como era previsible, con la unidad frente al enemigo común, desmontando de un solo saque la operación opositora.
Hay que anunciarlo de una vez por todas: la derecha se quedó sin argumentos.
Ya venían de quedarse sin blindados desde que la democracia se volvió inclusiva. Ahora se quedaron sin ideas. Y en democracia eso es fatal.
Pero que nadie baje la guardia. Es un deber patriota estar siempre de vigilia.
Si en la antigüedad se decía: “debe ser cierto, porque está en Clarín”, hoy la realidad cae con la certeza inapelable de una plomada de albañil: “Debe ser mentira, porque está en Clarín”.
Filmus, Tomada y Cabandié ya encabezan algunos últimos sondeos.
Pareciera que van camino a despegarse del lote de autitos chocadores. En buena hora. Pero que nadie se las crea antes de tiempo.
La victoria es una construcción diaria.


El Argentino, lunes 13 de junio de 2011

domingo, 12 de junio de 2011

El ADN de los pañuelos blancos




Cuenta la historia que cuando los primeros Granaderos empezaban a cruzar la cordillera de los Andes, durante la gesta americana de la Revolución, José de San Martín se ocupaba de la estrategia y la táctica de guerra pero antes se preocupaba por advertir a sus soldados que no miren el abismo, que no se mareen, que no confundan la huella, que no discutan ni se entretengan entre ellos.
Sólo había que marchar a paso de vencedores.
Ya no lo tenemos a San Martín, pero sus enseñanzas siguen firmes.
Así como los godos intentaban amañar los tiempos a su antojo, provocando alguna emboscada letal para los patriotas, los poderes económicos mediáticos de hoy intentan arrastrarnos hacia el precipicio de la manera que sea.
Si se les facilita la tarea desde las huestes populares, Magnetto les estará agradecido.
Es necesario precisar en qué punto estamos de esta batalla cultural del siglo XXI.
Incurrir en un error de apreciación, es correr el riesgo de retirarse tarde de Cancha Rayada y llegar a destiempo al campo victorioso de Maipú.
Estamos en plena ofensiva de las fuerzas nacionales y populares. Tanto es el avance que no conformes con llegar a la China, Europa, África y hasta el último rincón de la América Latina, en plena etapa de expansión de nuestra integración global, llegamos ahora hasta el mismísimo espacio sideral con el satélite SAC/D, pura industria nacional.
Esa es la dimensión real de este momento crucial.
Que este país que arrojaba piedras hace apenas 10 años, como dijo la Presidenta, ahora lance un satélite para ayudarnos a medir el impacto del calentamiento global y sus consecuencias y previsiones a adoptar, es la expresión concreta del paso gigantesco que ha dado la Argentina desde el 2003 a la fecha.
Aunque hay algunos que todavía lanzan piedras contra un país que definitivamente está en orbita.
Sobre este plano de la realidad disputan dos proyectos de país. Si uno avanza, el otro retrocede.
Así de simple. Así de dramático. Porque los que ven jaqueados sus viejos privilegios, sus monopolios, su impunidad, su poder concentrado y corporativo, seguirán haciendo lo imposible para que desviemos el camino, para que miremos hacia abajo, para que discutamos en líneas internas.
Magnetto pagaría fortunas por cada disputa intestina del campo popular.
¿Es tan difícil comprender que es así y que siempre fue así?
Hay que recordar que los imperios dominantes en el siglo 19 se valieron de los seguidores de Rivadavia y de Mitre para aplastar a los gauchos federales, mucho más que de cualquier general inglés, francés o español, por habilidosos que estos hayan sido en “el arte de la guerra”.
Los enemigos de esta nueva democracia muerden por los flancos del proyecto nacional y popular, buscando hacer daño por cualquier grieta que encuentren. Aun así, no avanzan en el terreno de los hechos. Están a la defensiva y se desvelan por hacernos creer que la iniciativa es de ellos, que los que imponen un cerco imbatible son ellos, que los que marcan la agenda son ellos.
Por si no queda claro, “ellos” son el Grupo Clarín, sus socios del poder económico y mediático y sus políticos serviles.
Es en este marco en que se inscribe la carga de artillería pesada contra Hebe de Bonafini y las Madres de Plaza de Mayo.
Van por ella por lo que ella representa en la historia de este pueblo en los últimos 30 años y porque pocos, como ella, comprendieron y encarnaron la claridad de que los derechos humanos son una categoría política, la más sublime de todas, la más alta, la más profunda, la más universal, pero categoría política al fin.
He ahí la más formidable construcción colectiva impulsada por Néstor y Cristina Fernández de Kirchner.
Por eso, cuando atacan a Hebe no sólo atacan a los organismos; peor que eso, atacan al gobierno y al nuevo rol del Estado en los asuntos cotidianos de la comunidad y la nación.
“Basta de viviendas populares”, “basta de política”, gritan los enemigos de esta democracia inclusiva.
Si la defensa de los derechos humanos se estancara en el mero rol testimonial y no se involucrara con aquellos temas que aborrecen los enemigos de los derechos humanos de ayer y de hoy, el retroceso político y cultural sería una nueva tragedia colectiva.
No termina ahí el propósito de Magnetto.
Atacando a Hebe incentivan a los dignos representantes de otros espacios defensores de los derechos humanos a que vuelvan a gatillar viejos rencores, viejos odios, viejas contradicciones, viejas rencillas. Que nadie se ofenda, pero hay que decirlo: Magnetto les estará agradecido a todos quienes caigan en la trampa.
Además, siempre es indigno valerse de la herida de los que fueron traicionados creyendo que así se salva uno del “fuego enemigo”.
Lo que dignifica es la solidaridad, no el oportunismo. De los temas controversiales, habrá tiempo para dirimirlos.
En estas circunstancias dolorosas, hay que aborrecer y denunciar al que traicionó, se llame como se llame. Si se comprobara la traición y la defraudación, no alcanzarían cien años de cárcel para el o los culpables. Pero ahora hay que identificarse con la víctima de la traición y en consecuencia, abrazar a Hebe.
Esa también es una forma de honrar la vida y la memoria.
Sólo los vencidos moralmente se quieren parecer a sus vencedores.
No es casualidad que Elisa Carrió haya recalcado exultante en un programa de TN que la diputada que hizo la denuncia contra Schoklender y encabezó la oposición contra la extracción “compulsiva” de sangre, haya sido una ex presa política de la dictadura.
De ese lodo, no se vuelve.
Por eso, solidarizarse con Hebe es actuar en defensa propia.
Si bien el avance del gobierno y el amplio espacio popular que lo respalda es rotundo, traducido en cantidad de viviendas, caminos, radares, laboratorios, escuelas, empleos, cultura, hospitales y por si fuera poco, la vaca Rosita y el satélite criollo, son necesarios muchos “predicadores”, como denomina Carlos Zannini a los que realizan la tarea colectiva de reproducir el mensaje de esperanza que hoy encarna Cristina Fernández de Kirchner.




Miradas al Sur, domingo 12 de junio de 2011

viernes, 10 de junio de 2011

Con la fuerza de las ideas



Los lobos andan sueltos, pero a la defensiva.
Atacan, amenazan, presentan fórmulas electorales, agreden miserablemente a Hebe y a las Madres, pero no avanzan.
Que nadie se confunda. Que nadie baile esa danza.
La Presidenta afirmó ayer que con la fuerza de las ideas la Argentina está creciendo en paz.
Crecer en paz. De eso se trata la maravilla de vivir en un país que recobra su dignidad, su autoestima, su identidad soberana, su creciente inclusión social.
Las fuerzas del pueblo están a la ofensiva y en todos los terrenos.
Pasemos una última lista por si alguno duda:
*Hoy despegará desde California un nuevo satélite argentino, el Aquarius SAC-D realizado por científicos argentinos del CONICET y la CONAE. Este satélite monitoreará los efectos del cambio climático y permitirá un avance tecnológico a favor de la agricultura, la producción pesquera y ganadera y la salud humana.
*Argentina fabricará radares 3 D de largo alcance, rompiendo la dependencia tecnológica del país.
*La Presidenta anunció la primera clonación de una vaca productora de leche maternizada. La vaca Rosita ISA es la primera de una serie de vacunos que serán reproducidos gracias al trabajo de investigación del INTA y la Universidad de San Martín.
*Se inauguró otro tramo del Plan de viviendas en Avellaneda y el plan de agua y cloacas en Quilmes. Se construyen, aproximadamente, 100 mil viviendas por año. Son casi 800 mil construidas en todo el país.
*Se emitieron 825 mil nuevas tarjetas de crédito como consecuencia de la mayor demanda del mercado y el consumo interno.
*La AFIP detectó más trabajadores rurales sin registrar en fincas de Salta y Río Negro e investiga una presunta evasión fiscal de Miguel del Sel en Santa Fe.
*La venta de televisores y LSD alcanzó otro récord.
Podríamos seguir con la lista, pero sólo nos anima demostrar que la artillería mediática del Grupo Clarín y los opositores que le son serviles, buscan negar esta realidad efectiva, desmoralizando, crispando, dividiendo, en una ficción editada diariamente y que hoy se vale del miserable ataque a las Madres de Plaza de Mayo.
Como no pueden atacar a la Asignación Universal por Hijo, ni al satélite argentino, ni a la vaca Rosita, ni a los cinco millones de nuevos empleos, ni a los juicios a los genocidas, ni al Banco Nacional de Datos Genéticos que sigue esperando a Marcela y a Felipe, entonces atacan a Hebe, una nave insignia de esta democracia de los derechos humanos que es ejemplo para la humanidad.
Por eso, solidarizarse con Hebe es actuar en defensa propia.
Todas las opiniones son respetables, pero cuando los lobos aúllan, no hay que prestarles el eco. Sólo hay que unirse en la diversidad.


El Argentino, viernes 10 de junio de 2011

jueves, 9 de junio de 2011

Este país de ahora

Hoy es un día especial para la memoria colectiva.
Rodolfo Walsh escribió “Operación Masacre” después que alguien le dijera al oído en un bar de La Plata: “Hay un fusilado que vive”.
Le hablaban de Carlos Livraga, un sobreviviente del fusilamiento de la autodenominada “Revolución Libertadora” de Aramburu y Rojas, en los basurales de José León Suarez.
La masacre fue ejecutada el 9 de Junio de 1956 después de la rebelión militar encabezada por el General Valle, también fusilado.
Medio siglo después, el presidente Néstor Kirchner rindió homenaje a Livraga en su propio despacho de la Casa Rosada y en ese gesto de abrazarlo y compartir el sillón presidencial, resumió la dirección de los vientos de esta causa nacional, popular y democrática.
La vida dice ahora que entramos en tiempo de descuento. Todo se mueve en el escenario aceleradamente.
El radicalismo inevitablemente está roto. La decisión de Ricardo Alfonsín de asociarse a De Narváez y González Fraga para competir en las próximas elecciones, abrió una grieta insalvable en el centenario partido.
A la fisura que ya existía en las bases, le sucede este quiebre en su dirigencia.
¿Qué está pasando por debajo de las expresiones políticas superestructurales?
¿Qué cosas ocurren en las napas más profundas de la sociedad?
Son preguntas que habrá que hacerse para entender esta Argentina que se transforma a pasos agigantados.
Las plumas de la corporación mediática se desviven por hacernos creer que la actualidad política es algo así como una guerra de vedettes, de fulano contra mengano y viceversa.
¿Y la gente no cuenta en esos análisis?
Si sufrimos y gozamos, lloramos y cantamos en las barriadas populares, en las aulas, en los talleres, en las oficinas, sabremos que hay un nuevo país en marcha y que ese país de abajo encuentra su correspondencia con la política a través de las expresiones oficialistas o aliadas o cercanas al oficialismo porque es allí donde se sienten representados mayoritariamente.
Por eso crece el kirchnerismo. No hay magia en estas cuestiones.
Unos, blasfeman todo el tiempo. Otros, construyen.
Unos, los opositores. Otros, los que gobiernan.
De sellar acuerdos científicos, económicos y culturales en México, en Roma y en Venecia, la Presidenta regresó y puso en marcha la construcción de radares 3 D de última tecnología totalmente desarrollados por Fabricaciones Militares y el INVAP, inauguró un laboratorio del SENASA que nos proveerá la máxima seguridad posible para el consumo de alimentos y verduras y ayer estuvo en Escobar inaugurando el Puerto Regasificador y por teleconferencia, una autovía en Río Negro y otra en Santa Fe.
Tanto antiguo dolor, merecía este país de ahora.





El Argentino, jueves 9 de junio de 2011

miércoles, 8 de junio de 2011

Las callecitas de Buenos Aires

Supongamos que uno vuelve a su casa por la noche después de un largo día de trabajo.
Que abre la puerta como de costumbre.
Supongamos que en lugar de su mujer o su marido o sus hijos o su madre o su padre hay un extraño sentado en el sillón del living.
Que usted logra sobrevivir al infarto cuando escucha que el extraño le dice: “Vos sos bienvenido”.
Si algo de esto ha sucedido, permítame decirle que han invadido su casa.
Que el que tiene el derecho de admisión a vuestro hogar ya no es usted, sino el extraño que le dice: “Vos sos bienvenido”.
Esta es la sensación generalizada después del nuevo estropicio cometido por la publicidad de los carteles amarillos del PRO.
En el fondo, es como si quisieran negarles el sentido de pertenencia a los vecinos. La pertenencia a su propia ciudad, a su propio barrio, a su democracia, a su comunidad.
Nadie es bienvenido a sus propios rincones, a sus propios afectos, a su propia identidad.
Nadie es bienvenido a lo que ya le pertenece.
Como si Mauricio Macri se creyera tan amo y señor de la ciudad que cuenta incluso con el derecho de pernada de los señores feudales del medioevo.
Así es la derecha cuando gobierna, lo hemos dicho hasta el cansancio.
Se llevan a todos por delante como si fueran patrones de la esquina.
Dice Carlos Zannini: “En realidad, no es que el gobierno pelee contra Clarín o que Clarín pelee contra el gobierno. Es Magnetto el que pelea contra la democracia, trata de someter la política a sus designios. Es una pelea del poder concentrado económico contra el gobierno”.
He ahí la clave para entender lo que se pone en juego en estas próximas elecciones.
Son dos proyectos de país y sociedad los que disputan palmo a palmo como nunca antes.
La democracia versus las corporaciones. La inclusión contra la exclusión.
A modo de prueba, preguntémosle al “extraño” que nos da la “bienvenida”:
Si fueras gobierno (el día del arquero): ¿Qué vas a hacer con la Asignación Universal por Hijo y para las embarazadas? ¿Las eliminarás? ¿Qué vas a hacer con el matrimonio igualitario y la ley de medios de la democracia? ¿Vas a presentar una ley “correctiva” para anularlas? ¿Qué vas a hacer con la administración de nuestros ahorros? ¿Volverás a entregarlos a las Afjp? ¿Y qué vas a hacer con los juicios a los genocidas de la dictadura? ¿Los indultarás, verdad?
Provoca escalofrío imaginar solamente qué sería de nosotros si esta oposición logra hacer pie en algún lugar de la república.
Ahí van Filmus, Tomada y Cabandié caminando por las callecitas de Buenos Aires advirtiendo que lo que se viene es una maravilla…siempre y cuando Buenos Aires se reintegre al regazo de esta patria que la extraña tanto.



El Argentino, miércoles 8 de junio de 2011

martes, 7 de junio de 2011

El digno oficio del periodista

Hoy, 7 de Junio, es el Día del Periodista, en homenaje al primer número del diario fundado por Mariano Moreno, “La Gazeta de Buenos Aires”.
La Primera Junta tardó apenas dos semanas para crear un diario que informara al pueblo por qué caminos andaba la Revolución.
Belgrano, Castelli, el propio Moreno le agregaban horas a esos días febriles cuando nacía la Patria, para escribir “La Gazeta” a la luz de un candil.
En esa luminosidad revolucionaria y patriota está el origen del periodismo argentino.
Por eso no cometeremos el pecado, “políticamente correcto”, de saludar a todos por igual.
Disculpen la imprudencia. Pero no hay borrón y cuenta nueva en este día para los escribas y lenguaraces del monopolio mediático que mienten descaradamente en defensa del poder económico, agraviando y ofendiendo aquel origen tan noble.
Además, el afecto y el respeto no son para cualquiera.
Nos costó tanto reparar la memoria y la verdad en este país que no siempre fue para todos.
Nos costó tanto demostrar que ni cinco ni diez ni mil tapas de Clarín podrán echar a nadie del poder popular que dan los votos.
Nos costó tanto volver a creer que hay futuro después que asesinaran a José Luis Cabezas, que uno tiene el mínimo derecho de honrar a aquellos que en todo tiempo y lugar se jugaron y se juegan la vida por ser la voz de los que no tienen voz, contando la verdad, sencillamente.
¡Salud entonces, a todas y todos los periodistas que honran el oficio en defensa de la verdad!
No son pocos. Están en la tele, en la radio, en los diarios, en las revistas…y en la calle codo a codo, somos muchos más que dos.
Decía Rodolfo Walsh, el hombre que hizo del oficio de escribir, una forma de vida y compromiso con su pueblo: “Nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengamos historia, no tengamos doctrina, no tengamos héroes y mártires. Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores: la experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan. La historia parece así como una propiedad privada cuyos dueños son los dueños de todas las otras cosas”.
El mejor homenaje a Walsh y a todos los que pelearon ayer y pelean hoy por la verdad, es este proyecto de país inclusivo que está en marcha.
La historia ya no es una propiedad privada contada por Ernestina Herrera de Noble, Magnetto o Bartolomé Mitre y sus plumas mercenarias.
Identificarlos ante el pueblo como la vergüenza y la desvergüenza del periodismo, también es una forma de celebrar el día.
Tener historia, tener doctrina, tener memoria de victorias y derrotas, es una linda manera de homenajear a Walsh y a quien se sienta su discípulo en este digno oficio.



El Argentino, martes 7 de junio de 2011

lunes, 6 de junio de 2011

Los desalmados de siempre

El triunfo de Ollanta Humala fortalece la democracia inclusiva en Perú y consolida la UNASUR en toda la región.
A diferencia de Europa, en América Latina triunfan los pueblos, no “los mercados”.
¡Chau neoliberalismo! Ese fue el voto peruano de ayer.
La derecha de allá y de acá siempre nos corrió con el cuento de “la capacidad de gestión”.
Declamaban que no había nadie como ellos para gobernar con eficiencia.
Aquí está la Ciudad de Buenos Aires, con sus vísceras expuestas, para desmentir semejante mito urbano.
La derecha no sabe gobernar con el pueblo y mucho menos para el pueblo.
No entiende del dolor humano. No llega a comprender qué es eso de la condición humana. No reconoce compatriotas, sino súbditos y esclavos.
Tomemos un último caso ilustrativo: María Eugenia Vidal, ministra de “desarrollo social” porteña y candidata a vice jefa de Mauricio Macri.
¿Sabe por qué la pusieron en la fórmula?: Se dice en los pasillos del PRO que fue para mostrar “un rostro más humano de la gestión” y simultáneamente, “capacidad de gobierno”.
Pero hete aquí que las 300 familias que ocupaban hasta el viernes pasado el predio llamado “La Veredita” en el Bajo Flores, acreedoras de un subsidio social y su incorporación inmediata a un plan de viviendas, derechos asistidos y ordenados incluso por la jueza Elena Liberatori y el juez Vicente Cataldo, fueron desalojadas con topadoras por el gobierno de Macri y lo que es peor, fueron informadas que la ministra Vidal, la que debía mostrar “el rostro más humano” de la gestión, apeló la medida judicial que favorecía a los desalojados.
¿Sabe cómo justificó la negativa a ayudar a las familias la ministra y candidata Vidal?: “Si les damos dinero o vivienda a estas familias, se impone la ley del más fuerte”, afirmó.
Le faltó decir que en el uso de la fuerza, de la violencia de la topadora, la derecha no admite competencia.
Esa “ley del más fuerte” lleva el sello del intendente de la dictadura, Osvaldo Cacciatore. Y es un atributo de los desalmados de siempre.
La ideología macrista se muestra en su verdadera faceta: incapacidad de gestión y profundamente deshumanizada.
¿Cómo una ministra que se dice “de desarrollo social” apela una medida que atiende las necesidades de mujeres embarazadas, de madres y pibes en edad escolar, de bebés que están en la calle?
Como si esto fuera poco, la ministra Vidal fue acusada de “mentirosa”, "ocultar información" y realizar "publicidad engañosa" por el relato inconsulto de la historia de un anciano alojado en el Hogar San Martín y que intentó suicidarse al comprobar esta humillación.
Así es la derecha cuando gobierna.
Guarde esta nota y reléala cada vez que dude a quién votar.



El Argentino, lunes 6 de junio de 2011

domingo, 5 de junio de 2011

El fin del bipartidismo conservador



Sólo la historia política escribe con paradojas tan implacables como ciertas.
Ahí está Macri con el rabino Bergman y el pobre Pedro usado y humillado por la publicidad del PRO.
Eduardo Duhalde asociado con Aldo Rico, con el bochorno de Mario Das Neves y el indulto a Videla.
El ex piquetero Raúl Castells con Rodríguez Saa.
La ex funcionaria de la dictadura, la diputada Elisa Carrió, expulsada de la APDH por su identidad con los hijos presuntamente apropiados por Ernestina Herrera de Noble es la jefa política de las diputadas que denunciaron al ex apoderado de las Madres.
Pero la paradoja que sigue se lleva todos los premios:
Si Raúl Alfonsín fue el dirigente político que rescató al radicalismo de sus viejas penumbras para devolverlo renovado al mayor de los escenarios institucionales, la presidencia de la República, también se llama Alfonsín el encargado de sepultar al viejo partido centenario con su decisión de armado electoral con la derecha.
El viejo bipartidismo conservador se juntó en un solo manojo por decisión de “Ricardito”.
Si el radicalismo cumplió su ciclo histórico, el bipartidismo perdió su razón de ser.
Pero vamos por parte.
El “Frente progresista” anti kirchnerista, se extinguió. Como los dinosaurios. No sucedió de golpe. Empezó con la deserción temprana de Pino Solanas a la disputa nacional que vació el costado más furioso de esa progresía.
Son los que se niegan a aceptar que desde el 2003, el kirchnerismo ocupa casi toda la ancha franja del espacio transformador de la sociedad. El cambio tan declamado y reclamado por estos sectores comenzó el día que Néstor Kirchner asumió la presidencia. Cuando niegan esta afirmación, no niegan una opinión política distinta a las suyas. Niegan la realidad, que es algo muy distinto.
El sinuoso cotejo nupcial entre radicales y socialistas, entre Binner y Ricardo Alfonsín, ahondó la crisis del sector hasta convertirse en este cortejo final del contubernio entre Alfonsín y González Fraga.
Los radicales y sus exégetas mediáticos del Grupo Clarín y La Nación, explican y justifican muy sueltos de cuerpo, que la razón de la alianza con De Narváez está fundamentada en la imposibilidad de juntar votos propios.
Y como los socios y ex amigos del socialismo, del radicalismo de Margarita Stolbizer, de la UCR misma, no garantizaban densidad de votos, pues bien, hay que aprovecharse de los votos que, teóricamente, tiene el referente de la nueva derecha peronista, Francisco De Narváez.
Decimos teóricamente porque este argumento se asienta sobre la fotografía de las elecciones bonaerenses del 2009. ¿Piensan acaso que nada cambió desde entonces?
Pero sigamos. Concedamos que es así y que incluso, triunfan en las próximas elecciones: ¿Cómo haría para gobernar un presidente radical que no tiene fuerzas propias en la mayor provincia argentina y lo que es peor, ata su suerte a un conglomerado que reúne lo más decadente de la política de la derecha?
El abismo es tan grotesco que pasamos de un Alfonsín proclamando que “con la democracia, se come, se cura y se educa” a éste que dirá “Alica –alicate”
Algo semejante ocurre con la decisión de elegir a González Fraga para la candidatura a vicepresidente.
Dicen, sin ponerse colorados, que es para dotar a la fórmula de la “solvencia económica” que carece el candidato Alfonsín y para alejar los fantasmas que traen los recuerdos de la hiperinflación alfonsinista.
Una cuestión importante ocurrió en estos años en las entrañas de esta sociedad, en su cultura política, en su aprendizaje colectivo, en su experiencia: recuperó la política como herramienta principal de la democracia para resolver sus problemas cotidianos. Con Néstor Kirchner y Cristina supo definitivamente que la que manda es la política y que cuando nos bolacearon con que era “la economía” nos estaban mintiendo desde el costado derecho de la pantalla.
¿Qué parte no entendió Alfonsín de esta recuperación de la política que ya es patrimonio de todos y no sólo del partido de gobierno?
El espacio que se acaba de coagular es claramente de derecha y Ricardo Alfonsín, apenas un grumete que oficia de presentador del navío. La capitanía seguramente la constituyen los “mercados” y la comandancia mayor del Grupo Clarín.
Una muestra de este desparpajo lo dan las editoriales del monopolio mediático y la propia UCR que volvieron a utilizar un giro discursivo que creíamos desterrado definitivamente: “Alfonsín está dando un guiño a los mercados”. De terror.
El radicalismo, de cuño irigoyenista y democrático, no acompañará este despropósito. ¿Con qué cara, con qué banderas, con qué mística partidaria compartirían actos de campaña al lado de quienes fueron los verdugos políticos del Alfonsín auténticamente radical como fue el ex presidente de la nación?
Sería una afrenta a la memoria del primer presidente de esta democracia.
“Ricardito” no intentó siquiera retomar las ideas y la conducta de Bernardo Grinspun para retomar la posta frustrada que dejó su padre en el intento primero de implementar la política económica de su gobierno.
Este Alfonsín prefirió mimetizarse con los menemistas que vinieron a “ordenar” el país con las recetas del FMI y el Consenso de Washington después del desmadre que provocó la hiperinflación.
Es toda una señal elocuente que Alfonsín haya elegido para apuntalarse, no a dos políticos, sino a dos empresarios de pensamiento conservador: De Narváez y González Fraga. Uno le manejará el territorio y el otro la política económica, es decir, la política.
¿Se los imagina gobernando juntos? Sería un verdadero suicidio para toda la sociedad. Justo ahora que la República dejó de estar perdida, a este Alfonsín se le ocurre perder la oportunidad del radicalismo de ayudar a consolidar un país democrático, inclusivo, latinoamericanista, desarrollado. Como quería y no pudo o no supo construir Raúl Alfonsín.
La historia será muy dura con Julio Cobos por su deslealtad a doble banda, pero anotará en la misma lista al nuevo candidato de la derecha, Ricardo Alfonsín.


Miradas al Sur, domingo 5 de junio de 2011

viernes, 3 de junio de 2011

Venecia sin ti



Pese al Grupo Clarín y a esa oposición política tan impresentable, la Argentina vive el mejor período histórico en sus 201 años de vida.
Puertas adentro y puertas afuera del país.
Hoy la Presidenta inaugurará el Pabellón cultural argentino en la Bienal de Venecia.
En la mayor vidriera cultural del mundo, la Argentina tendrá un lugar de privilegio de acá al año 2033.
Aquella bella canción de Charles Aznavour, “Venecia sin ti”, decía en su primera estrofa: “Que profunda emoción recordar el ayer…”
Recordar el ayer significa entender que Italia y en especial sus pequeños y medianos ahorristas, también fueron víctimas del crack argentino causado por las políticas neoliberales, default mediante.
Por eso este viaje presidencial da una exacta dimensión histórica del momento que estamos viviendo.
De aquella crisis del 2001 y 2002 construimos este presente donde saldamos nuestras deudas sin lesionar los intereses argentinos, más 120 empresas nacionales firmando acuerdos comerciales con sus pares italianos, más todo lo que hoy ocurrirá en la romántica Venecia.
¡Hasta Copérnico parece argentino!
La semana termina con la sanción de la ley contra el lavado de dinero, la ley que favorece la gestión obrera de las fábricas recuperadas, la ley antitabaco y la recaudación impositiva récord en mayo que superó los 50 mil millones de pesos; estos datos constituyen una prueba irrefutable del crecimiento constante y la consolidación de la democracia inclusiva.
Por otra parte, la movilización solidaria con las Madres de Plaza de Mayo es un dato que habla de un país con dignidad y memoria.
Pero, quien crea que todo está resuelto, se equivoca de acá al Partenón.
La contradictoria resolución de la justicia respecto a los hijos presuntamente apropiados de Herrera de Noble, el ataque encubierto a las Madres y particularmente a Hebe, más la crisis interminable del capitalismo en España, Portugal, Grecia, Irlanda y otros países del viejo continente, demuestran que “del otro lado” de la vida, los perros rabiosos del pasado genocida, del FMI y el neoliberalismo, siguen con su faena.
Ayer se supo que la Unión Europea y el FMI intentan convertir a Grecia en un protectorado, sin soberanía nacional, reduciendo los sueldos de los jóvenes griegos de 18 a 25 años en un 20 %, eliminando 75 organismos públicos, dejando en la calle a 7 mil empleados públicos y privatizando hasta las sandalias de Zorba, el griego.
Lo que ocurre en Grecia ¿no le recuerda la hiperinflación, el menemismo, Cavallo, la Alianza de De la Rua con su recorte salarial del 13 % y la catástrofe política, económica y social que sufrimos después?
No hay que olvidarse.
Si queremos seguir avanzando.

El Argentino, viernes 3 de junio de 2011